«Sí, el ca­fé pue­de alar­gar la vi­da»

Un es­tu­dio eu­ro­peo rea­li­za­do en más de me­dio mi­llón de per­so­nas du­ran­te 16 años re­ve­la que to­mar tres o más ta­zas al día re­du­ce el ries­go de muer­te

La Voz de Galicia (Lugo) - - El Tiempo - R. ROMAR

Be­ber tres o más ta­zas de ca­fé al día re­du­ce el ries­go de mor­ta­li­dad pre­ma­tu­ra. No so­lo no es ma­lo, sino que es­tá aso­cia­do a un me­nor ries­go de fa­lle­ci­mien­to por cual­quier cau­sa. Así lo in­di­ca el ma­yor es­tu­dio ja­más rea­li­za­do has­ta la fe­cha, en el que se si­guió du­ran­te 16 años en diez paí­ses eu­ro­peos a 521.330 per­so­nas de más de 35 años. Los re­sul­ta­dos, pu­bli­ca­dos en An­nals of In­ter­nal Me­di­ci­ne, coin­ci­den con los de otro tra­ba­jo rea­li­za­do en Es­ta­dos Uni­dos, y apa­re­ci­do en la mis­ma re­vis­ta cien­tí­fi­ca, en el que se exa­mi­nó a 185.000 per­so­nas de dis­tin­tos gru­pos ét­ni­cos. El efec­to be­né­fi­co de la be­bi­da fue el mis­mo en afro­ame­ri­ca­nos, na­ti­vos ame­ri­ca­nos, asiá­ti­cos, la­ti­nos o blan­cos. «Los re­sul­ta­dos son bas­tan­te con­sis­ten­tes en los dos es­tu­dios: exis­te una re­duc­ción mo­de­ra­da de la mor­ta­li­dad», ex­pli­ca An­to­nio Agu­do, in­ves­ti­ga­dor del pro­gra­ma de Epi­de­mio­lo­gía del Cán­cer en el Ins­ti­tu­to Ca­ta­lán de On­co­lo­gía (ICO) y coor­di­na­dor del es­tu­dio en Es­pa­ña. —¿El ca­fé alar­ga la vi­da? —Bueno, lo que de­ci­mos es que to­mar tres o más ta­zas de ca­fé al día es­tá aso­cia­do con una me­nor mor­ta­li­dad. Pe­ro, si le da­mos la vuel­ta, sí, po­dría de­cir­se que el ca­fé alar­ga la vi­da. —¿Cuán­to? —No lo po­de­mos de­cir con cer­te­za, por­que se es­tu­dian mu­chos fac­to­res, pe­ro se ob­ser­vó que los hom­bres con un ele­va­do con­su­mo de ca­fé te­nían una pro­ba­bi­li­dad de mo­rir en el pla­zo es­tu­dia­do, de 16 años, un 12 % me­nor que quie­nes no con­su­mían la be­bi­da. Y en el ca­so de las mu­je­res la di­fe­ren­cia es del 7 %. —¿Con es­te tra­ba­jo se lim­pia la ima­gen que apun­ta­ban al­gu­nos es­tu­dios pu­bli­ca­dos ha­ce años so­bre el efec­to per­ju­di­cial del ca­fé si se to­ma­ba en ex­ce­so? —Es cier­to que los es­tu­dios de ha­ce años in­di­ca­ban que el ca­fé po­día ser un fac­tor de ries­go ge­ne­ral. Y a prin­ci­pios de los 90 in­clu­so se lle­gó a de­cir que po­día te­ner un efec­to can­ce­rí­geno, al­go que nun­ca se de­mos­tró. Pe­ro esos re­sul­ta­dos se hi­cie­ron con mues­tras pe­que­ñas que no po­dían ex­pli­car to­dos los fac­to­res que aho­ra ve­mos. Y lue­go hu­bo otros tra­ba­jos pos­te­rio­res en los úl­ti­mos años que ya apun­ta­ban a que el ca­fé se aso­cia­ba a una re­duc­ción de la mor­ta­li­dad. —¿Cuán­tos ca­fés de­be­rían to­mar­se pa­ra con­se­guir el efec­to be­ne­fi­cio­so? —No­so­tros no ha­ce­mos re­co­men­da­cio­nes. Pa­ra ello de­be­ría re­unir­se un pa­nel de ex­per­tos pa­ra rea­li­zar un aná­li­sis de los dis­tin­tos es­tu­dios pu­bli­ca­dos y de­ter­mi­nar si es po­si­ble rea­li­zar una re­co­men­da­ción. No­so­tros lo que vi­mos es que to­mar tres o más ca­fés al día pre­sen­ta efec­tos fa­vo­ra­bles pa­ra la salud. —¿Hay al­gún ti­po de pre­pa­ra­do que re­fuer­ce su be­ne­fi­cio? —El efec­to que ve­mos es bas­tan­te ho­mo­gé­neo en to­dos los paí­ses, en los que el ca­fé se pre­pa­ra de una for­ma muy di­fe­ren­te. El efec­to se ve igual tan­to si se to­ma so­lo co­mo des­ca­fei­na­do, por lo que cree­mos que la ca­feí­na no es la sus­tan­cia de­ter­mi­nan­te, aun­que sí pue­de in­fluir. —¿Qué sus­tan­cias creen, en­ton­ces, que pue­den ser las que ten­gan el efec­to te­ra­péu­ti­co? —La ca­feí­na pue­de te­ner un pa­pel, pe­ro se­gu­ra­men­te no sea el más im­por­tan­te. El ca­fé tie­ne po­li­fe­no­les, que se ha vis­to en mu­chos es­tu­dios que pue­den pro­te­ger an­te dis­tin­tas en­fer­me­da­des por­que me­jo­ran la fun­ción he­pá­ti­ca, la ca­pa­ci­dad an­ti­in­fla­ma­to­ria, son an­ti­oxi­dan­tes y re­du­cen la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, un fac­tor que es­tá aso­cia­do a la dia­be­tes y la obe­si­dad. En ge­ne­ral, lo que se ha vis­to con el ca­fé es que re­du­ce la mor­ta­li­dad glo­bal por­que dis­mi­nu­ye el ries­go de mu­chas pa­to­lo­gías. —Sí, ¿pe­ro fren­te a qué pa­to­lo­gías ofre­ce un ma­yor be­ne­fi­cio? —Los efec­tos más fuer­tes se ven en las en­fer­me­da­des del apa­ra­to di­ges­ti­vo y en las pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res. —Tam­bién se aso­cia con una me­jor fun­ción he­pá­ti­ca o un me­nor ries­go de cán­cer o dia­be­tes. —Sí, tie­ne efec­tos po­si­ti­vos en pa­to­lo­gías muy va­ria­das, pe­ro en lo que se ve un efec­to más mar­ca­do es en el apa­ra­to di­ges­ti­vo, en en­fer­me­da­des co­mo el co­lon o las gas­tro­he­pá­ti­cas, y en pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res.

Agu­do ase­gu­ra que los po­li­fe­no­les del ca­fé tie­nen pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes y an­ti­in­fla­ma­to­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.