Mi­lon­gas

La Voz de Galicia (Lugo) - - Agenda -

SLa pa­sa­da se­ma­na, re­pre­sen­tan­tes de las dis­tin­tas aso­cia­cio­nes fe­de­ra­das de ve­ci­nos de la pro­vin­cia, al fren­te de las cua­les se en­con­tra­ba Je­sús Váz­quez — pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ve­ci­nal—, man­tu­vie­ron un encuentro con el sub­de­le­ga­do del Go­bierno, Ra­món Carballo.

En la reunión, a la que tam­bién asis­tie­ron res­pon­sa­bles de la Po­li­cía Na­cio­nal, Guar­dia Ci­vil, y el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Co­mer­cio, se pu­so de ma­ni­fies­to el sen­tir de los re­pre­sen­tan­tes ve­ci­na­les, res­pec­to a las sen­sa­cio­nes de in­se­gu­ri­dad que los ve­ci­nos per­ci­ben en nues­tras ca­lles. Una sen­sa­ción que, en lu­gar de dis­mi­nuir, va en au­men­to.

Pe­leas, agre­sio­nes, ro­bos, tra­pi­cheos de dro­gas a ple­na luz, van­da­lis­mo o asal­to a vi­vien­das son, des­de la per­cep­ción ve­ci­nal, al­gu­nas de las preo­cu­pa­cio­nes co­ti­dia­nas pues­tas so­bre la me­sa por las aso­cia­cio­nes asis­ten­tes, hechos con­si­de­ra­dos «razonables», des­de la sub­de­le­ga­ción del Go­bierno. Lu­go, di­ce, es una ciu­dad se­gu­ra, ase­ve­ra con nú­me­ros. Co­mo si los nú­me­ros –que se pres­tan a cual­quier ma­ni­pu­la­ción-, tran­qui­li­za­sen la per­cep­ción de los ciu­da­da­nos.

Ha­ce po­cas fe­chas, uno de esos ciu­da­da­nos de­nun­cia­ba ha­ber pa­tea­do las ca­lles de Lu­go sin ob­ser­var la pre­sen­cia de nin­gún po­li­cía en to­do su re­co­rri­do. Esa de­nun­cia in­cluía a miem­bros de la Po­li­cía Lo­cal, cu­ya per­cep­ción a pie de ca­lle es nu­la, sal­vo la es­po­rá­di­ca pre­sen­cia de los vehícu­los en los que se mue­ven, a los que pa­re­cen per­ma­ne­cer irre­me­dia­ble­men­te an­cla­dos.

De­cían los re­pre­sen­tan­tes ve­ci­na­les que no­ta­ban en fal­ta que los agen­tes echen pie a tie­rra en sus ron­das, pa­ra com­par­tir la per­cep­ción de des­am­pa­ro que de­nun­cian los ciu­da­da­nos y, de pa­so, ha­cer no­tar a los gol­fos va­rios que pu­lu­lan en nues­tras ciu­da­des y pue­blos, que así se sen­ti­rían ob­ser­va­dos por la au­to­ri­dad com­pe­ten­te.

El ma­les­tar ma­ni­fes­ta­do por los ciu­da­da­nos, an­te lo que con­si­de­ran una no­ta­ble fal­ta de se­gu­ri­dad y control de la vía pú­bli­ca, lo re­suel­ve el se­ñor sub­de­le­ga­do del Go­bierno con za­naho­rias, a ba­se de pla­nes, pro­to­co­los y co­mi­sio­nes que, co­mo siem­pre, aca­ba­rán en mi­lon­gas que aca­ba­rán sin so­lu­cio­nar los te­mo­res de na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.