El mer­ca­do de la za­naho­ria

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

Ce­le­bre­mos que hay al­gún na­cio­na­lis­mo en Es­pa­ña que quie­re y sa­be ne­go­ciar con el Go­bierno, aun­que sea chu­pan­do de la ubre y apro­ve­chan­do el es­ta­do de ne­ce­si­dad de los in­qui­li­nos de la Mon­cloa

La no­ti­cia fue tan sen­ci­lla co­mo es­ta: el Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Vas­co vol­vió a sal­var al Go­bierno Ra­joy al vo­tar el te­cho de gas­to del año que vie­ne. Si no fue­se por el PNV, la suma de los otros seis que Mon­to­ro lo­gró se­du­cir no da­rían pa­ra ga­nar la vo­ta­ción. Es cier­to que lo mis­mo se pue­de de­cir de esos seis: si hu­bie­se fa­lla­do Ciu­da­da­nos, por ejem­plo, tam­po­co ha­bría te­cho de gas­to. E in­clu­so si hu­bie­se vo­ta­do en con­tra cual­quie­ra de los dos dipu­tados ca­na­rios, las cuen­tas del Reino es­ta­rían em­pan­ta­na­das. ¿Por qué se des­ta­ca al PNV? Por­que es na­cio­na­lis­ta y por­que el na­cio­na­lis­mo vas­co ca­si nun­ca tu­vo bue­na co­ne­xión con el PP. ¿Y por qué al mis­mo tiem­po se de­va­lúa su sí? Por­que no es fru­to de su res­pon­sa­bi­li­dad, co­mo afir­ma su por­ta­voz par­la­men­ta­rio, sino por­que ob­tu­vo del Go­bierno unas es­pec­ta­cu­la­res com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas. Se pue­de ha­blar de «vo­to com­pra­do».

En es­te pun­to yo pre­gun­to: ¿y no es com­pra­do el vo­to de Ciu­da­da­nos, que obli­gó a Mon­to­ro a una re­ba­ja no pre­vis­ta del IRPF pa­ra mi­leu­ris­tas? ¿No fue com­pra­do pa­ra la Ley de Pre­su­pues­tos el vo­to del ca­na­rio Pe­dro Que­ve­do, que se cuan­ti­fi­có en 400 mi­llo­nes de eu­ros? Es­ta es la za­naho­ria de que dis­po­ne Cristóbal Mon­to­ro pa­ra ha­cer po­si­bles los acuer­dos; es de­cir, pa­ra po­der go­ber­nar. Ese es el pre­cio de es­tar en mi­no­ría, que obli­ga a un cons­tan­te mer­ca­deo… mien­tras ha­ya en la des­pen­sa del Es­ta­do al­go con lo que mer­ca­dear.

Co­mo es­pa­ño­les, acep­té­mos­lo con nor­ma­li­dad, por­que es la for­ma de con­se­guir la es­ta­bi­li­dad. Co­mo ga­lle­gos, la­men­te­mos una vez más no te­ner esa fuer­za na­cio­na­lis­ta que nos per­mi­ta ejer­cer esa pre­sión, que lo de­ja to­do a mer­ced de la bue­na re­la­ción Ra­joy-Fei­joo. Y, co­mo ob­ser­va­ción pun­tual de la reali­dad po­lí­ti­ca, ce­le­bre­mos que hay al­gún na­cio­na­lis­mo en Es­pa­ña que quie­re y sa­be ne­go­ciar con el Go­bierno, aun­que sea chu­pan­do de la ubre y apro­ve­chan­do el es­ta­do de ne­ce­si­dad de los in­qui­li­nos de la Mon­cloa. La Ca­ta­lu­ña de Pu­jol se apro­ve­chó mu­cho de los ago­bios de Felipe Gon­zá­lez y de Az­nar, pe­ro per­mi­tió que Es­pa­ña fue­se go­ber­na­ble en mo­men­tos muy de­li­ca­dos. Sin ese ni­vel de en­ten­di­mien­to —de mer­ca­deo, si lo pre­fie­ren—, la historia de es­tos cua­ren­ta años hu­bie­ra si­do dis­tin­ta. No sé si me­jor o peor, pe­ro dis­tin­ta.

Y, en cuan­to al trá­fi­co de fa­vo­res y vo­tos, ¡qué más qui­sié­ra­mos que ver aho­ra a los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes ha­cien­do co­la en el mer­ca­do de las za­naho­rias! Nos es­can­da­li­za­ría­mos, qui­zá, de la can­ti­dad de hor­ta­li­zas que se lle­va­ban, pe­ro se­rían una in­ver­sión en uni­dad na­cio­nal. Ton­tos ellos por des­pre­ciar­la, y ton­to Ma­drid por no ofre­cer­la, por­que qui­zá la za­naho­ria ca­ta­la­na se­ría más ba­ra­ta que la vas­ca. Di­cho sea sin áni­mo de com­pa­rar. Es de­cir, sin áni­mo de ofen­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.