Turno de ofi­cio: vo­ca­ción a su ser­vi­cio

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - BEA­TRIZ NÚ­ÑEZ VÁZ­QUEZ Le­tra­da y miem­bro de la Jun­ta de Go­bierno del Co­le­gio de Abo­ga­dos de A Co­ru­ña

Ana, ma­dre de dos ni­ños me­no­res de edad, te­nía una re­so­lu­ción ju­di­cial en su mano que acor­da­ba el in­mi­nen­te des­alo­jo de la vi­vien­da en la que re­si­día con sus hi­jos. Da­do que ca­re­cía de me­dios eco­nó­mi­cos pa­ra po­der de­fen­der­se, al en­con­trar­se en una si­tua­ción ab­so­lu­ta­men­te pre­ca­ria, so­li­ci­tó un abo­ga­do de ofi­cio. El Ins­ti­tu­to de la Vi­vien­da de Ma­drid, an­te la ocu­pa­ción del pi­so por Ana y sus hi­jos, ins­tó la re­cu­pe­ra­ción po­se­so­ria, por lo que la fa­mi­lia ten­dría que aban­do­nar su ho­gar, que­dan­do dos ni­ños en la ca­lle con su ma­dre. La mis­ma Ad­mi­nis­tra­ción que te­nía el de­ber de pro­te­ger a es­ta fa­mi­lia (la mis­ma que los ha­bía de­cla­ra­do en si­tua­ción de ex­clu­sión so­cial) pre­ten­día aho­ra aban­do­nar­los a su suer­te, sin ofre­cer­les al­ter­na­ti­va al­gu­na de realo­jo. Pe­ro ahí es­ta­ba Cé­sar, abo­ga­do de­sig­na­do por el turno de ofi­cio pa­ra la de­fen­sa de Ana, que lo­gró sus­pen­der el lan­za­mien­to en el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos, po­nien­do sus pro­pios re­cur­sos al ser­vi­cio de es­ta ciu­da­da­na. Lo­gró la pri­me­ra re­so­lu­ción del Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go que pa­ra­li­za­ba un desahu­cio. Es­te so­lo es un ejem­plo del tra­ba­jo de los com­pa­ñe­ros abo­ga­dos, que to­dos los días nos en­con­tra­mos con si­tua­cio­nes en las que, con los re­cur­sos real­men­te es­ca­sos e in­su­fi­cien­tes que la Ad­mi­nis­tra­ción con­ce­de pa­ra la de­fen­sa de los más des­fa­vo­re­ci­dos, ejer­ci­ta­mos la de­fen­sa más dig­na que po­de­mos, in­clu­so, mu­chas ve­ces, a nues­tra costa.

La jus­ti­cia gra­tui­ta y el turno de ofi­cio es un ser­vi­cio pú­bli­co que pres­ta la abo­ga­cía a la so­cie­dad pa­ra ga­ran­ti­zar las li­ber­ta­des y los de­re­chos fun­da­men­ta­les de los ciu­da­da­nos más vul­ne­ra­bles, aque­llos que cuen­tan con me­nos in­gre­sos. So­mos los abo­ga­dos, y nues­tros co­le­gios po­fe­sio­na­les, los úni­cos que po­de­mos de­fen­der y ga­ran­ti­zar el de­re­cho de de­fen­sa de for­ma in­de­pen­dien­te. El turno de ofi­cio es­tá cons­ti­tui­do por pro­fe­sio­na­les li­be­ra­les, ex­pe­ri­men­ta­dos y al­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos; y se sos­tie­ne gra­cias a la vo­ca­ción de to­dos ellos, más de 45.300 abo­ga­dos de al­ta en el turno de ofi­cio en to­da Es­pa­ña, cu­yo pro­me­dio de edad ron­da los 41 años y que cuen­tan con una ex­pe­rien­cia de unos 13 años de me­dia. Y di­go que lo sos­tie­ne la vo­ca­ción de los com­pa­ñe­ros pues­to que el gas­to en jus­ti­cia gra­tui­ta (que abar­ca mu­cho más que el cos­te en abo­ga­dos) es de 5,13 eu­ros al año por ciu­da­dano. En con­cre­to, en Ga­li­cia, la in­ver­sión en jus­ti­cia gra­tui­ta de­ca­yó un 16 % en las úl­ti­mas cin­co anua­li­da­des. Re­cien­te­men­te se ha pu­bli­ca­do una en­cues­ta, ela­bo­ra­da por Me­tros­co­pia, so­bre la ima­gen de la jus­ti­cia gra­tui­ta en la so­cie­dad es­pa­ño­la, y el re­sul­ta­do es su­ma­men­te re­con­for­tan­te y alen­ta­dor pa­ra la abo­ga­cía, pues­to que la ciu­da­da­nía va­lo­ra muy po­si­ti­va­men­te (el 82 %) el tra­ba­jo y la aten­ción de sus abo­ga­dos de ofi­cio. Es una lás­ti­ma que la Ad­mi­nis­tra­ción no nos va­lo­re de la mis­ma for­ma, ya que de ha­cer­lo así, no op­ta­ría por man­te­ner con­ge­la­das, des­de el año 2009, las ya es­ca­sas sub­ven­cio­nes que re­ci­bi­mos los abo­ga­dos de ofi­cio en Ga­li­cia, lo que pu­die­ra per­ci­bir­se co­mo un me­nos­pre­cio a tan dig­na y ne­ce­sa­ria labor. Por ello, abo­ga­mos por­que la Ad­mi­nis­tra­ción se­pa re­co­no­cer el tra­ba­jo desem­pe­ña­do y que­de pa­ten­te en un nue­vo ba­re­mo, que es­pe­ra­mos, pron­to vea la luz.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.