La bue­na edu­ca­ción ga­lle­ga

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - XO­SÉ CAR­LOS CANEIRO

Ha­ce más de tres dé­ca­das que ejer­zo co­mo fun­cio­na­rio de Edu­ca­ción. A lo lar­go de los años he ob­ser­va­do tan­tas me­jo­ras que es­cri­bir­las en el es­pa­cio de es­ta co­lum­na se­ría in­su­fi­cien­te. Tam­bién he vi­sio­na­do dos in­vo­lu­cio­nes. Una per­ma­nen­te y con­tra la que se ha he­cho muy po­co: la po­li­ti­za­ción edu­ca­ti­va. Otra de ín­do­le in­te­lec­tual: he­mos mar­gi­na­do las Hu­ma­ni­da­des has­ta el pa­ro­xis­mo, y nos equi­vo­ca­mos. Es­tas dos ta­ras, pe­se a to­do, no me ha­cen sen­tir pe­si­mis­ta. Y di­go tal por­que la edu­ca­ción ga­lle­ga po­see la me­jor he­rra­mien­ta: un pro­fe­so­ra­do ca­paz y en­tu­sias­ta.

In­ten­ta­ré ar­gu­men­tar mi aser­to. Co­mo de­cía al co­mien­zo, soy un ve­te­rano. Co­noz­co la edu­ca­ción des­de den­tro. He ejer­ci­do co­mo pro­fe­sor des­de los pri­me­ros años (in­fan­til y pri­ma­ria) has­ta la uni­ver­si­dad, don­de im­par­to cur­sos re­la­ti­vos a la li­te­ra­tu­ra. Tam­bién co­noz­co a los do­cen­tes, por­que a día de hoy ejer­zo co­mo ase­sor de for­ma­ción del pro­fe­so­ra­do, una ac­ti­vi­dad tras­cen­den­tal que se ha op­ti­mi­za­do con la crea­ción del CAFI (Cen­tro Au­to­nó­mi­co de For­ma­ción e In­no­va­ción). Es­to me lle­va a emi­tir jui­cios des­de den­tro, co­mo de­cía, y no des­de fuera. Qui­zá ese sea un pro­ble­ma aña­di­do a los ci­ta­dos an­te­rior­men­te: se ha­bla de­ma­sia­do sin co­no­cer ex­haus­ti­va­men­te de lo que se ha­bla. Po­cos pro­fe­sio­na­les ejer­cen su labor con tan­ta en­tre­ga co­mo los do­cen­tes ga­lle­gos. Los he vis­to for­mar­se en fi­nes de se­ma­na, lle­var­se su tra­ba­jo a ca­sa ca­da día y sen­tir que ca­da fra­ca­so con un alumno es su pro­pio fra­ca­so. Son ejem­pla­res. Y son es­ca­sa­men­te va­lo­ra­dos socialmente. No obs­tan­te, na­die les arran­ca­rá su vo­ca­ción, que per­ma­ne­ce a pe­sar de ha­ber su­fri­do nu­me­ro­sas le­yes edu­ca­ti­vas que res­pon­den, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, a in­tere­ses po­lí­ti­cos. He aquí la he­ri­da. Y con­tra ella me po­si­ciono sin ti­tu­beos. Por­que has­ta que no con­si­ga­mos una ley con­sen­sua­da e in­te­li­gen­te, de mi­ras al­tas, es­ta cir­cuns­tan­cia nos li­mi­ta­rá.

Es­tos días la bue­na edu­ca­ción ga­lle­ga su­fre otra de sus ci­ca­tri­ces: la pro­tes­ta in­jus­ti­fi­ca­da y po­lí­ti­ca. La llevan a ca­bo afec­ta­dos por el tras­la­do de unos alum­nos a otro co­le­gio. Son de As Pon­tes y lle­ga­ron ayer ca­mi­nan­do a A Co­ru­ña. Gri­ta­ban que no que­rían ver ce­rra­do el CPI Mon­te Ca­xa­do. Y, co­mo tal, no se cie­rra, so­lo se cam­bia de fun­ción edu­ca­ti­va: en él seguirán los alum­nos de in­fan­til y pri­ma­ria, mien­tras que los de se­cun­da­ria se tras­la­dan a un cen­tro con­ti­guo. Esa es la ver­dad. La mis­ma que es­ta­ba de­trás de la nue­va pla­ni­fi­ca­ción de cen­tros de O Po­rri­ño y Ri­ba­da­via. No se clau­su­ran au­las ni co­le­gios, eso fue lo que ayer di­jo el con­se­llei­ro en se­de par­la­men­ta­ria. Pe­ro no im­por­ta, di­je­se lo que di­je­se la sen­ten­cia es­tá echa­da por­que la sen­ten­cia es po­lí­ti­ca: en la con­se­lle­ría man­da el PP y en los ayun­ta­mien­tos ci­ta­dos, el PSOE. No se des­po­li­ti­za la edu­ca­ción, esa es nues­tra des­gra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.