Ri­ba­deo con­tro­la al mi­lí­me­tro sus 50 te­rra­zas pin­tán­do­las en el sue­lo

La Voz de Galicia (Lugo) - - GALICIA - J. A.

Ope­ra­rios mu­ni­ci­pa­les de Ri­ba­deo co­men­za­ron ayer a pin­tar en el sue­lo el es­pa­cio que unos 50 hos­te­le­ros tie­nen con­ce­di­do pa­ra ins­ta­lar sus te­rra­zas por to­do el cas­co ur­bano. El ob­je­ti­vo es «evi­tar ex­ce­sos», en pa­la­bras del al­cal­de, Fer­nan­do Suá­rez, un vi­cio ha­bi­tual en zo­nas tu­rís­ti­cas. En Ri­ba­deo no ocu­rre así. «O au­to­ri­za­do, que non sem­pre é o que pi­den, axús­ta­se es­tri­ta­men­te ao pa­ga­do. E quen non pa­ga non pon te­rra­za», aña­dió el al­cal­de. El Con­ce­llo ingresa 23.000 eu­ros.

La or­de­nan­za ri­ba­den­se pre­sen­ta si­mi­li­tu­des con la que se apli­ca en ciu­da­des co­mo Lu­go o San­tia­go, pa­ra con­ge­niar el mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co de la hos­te­le­ría y los de­re­chos de los pea­to­nes. Al au­to­ri­zar­se, el hostelero re­ci­be un plano con el nú­me­ro de me­sas, si­llas y su ubi­ca­ción, que de­be es­tar ex­pues­to en un lu­gar vi­si­ble. «Así, can­do che­ga a po­li­cía a fa­cer un­ha ins­pec­ción non hai pro­ble­ma, e, se al­guén se ex­ce­de, xa sa­be o que lle es­pe­ra», aña­dió Suá­rez. El año pa­sa­do, el Con­ce­llo le­van­tó al me­nos dos te­rra­zas. Tam­bién se pro­mue­ve una ho­mo­ge­nei­dad en la es­té­ti­ca y es­tán prohi­bi­das me­sas o si­llas de pro­pa­gan­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.