«Las mu­je­res no son va­si­jas ni vien­tres por ayu­dar a otras per­so­nas»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - MA­TEO CASAL, M. F.

Au­ro­ra Gon­zá­lez, se­cre­ta­ria de la Aso­cia­ción por la Ges­ta­ción Su­bro­ga­da en Es­pa­ña, defiende la re­gu­la­ri­za­ción de es­ta práctica. Va­lo­ra po­si­ti­va­men­te la pro­po­si­ción de Ciu­da­da­nos en el Con­gre­so, pe­ro tam­bién con­si­de­ra que de­ben rec­ti­fi­car­se al­gu­nos as­pec­tos.

1 Por su­pues­to. La re­gu­la­ción en Es­pa­ña ser­vi­ría pa­ra evi­tar que las fa­mi­lias se va­yan a paí­ses don­de la si­tua­ción de la mujer no es la mis­ma y se pue­de dar la ex­plo­ta­ción. Si se ha­ce ba­jo nues­tras le­yes, evi­tan­do que las mu­je­res bus­quen un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co, se po­dría con­tro­lar y ga­ran­ti­zar sus de­re­chos. Ade­más, ac­tual­men­te en Es­pa­ña, aque­llos que tie­nen ac­ce­so a los re­cur­sos eco­nó­mi­cos ne­ce­sa­rios pue­den ser pa­dres por ges­ta­ción su­bro­ga­da en otros paí­ses; pe­ro los que no tie­nen re­cur­sos, no. Se tra­ta de evi­tar una dis­cri­mi­na­ción de ti­po eco­nó­mi­co en­tre es­pa­ño­les y es­pa­ño­las.

2 Es evi­den­te que la ma­te­ria del control del cuer­po de la mujer es un te­ma muy ju­go­so pa­ra de­ter­mi­na­dos co­lec­ti­vos. En el ám­bi­to ca­tó­li­co no nos es­pe­rá­ba­mos otra res­pues­ta, ya que es­tán en con­tra de cual­quier téc­ni­ca de re­pro­duc­ción asis­ti­da. Y de­ter­mi­na­do gru­po de fe­mi­nis­tas, que no es la to­ta­li­dad, nos sor­pren­den por­que aban­de­ran ma­ni­fes­ta­cio­nes don­de di­cen «mi cuer­po es mío» y pue­do de­ci­dir por mí, pe­ro lue­go quie­ren li­mi­tar la li­ber­tad so­bre el cuer­po de las de­más. Po­si­cio­nar­se con gru­pos co­mo Haz­te Oír o la Fa­lan­ge Es­pa­ño­la de­be ha­cer­les re­ca­pa­ci­tar.

3 Es­tu­dios rea­li­za­do en EE.UU. de­mues­tran que hay per­so­nas con trein­ta años que han na­ci­do de es­ta for­ma y que es­tos ni­ños no han te­ni­do nin­gún pro­ble­ma por el mo­do en el que han ve­ni­do al mundo. Ellos tie­nen cla­ro que son hi­jos desea­dos, que sus pa­dres han he­cho to­do lo po­si­ble pa­ra que na­cie­sen. Co­no­cen a la mujer que los ges­tó, tie­nen una mag­ní­fi­ca re­la­ción con ella y lo asu­men con na­tu­ra­li­dad. Los que es­ta­mos car­ga­dos de pre­jui­cios so­mos los adul­tos, no los ni­ños. Si se les cuen­ta to­do, no tie­nen pro­ble­ma en acep­tar su ori­gen. Par­ti­mos de la ba­se de que no hay na­da que ocul­tar. Par­te de la so­cie­dad se­ña­la con el de­do a es­tas fa­mi­lias. Re­ci­ben in­sul­tos por re­des so­cia­les y los acu­san de de­li­tos gra­ví­si­mos. Las mu­je­res no son va­si­jas ni vien­tres por ayu­dar a otras per­so­nas a con­ce­bir a sus hi­jos. Si­guen sien­do mu­je­res, cuer­pos en­te­ros.

4 No tie­ne na­da que ver la ges­ta­ción su­bro­ga­da con la adop­ción. Ca­da uno de los que es­co­ge­mos ser pa­dres y ma­dres te­ne­mos que ha­cer­lo con pleno co­no­ci­mien­to de cau­sa, sa­bien­do de que ma­ne­ra que­re­mos lle­gar a la ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad. La adop­ción es un me­dio de pro­tec­ción de la in­fan­cia y las per­so­nas que acu­den a ella de­ben es­tar pre­pa­ra­das a los re­tos que es­to su­po­ne. De­be va­lo­rar­se si se quie­re aco­ger a un ni­ño de otro en­torno fa­mi­liar o si, co­mo ha­ce­mos la ma­yo­ría de la gen­te del mundo, que­re­mos ser pa­dres bio­ló­gi­cos. Adop­tar re­quie­re mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad. Pe­ro la adop­ción de­be ser la pri­me­ra op­ción pa­ra los que quie­ren ser pa­dres y no tie­nen otra ma­ne­ra.

XAIME RAMALLAL

Au­ro­ra Gon­zá­lez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.