Bo­ris John­son en­vía a «to­mar vien­to» a la Unión Eu­ro­pea

Con­si­de­ra que la fac­tu­ra del «bre­xit» equi­va­le a una ex­tor­sión

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

Iba a ser el día de The­re­sa May. La pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca ha­bía pla­nea­do apro­ve­char que se cum­ple el pri­mer año de su lle­ga­da a Dow­ning Street pa­ra lan­zar un men­sa­je es­pe­cial, des­ti­na­do a re­com­po­ner una fi­gu­ra ma­gu­lla­da por los re­sul­ta­dos de las pa­sa­das elec­cio­nes, y efec­ti­va­men­te lo hi­zo. Ten­dió obli­ga­da­men­te la mano a la opo­si­ción la­bo­ris­ta pa­ra que co­la­bo­re an­te desafíos na­cio­na­les co­mo el bre­xit y la pre­ca­rie­dad la­bo­ral en el Reino Uni­do. Pe­ro el efec­to de su ges­to du­ró po­co. La cul­pa la tu­vo la lo­cua­ci­dad de su mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Bo­ris John­son.

«Creo que las can­ti­da­des que he vis­to y que pro­po­nen exi­gir a es­te país equi­va­len a una ex­tor­sión, e ‘ir­se a to­mar vien­to fres­co’ es una ex­pre­sión to­tal­men­te apro­pia­da», di­jo en el Par­la­men­to, usan­do la ex­pre­sión in­gle­sa «go whistle», li­te­ral­men­te «ir­se a sil­bar», en re­fe­ren­cia a la fac­tu­ra que Bru­se­las pien­sa pre­sen­tar al Reino Uni­do por la sa­li­da del blo­que.

La can­ti­dad, que al­gu­nas fuen­tes co­mu­ni­ta­rias han es­ti­ma­do en has­ta 100.000 mi­llo­nes de eu­ros, es uno de los asun­tos más es­pi­no­sos en la ne­go­cia­ción de di­vor­cio con la UE ini­cia­da el pa­sa­do mes. Tie­ne por fin cu­brir los com­pro­mi­sos pre­su­pues­ta­rios ad­qui­ri­dos por los bri­tá­ni­cos has­ta 2020 y es uno de los gran­des es­co­llos a su­pe­rar, jun­to con los de­re­chos de los ciu­da­da­nos co­mu­ni­ta­rios en el Reino Uni­do, pa­ra po­der ce­rrar la se­pa­ra­ción y de­fi­nir la fu­tu­ra re­la­ción co­mer­cial.

Ló­gi­ca­men­te, el ver­bo an­ti-di­plo­má­ti­co del je­fe de la di­plo­ma­cia eclip­só la de­cla­ra­ción de bue­na vo­lun­tad de su to­da­vía je­fa de fi­las re­cla­man­do a los par­ti­dos de la opo­si­ción que den un pa­so al fren­te «con sus pro­pias ideas y pun­tos de vis­ta so­bre có­mo po­de­mos afron­tar es­tos desafíos co­mo país». No fue el úni­co des­per­fec­to que cau­só. John­son ase­gu­ró tam­bién que el Go­bierno no tie­ne un plan pa­ra el ca­so de que el Reino Uni­do, al fi­nal de los dos años de ne­go­cia­cio­nes, de­ci­da aban­do­nar la me­sa sin fir­mar un acuer­do, lo que obli­gó a Dow­ning Street a des­men­tir­lo.

Ame­na­za de plan­te

Sus de­cla­ra­cio­nes tie­nen un efec­to aña­di­do al po­ner de ma­ni­fies­to que las di­fe­ren­cias en­tre las dis­tin­tas fac­cio­nes to­ries so­bre qué ti­po de re­la­ción cons­truir con la Unión Eu­ro­pea en el fu­tu­ro son ca­da vez más pro­fun­das. Un buen ejem­plo son las ame­na­zas que han sa­cu­di­do el par­ti­do a pro­pó­si­to de Eu­ra­tom. Va­rios di- pu­tados con­ser­va­do­res par­ti­da­rios del bre­xit blan­do avi­sa­ron de que se re­be­la­rán con­tra los pla­nes de May de re­ti­rar­se del or­ga­nis­mo re­gu­la­dor eu­ro­peo de la ener­gía ató­mi­ca, des­pués de que los mé­di­cos bri­tá­ni­cos avi­sa­ran de que po­dría per­ju­di­car al tra­ta­mien­to del cán­cer si el Reino Uni­do pier­de ac­ce­so a los isó­to­pos ra­diac­ti­vos ne­ce­sa­rios pa­ra al­gu­nas prue­bas, que has­ta aho­ra le lle­ga­ban de Fran­cia, Ale­ma­nia u Ho­lan­da. El Go­bierno tam­bién pa­re­ce pre­sio­na­do pa­ra aban­do­nar su de­seo de sa­lir de la ju­ris­dic­ción de la Cor­te Eu­ro­pea de Jus­ti­cia a par­tir del mo­men­to en que el país de­je la UE, en 2019. Es­ta, co­mo se sa­be, es una de las exi­gen­cias im­pues­tas pa­ra te­ner ac­ce­so al mer­ca­do úni­co.

P. NICHOLLS REU­TERS

John­son de­ja Dow­ning Street con el pe­lo al­bo­ro­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.