Bron­cas sin­di­ca­les, es­ta­cio­nes pa­ra­das y efec­tos ne­ga­ti­vos en el sec­tor tu­rís­ti­co

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - In­for­ma­ción ela­bo­ra­da con las apor­ta­cio­nes de Emi­li­ano Mou­zo, So­le­dad An­tón, Ser­xio Ba­rral, Ro­cío Ra­mos, Bea­triz G. Cou­ce, Mar­ta Váz­quez y Do­lo­res Cela.

Ae­fec­tos ciu­da­da­nos, la sép­ti­ma jor­na­da de huel­ga en el trans­por­te sig­ni­fi­có un nue­vo pa­ro prác­ti­ca­men­te to­tal, se­gún in­for­man las de­le­ga­cio­nes de La Voz. Hu­bo ex­cep­cio­nes, co­mo el bus que une Vi­go y Opor­to, las gran­des ru­tas des­de Ou­ren­se y al­gu­nos ser­vi­cios mí­ni­mos, co­mo el del hos­pi­tal de Lu­go. Y tam­bién se re­pi­tió al­gu­na pin­ce­la­da vio­len­ta, co­mo el pin­cha­zo de una rue­da de un au­to­car de A Estrada.

La no­ve­dad res­pec­to a an­te­rio­res pa­ros fue­ron las dis­cu­sio­nes que aflo­ra­ron en las asam­bleas de los tra­ba­ja­do­res. La pos­tu­ra de la CIG, que se des­col­gó del acuer­do con la Xun­ta, ca­pi­ta­li­zó los ar­gu­men­tos en Fe­rrol o Pon­te­ve­dra, es­ta­cio­nes en las que se in­ten­tó ana­li­zar con ma­yor o me­nor éxi­to el do­cu­men­to fir­ma­do la no­che an­te­rior. El pro­ble­ma más gra­ve se pro­du­jo en A Co­ru­ña. En es­ta reunión se pu­die­ron ob­ser­var las di­fe­ren­cias en­tre la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res con los re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les de UGT y CC. OO., una tensión que ge­ne­ró in­sul­tos y que a pun­to es­tu­vo de pro­vo­car una pe­lea. A las puer­tas de las es­ta­cio­nes, tan­to en A Co­ru­ña co­mo en Vi­go, la in­ter­ven­ción de la po­li­cía fue de­ter­mi­nan­te pa­ra la sa­li­da de al­gu­nos de los au­to­bu­ses que cum­plie­ron ma­la­men­te los ser­vi­cios mí­ni­mos, un «de­rei­to» que la Xun­ta da por pi­so­tea­do en es­te con­flic­to.

Las es­pe­ras de los tu­ris­tas

El pa­ro, que si­gue hoy y que ma­ña­na pue­de con­ver­tir­se en in­de­fi­ni­do, sir­vió pa­ra cons­ta­tar los efec­tos ne­ga­ti­vos que es­tán ge­ne­ran­do in­quie­tud en el sec­tor tu­rís­ti­co. La si­tua­ción en San­tia­go fue un buen ejem­plo. El ser­vi­cio de trans­por­te a La­va­co­lla es uno de los afec­ta­dos, y ayer obli­gó a de­ce­nas de vi­si­tan­tes a bus­car­se la vi­da pa­ra lle­gar a tiem­po al ae­ro­puer­to. La pla­za de Ga­li­cia, el epi­cen­tro de las co­mu­ni­ca­cio­nes de la ca­pi­tal, es­tu­vo co­lap­sa­da por mo­men­tos por per­so­nas que bus­ca­ban in­for­ma­ción so­bre los ser­vi­cios mí­ni­mos que di­fí­cil­men­te en­con­tra­ron. La re­cep­ción de un ho­tel cer­cano ca­na­li­zó mu­chas de las con­sul­tas y re­fren­dó el en­fa­do po­pu­lar. Mien­tras, los ta­xis tu­vie­ron di­fi­cul­ta­des pa­ra aten­der la de­man­da, al igual que ocu­rrió con los tre­nes, en los que fue di­fí­cil en­con­trar pla­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.