Un mu­seo he­cho so­lo por lu­cen­ses

El diseño y las obras fue­ron eje­cu­ta­das por em­pre­sas de la pro­vin­cia de Lu­go, ba­jo la su­per­vi­sión de la con­ser­va­do­ra

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - DO­LO­RES CELA LU­GO / LA VOZ

Cin­cuen­ta per­so­nas tra­ba­ja­ron en las obras del Mu­seo Dio­ce­sano de Lu­go, inau­gu­ra­do re­cien­te­men­te y por el que pa­sa­ron en la pri­me­ra se­ma­na más de 200 vi­si­tan­tes. Las obras se las en­car­ga­ron a la em­pre­sa lu­cen­se Ta­ta­tá, es­pe­cia­li­za­da en co­mu­ni­ca­ción y mu­seo­gra­fía, que tra­ba­jó en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción y ba­jo la su­per­vi­sión di­rec­ta de la con­ser­va­do­ra Carolina Casal. Es­ta compañía sub­con­tra­tó a otras em­pre­sas de la pro­vin­cia par­te de los tra­ba­jos que le asig­na­ron, e in­cor­po­ró de for­ma tem­po­ral a su plan­ti­lla el per­so­nal ne­ce­sa­rio, se­gún ex­pli­có el di­se­ña­dor Christian Gutiérrez San­tín, res­pon­sa­ble de Ta­ta­tá.

En con­jun­to, se­gún tras­cen­dió en su mo­men­to, la in­ver­sión en la reforma del Mu­seo Dio­ce­sano su­pu­so 400.000 eu­ros, un año pa­ra di­se­ñar la ac­tua­ción y otro pa­ra eje­cu­tar el pro­yec­to.

A la compañía lu­cen­se la dió­ce­sis le en­car­gó la reforma, que eje­cu­tó en tres fa­ses. Se­gún Gutiérrez San­tín, en una pri­me­ra y si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de Carolina Casal, que fue quien mar­có las pau­tas, se­lec­cio­nó las pie- zas y mar­có el dis­cur­so vi­sual y los tex­tos, ela­bo­ra­ron el pro­yec­to. Di­se­ña­ron los so­por­tes, la pre­sen­ta­ción y la ilu­mi­na­ción y lo plas­ma­ron to­do en una re­cons­truc­ción vi­sual.

A par­tir de ese mo­men­to, se­gún el di­se­ña­dor, y ya en la fa­se de pro­duc­ción, em­pe­za­ron a tra­ba­jar las em­pre­sas lo­ca­les. Car­pin­te­ros, elec­tri­cis­tas, em­pre­sas del me­tal, cris­ta­le­ros, pin­to­res, ro­tu­lis­tas, en­tre otros pro­fe­sio­na­les, fue­ron da­do for­ma al pro­yec­to du­ran­te 11 me­ses.

El pe­so de la ex­pe­rien­cia

La fir­ma lu­cen­se tam­bién se en­car­gó del diseño grá­fi­co del lo­go­ti­po, de la co­mu­ni­ca­ción, de los pa­ne­les y de los fo­lle­tos.

«Los pro­yec­tos de los mu­seos de Lu­go siem­pre se los ad­ju­di­ca­ron —se­gún Gutiérrez— a em­pre­sas de fuera, cuan­do en Lu­go es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer­lo, y así lo de­mos­tra­mos con es­ta ac­tua­ción». «El MIHL —aña­dió— creo que lo pre­pa­ró una em­pre­sa de Se­vi­lla; el Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción de la Mu­ra­lla, otra de Bar­ce­lo­na y, más re­cien­te­men­te, una de San­tia­go lle­vó la par­te mu­seo­grá­fi­ca de la vie­ja cár­cel».

En­tre las cin­cuen­ta per­so­nas que cal­cu­la el ge­ren­te de Ta­ta­tá que tra­ba­ja­ron en el Mu­seo Dio­ce­sano, in­clu­ye a ope­ra­rios que con­tra­tó di­rec­ta­men­te la dió­ce­sis, co­mo la se­gu­ri­dad o la lim­pie­za.

Gutiérrez San­tín re­co­no­ció que en la eje­cu­ción de es­te pro­yec­to pe­só la ex­pe­rien­cia de Ta­ta­tá co­mo em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en mu­seo­gra­fía, con el mon­ta­je de nu­me­ro­sas ex­po­si­cio­nes pa­ra el Mu­seo Pro­vin­cial, en­tre ellas la de pie­zas de Sar­ga­de­los, de ar­te afri­cano o de aba­ni­cos.

Sa­tis­fac­ción con el tra­ba­jo

«An­tes —se­ña­ló— con­tra­tá­ba­mos los tra­ba­jos, pe­ro aho­ra en la plan­ti­lla de Ta­ta­tá con­ta­mos con pro­fe­sio­na­les que rea­li­zan de­ter­mi­na­das ta­reas». «Tam­bién re­cu­rri­mos a alian­zas con otras em­pre­sas pa­ra po­der rea­li­zar nues­tro tra­ba­jo», aña­dió.

El di­se­ña­dor es­tá muy sa­tis­fe­cho de los re­sul­ta­dos de la reforma del Mu­seo Dio­ce­sano. «Fue­ron dos años de in­ten­so tra­ba­jo en equi­po, con par­ti­ci­pa­ción de em­pre­sas de to­da la pro­vin­cia y con la co­la­bo­ra­ción del pro­pio per­so­nal de la dió­ce­sis», se­ña­ló Gutiérrez San­tín.

AL­BER­TO LÓ­PEZ

El Mu­seo Dio­ce­sano fue reabier­to a fi­na­les de ju­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.