Sán­chez pre­pa­ra su ju­ga­da en Ca­ta­lu­ña

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Pe­se a su in­men­sa di­fe­ren­cia (la que exis­te en­tre la pre­sen­cia y la au­sen­cia de violencia), el desafío que su­po­ne la su­ble­va­ción se­ce­sio­nis­ta ca­ta­la­na pre­sen­ta dos ele­men­tos en co­mún con el del te­rro­ris­mo vas­co du­ran­te ca­si cin­co dé­ca­das. El pri­me­ro es evi­den­te: lo­grar la in­de­pen­den­cia de una par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal. Un ob­je­ti­vo que no de­ja de ser idén­ti­co por el he­cho de que los pis­to­le­ros de ETA in­ten­ta­sen al­can­zar­lo por me­dio del te­rror y los se­ce­sio­nis­tas a tra­vés de una su­ble­va­ción de las ins­ti­tu­cio­nes, que pien­san cul­mi­nar en un gol­pe de Es­ta­do con­tra nues­tra de­mo­cra­cia.

La se­gun­da si­mi­li­tud, me­nos vi­si­ble, no es, sin em­bar­go, me­nos im­por­tan­te: aho­ra, co­mo en­ton­ces, hay par­ti­dos y no po­cos es­pa­ño­les per­sua­di­dos de que la úni­ca so­lu­ción fren­te al desafío in­de­pen­den­tis­ta, vio­len­to o no, a la más ele­men­tal de las re­glas del Es­ta­do de de­re­cho —el cum­pli­mien­to de la ley— es el diá­lo­go. La reali­dad de los hechos des­min­tió ro­tun­da­men­te esa te­sis en el ca­so de ETA, que no de­jó el te­rror co­mo fru­to de un acuer­do, sino tras su de­rro­ta es­tre­pi­to­sa por la acción del Es­ta­do de­mo­crá­ti­co. Los que en­ton­ces sos­tu­vi­mos que así su­ce­de­ría fui­mos vi­li­pen­dia­dos («fas­cis­tas» era el in­sul­to más fre­cuen­te) por los cí­ni­cos par­ti­da­rios del diá­lo­go con ETA y aún es­ta­mos es­pe­ran­do que re­co­noz­can el gra­ve error en el que es­ta­ban y nos pi­dan por ello las dis­cul­pas opor­tu­nas.

En un con­tex­to muy dis­tin­to, mar­ca­do por la inexis­ten­cia de violencia, aun­que no por la au­sen­cia de una acción ra­di­cal­men­te ile­gal y cla­ra­men­te de­lic­ti­va, tam­bién aho­ra la te­sis del diá­lo­go fren­te a la su­ble­va­ción y al gol­pis­mo se­ce­sio­nis­ta es mo­ne­da co­rrien­te. Sin ir más le­jos, la ex­po­nía Pe­dro Sán­chez en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da por La Voz es­te do­min­go. «La úni­ca fuer­za que re­sol­ve­rá la cri­sis de Ca­ta­lu­ña es la del diá­lo­go», afir­ma­ba el lí­der del nue­vo PSOE, aun­que sin acla­rar, se­gún es fre­cuen­te, có­mo pien­sa Sán­chez lo­grar que se sien­ten a dia­lo­gar quie­nes es­tán en una po­lí­ti­ca de abier­ta se­di­ción fren­te al Es­ta­do. Y ahí, cla­ro, re­si­de el en­ga­ño de una ar­gu­men­ta­ción que es en reali­dad una for­ma de es­cu­rrir el bul­to fren­te a la ne­ce­si­dad de de­rro­tar, pri­me­ro, a los se­di­cio­sos co­mo úni­ca for­ma de que ad­mi­tan, des­pués, sen­tar­se a dia­lo­gar.

En reali­dad, la te­sis del diá­lo­go es una for­ma tram­po­sa de re­par­tir las cul­pas de la cri­sis ca­ta­la­na en­tre quie­nes allí de­fien­den el cum­pli­mien­to de la ley y quie­nes no tie­nen ni otro ob­je­ti­vo, ni otra es­tra­te­gia, que vio­lar­la. ¡Co­mo no hay diá­lo­go, la cul­pa es de los dos! ¡Aca­bá­ra­mos! A la vis­ta de tan frau­du­len­ta po­si­ción, que es la que la­te en el dis­cur­so de los nue­vos di­ri­gen­tes del PSOE, el Go­bierno de­be pre­pa­rar­se pa­ra que, pa­ra­pe­ta­do en una bea­tí­fi­ca exi­gen­cia de diá­lo­go, Sán­chez aca­be de­ján­do­lo ti­ra­do si, co­mo es des­gra­cia­da­men­te pre­vi­si­ble, las co­sas se com­pli­can en Ca­ta­lu­ña. Por­que, quien ha de­mos­tra­do creer que va­le to­do ac­tua­rá en con­se­cuen­cia con esa pa­vo­ro­sa con­vic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.