Por­tu­gal com­pi­te con sus pro­pias armas

Ayu­das fis­ca­les, sue­lo ca­si gra­tis, suel­dos ba­jos y paz so­cial ha­cen del ve­cino lu­so un du­ro ri­val pa­ra el cre­ci­mien­to ga­lle­go

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economía - M. SÍO DOPESO

Allí don­de hay bue­nas con­di­cio­nes pa­ra la in­ver­sión y el cre­ci­mien­to siem­pre hay mul­ti­na­cio­na­les bus­can­do sue­lo y fa­ci­li­da­des pa­ra ins­ta­lar­se. Ese lu­gar po­dría ser Ga­li­cia, si no fuera por­que, cru­zan­do el río Mi­ño, Por­tu­gal ha des­ple­ga­do una gran al­fom­bra ro­ja, de atrac­ti­vas bo­ni­fi­ca­cio­nes, por la que no pa­ran de des­fi­lar mul­ti­na­cio­na­les.

Si en el 2016, re­cién sa­li­do del res­ca­te, el ve­cino lu­so lo­gró cap­tar más de 900 mi­llo­nes de eu­ros en in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, es­te año el país al que to­dos se re­fie­ren aho­ra co­mo el «mi­la­gro de Eu­ro­pa» ya ha avan­za­do que pul­ve­ri­za­rá el ré­cord. Y lo ha­rá, en bue­na me­di­da, a costa de in­ver­so­res que pen­sa­ron en Ga­li­cia co­mo pri­me­ra op­ción pa­ra ins­ta­lar­se. ¿Por qué no lo hi­cie­ron? He aquí al­gu­nas de las cla­ves de la com­pe­ti­ti­vi­dad lu­sa que se han con­ver­ti­do en una se­ria ame­na­za pa­ra la eco­no­mía ga­lle­ga.

SUE­LO IN­DUS­TRIAL La gran re­ba­ja en Ga­li­cia no pue­de com­pe­tir con la ba­rra li­bre lu­sa.

Ha­ce ca­si dos años, la Xun­ta in­ten­tó con­tra­ata­car la po­lí­ti­ca de ba­jo cos­te del sue­lo en Por­tu­gal con una ope­ra­ción de gran­des re­ba­jas en los po­lí­go­nos ga­lle­gos, con con­di­cio­nes real­men­te ven­ta­jo­sas. Ade­más de re­du­cir los pre­cios más del 50 %, la Ad­mi­nis­tra­ción ofre­ce acuer­dos pa­ra ocu­par par­ce­las a cam­bio de una es­pe­cie de al­qui­ler con de­re­cho a com­pra, co­mo una con­ce­sión con cuo­ta fi­nal. Con 12 me­ses de ca­ren­cia, el ca­non anual por me­tro cua­dra­do se­rá de en- tre 0,38 y 2,28 eu­ros. La me­di­da ha ser­vi­do pa­ra des­blo­quear la ven­ta de al­re­de­dor de un 40 % de la su­per­fi­cie dis­po­ni­ble. Pe­ro no hay re­ba­ja que pue­da con las con­di­cio­nes que ca­da ayun­ta­mien­to por­tu­gués ne­go­cia de for­ma in­di­vi­dual con cual­quier em­pre­sa de­man­dan­te de sue­lo. El pre­cio me­dio en el nor­te lu­so es de 20 eu­ros el me­tro cua­dra­do. Pe­ro es un cos­te tes­ti­mo­nial, que pue­de ba­jar a ce­ro si la in­ver­sión lo me­re­ce.

AL­CAL­DES BRÓKERES El ac­ti­vo pa­pel de las cá­ma­ras mu­ni­ci­pa­les lu­sas.

Cuan­do una em­pre­sa quie­re ins­ta­lar­se en Por­tu­gal, el pri­mer pa­so que tie­ne que dar es en­tre­vis­tar­se con el pre­si­den­te de la cá­ma­ra mu­ni­ci­pal del lu­gar ele­gi­do pa­ra im­plan­tar­se. La cor­po­ra­ción es la ges­to­ra del sue­lo pú­bli­co en ca­da mu­ni­ci­pio, y el al­cal­de tie­ne ple­nas com­pe­ten­cias pa­ra in­cen­ti­var la ins­ta­la­ción de una nue­va em­pre­sa, apro­ban­do por de­cre­to bo­ni­fi­ca­cio­nes o, di­rec­ta­men­te, exen­cio­nes en el pa­go de im­pues­tos.

MANO DE OBRA Suel­dos más ba­jos, un buen gan­cho pa­ra las gran­des em­pre­sas.

Un fac­tor cla­ve pa­ra la cap­ta­ción de in­ver­sión in­dus­trial es el cos­te de la mano de obra. La fac­tu­ra es in­fe­rior en el nor­te de Por­tu­gal en ca­si un 50 % por una do­ble cau­sa: la me­nor ma­sa sa­la­rial y el ma­yor nú­me­ro de ho­ras tra­ba­ja­das. Es un ali­cien­te es­pe­cial­men­te atrac­ti­vo pa­ra las em­pre­sas que su­pe­ran los 100 em­plea­dos en nó­mi­na. En el ca­so de los pro­vee­do­res de com­po­nen­tes de au­to­mo­ción (ya hay 11 nue­vas mul­ti­na­cio­na­les que lle­gan al nor­te lu­so pa­ra sur­tir a PSA Vi­go), la mano de obra pue­de re­pre­sen­tar en­tre un 20 y un 40 % del to­tal de los cos­tes de pro­duc­ción. A es­to hay que aña­dir que el Go­bierno por­tu­gués in­cen­ti­va a las em­pre­sas ex­tran­je­ras por la con­tra­ta­ción de em­plea­dos, siem­pre y cuan­do sean de na­cio­na­li­dad por­tu­gue­sa.

PAZ SO­CIAL Ni huel­gas ni pa­ros en las fá­bri­cas por­tu­gue­sas.

Ni las huel­gas ge­ne­ra­les con­vo­ca­das du­ran­te los años del res­ca­te con­tra las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad im­pues­tas por la troi­ka con­si­guie­ron pa­ra­li­zar la ac­ti­vi­dad in­dus­trial en Por­tu­gal. Un in­for­me ela­bo­ra­do por la in­dus­tria ga­lle­ga del au­to­mó­vil po­ne de ma­ni­fies­to có­mo la fuer­za sin­di­cal jue­ga en con­tra del sec­tor ga­lle­go. «Es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su­pe­rior que en el nor­te de Por­tu­gal —ma­yor nú­me­ro de huel­gas y exis­ten­cia de la fi­gu­ra de li­be­ra­dos sin­di­ca­les—, lo cual res­ta ho­ras pro­duc­ti­vas», di­ce. Los em­pre­sa­rios del me­tal de la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra re­co­no­cen que huel­gas «sal­va­jes» co­mo la vi­vi­da en el año 2009 han pro­vo­ca­do que em­pre­sas del sec­tor op­ta­ran por des­lo­ca­li­zar­se o abrir fi­lia­les en el nor­te de Por­tu­gal.

CAR­LOS FOLGOSO

Car­tel in­di­ca­dor de la pro­xi­mi­dad de la fron­te­ra de Ga­li­cia con Por­tu­gal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.