Ban­de­ras, Pre­mio Na­cio­nal de Ci­ne

El ac­tor ma­la­gue­ño re­ci­be el pre­mio co­mo em­ba­ja­dor de la mar­ca Es­pa­ña tras su­frir un in­far­to en enero y ver frus­tra­do el pro­yec­to de un cen­tro cul­tu­ral en su ciu­dad na­tal

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura - OSKAR BELATEGUI

«Me di­cen que me he con­ver­ti­do en un me­ce­nas, pe­ro yo no ten­go nin­gún sen­ti­mien­to pa­trió­ti­co al­truis­ta pa­ra res­ca­tar el ci­ne es­pa­ñol», con­fe­sa­ba An­to­nio Ban­de­ras en su úl­ti­ma vi­si­ta al Fes­ti­val de San Sebastián, don­de en sep­tiem­bre re­co­ge­rá el Pre­mio Na­cio­nal de Ci­ne­ma­to­gra­fía que con­ce­de el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, do­ta­do con 30.000 eu­ros. No hay na­die en el ci­ne es­pa­ñol que ha­ble mal del ma­la­gue­ño, un cu­rran­te na­to en­tre­ga­do en el pla­tó y ge­ne­ro­so con los pe­rio­dis­tas. «Es un em­ba­ja­dor de la mar­ca Es­pa­ña que ha lle­va­do siem­pre el nom­bre del país allá don­de ha ido», ala­ba el mi­nis­tro Mén­dez de Vi­go.

A pun­to de cum­plir 57 años el 10 de agos­to, Ban­de­ras es, an­te to­do, un hom­bre ocu­pa­do. La con­ce­sión del Na­cio­nal de Ci­ne le ha pi­lla­do en Is­chia, don­de pre­sen­ta dos pe­lí­cu­las. «Lo acepto lleno de gra­ti­tud, humildad y sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad. Sé el pri­vi­le­gio y el ho­nor que es­te pre­mio re­pre­sen­ta so­lo sien­do cons­cien­te de aque­llos pro­fe­sio­na­les que lo re­ci­bie­ron an­tes que yo», agra­de­ció. Le­jos que­dan los tiem­pos en los que es­te hi­jo de un co­mi­sa­rio de po­li­cía y un ama de ca­sa se ali­men­ta­ba de pal­me­ras de cho­co­la­te al lle­gar al Ma­drid de la Mo­vi­da. Ban­de­ras es hoy una mar­ca que, ade­más de pe­lí­cu­las, ven­de mo­da, diseño, per­fu­mes y cul­tu­ra.

El pri­mer es­pa­ñol no­mi­na­do a Glo­bos de Oro, Tonys y Emmy re­co­gió ha­ce un par de años el Go­ya de Ho­nor tras ha­ber si­do can­di­da­to en cua­tro oca­sio­nes a la es­ta­tui­lla: tres con su des­cu­bri­dor, Al­mo­dó­var (Ma­ta­dor, Áta­me y La piel que ha­bi­to), y una con True­ba (Two Much). Ban­de­ras di­ri­gió dos lar­gos, Lo­cos en Ala­ba­ma y El ca­mino de los in­gle­ses, y se ha me­ti­do en mil pro­yec­tos con su pro­duc­to­ra Green Moon, un gui­ño al «mo­reno de ver­de lu­na» lor­quia- no. Al­gu­nos le han sa­li­do ra­na, co­mo el es­tu­dio de ani­ma­ción Kan­dor Grap­hics, en quie­bra.

Su aven­tu­ra frus­tra­da más do­lo­ro­so fue la crea­ción de un cen­tro cul­tu­ral en la pla­za de la Mer­ced ma­la­gue­ña, jun­to a la ca­sa na­tal de Pi­cas­so. Su pro­pues­ta ga­nó el con­cur­so in­ter­na­cio­nal, pe­ro los par­ti­dos de la opo­si­ción en el Ayun­ta­mien­to (go­ber­na­do en mi­no­ría por el PP) de­nun­cia­ron en­ton­ces un tra­to de fa­vor. La po­lé­mi­ca hi­zo que aban­do­na­ra, aun­que no re­nun­cia a se­guir alen­tan­do la cul­tu­ra en su ciu­dad des­de un ám­bi­to pri­va­do y sin ayu­das pú­bli­cas.

Ha­ce tres años, Ban­de­ras pu­so fin a su ma­tri­mo­nio con Me­la­nie tras 18 años y una hi­ja en co­mún. En su nue­va vi­da jun­to a Ni­co­le Kim­pel, vi­ve en­tre Lon­dres, Má­la­ga y Mar­be­lla y el año pa­sa­do de­bu­tó co­mo di­se­ña­dor en la pa­sa­re­la de Mia­mi tras es­tu­diar en la es­cue­la Cen­tral Saint Mar­tins de Lon­dres, can­te­ra de mo­dis­tos co­mo Ga­lliano y Stella McCart­ney.

Es­te rit­mo fre­né­ti­co le pa­só fac­tu­ra en enero, cuan­do su­frió un in­far­to y le im­plan­ta­ron tres stents en las vías co­ro­na­rias. Eso no le im­pi­de bus­car fi­nan­cia­ción sin des­can­so pa­ra dar vi­da a Pi­cas­so a las ór­de­nes de Car­los Sau­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.