La ma­dre de Can­de­la y Amaia: «O asa­sino de­be cum­prir to­da a pe­na»

La mu­jer que per­dió a sus dos hi­jas ase­si­na­das por su pa­dre en Mo­ra­ña de­fien­de la pri­sión per­ma­nen­te

La Voz de Galicia (Lugo) - - GALICIA - LÓ­PEZ PENIDE

La ma­dre de Amaia y Can­de­la, las dos pe­que­ñas ase­si­na­das por su pa­dre en Mo­ra­ña, ha ro­to su si­len­cio pa­ra crear una pá­gi­na de Fa­ce­book exi­gien­do que no se de­ro­gue la pe­na de pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble a la que ha si­do con­de­na­do su ex­ma­ri­do, Da­vid Ou­bel. «O asa­sino de Can­de­la e Amaia sen­ten­cia­do a es­ta pe­na de­be cum­prir to­da a súa con­de­na, xa que se axus­ta aos seus ac­tos», ase­gu­ra Ro­cío Viéi­tez Fe­rro.

Ex­pli­ca que su de­ci­sión de ex­po­ner­se pú­bli­ca­men­te obe­de­ce úni­ca­men­te a su pe­ti­ción de que «non se de­rro­gue esa lei», ya que es­tá con­ven­ci­da de que, si es­to lle­ga­se a ocu­rrir, «a re­vi­sión [da con­de­na que pui­de­se re­caer so­bre Da­vid Ou­bel] se­ría moi­to an­tes dos vin­te e cin­co anos». En es­te pun­to, Ro­cío tie­ne cla­ro que «se se re­in­si­re aos vin­te e cin­co anos ou non, que­da nas mans de psi­có­lo­gos ava­lia­lo».

Por el con­tra­rio, su ma­yor te­mor es que la re­vo­ca­ción de la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble de­ri­ve en una pe­na por el do­ble ase­si­na­to de sus hi­jas que per­mi­ta a Ou­bel la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a una re­vi­sión a los do­ce o tres años de cár­cel. «A iso é ao que me ne­go», sos­tie­ne a tra­vés del Mes­sen­ger. In­sis­te en que una po­ten­cial de­ro­ga­ción de la re­for­ma le­gal que en­tró en vi­gor el 1 de julio del 2015, ape­nas unas se­ma­nas an­tes del do­ble cri­men, abri­ría la puer­ta al ase­sino de sus hi­jas «a en­trar no sis­te­ma de con­de­nas ac­tual». «E iso é o que non que­ro», aña­de.

En es­te pun­to, Ro­cío Viéi­tez re­cuer­da que es­ta pe­na se es­tá apli­can­do, con ma­yor o me­nor gra­do de si­mi­li­tud con la le­gis­la­ción es­pa­ño­la, en otros paí­ses eu­ro­peos «e non pa­sa na­da». Por eso es por lo que se pre­gun­ta: «Aca­so aquí te­mos que ser tan co­rrec­tos coa po­si­bi­li­da­de de re­in­ser­ción dos pre­sos que nos es­que­ce­mos das ví­ti­mas?».

Pe­se a lo que pu­die­ra in­fe­rir­se de sus pa­la­bras, de­ja cla­ro que de­fien­de que las con­de­nas tie­nen que cum­plir un pa­pel reha­bi­li­ta­dor. Es­to es, su ob­je­ti­vo úl­ti­mo tie­ne que ser el de con­tri­buir a la re­so­cia­li­za­ción de los re­clu­sos. «Creo na re­in­ser­ción. Non creo na pe­na de mor­te. E creo na Xus­ti­za, pe­ro xus­ta», sos­tie­ne, al tiem­po que re­mar­ca que su in­ten­ción es la de «sen­si­bi­li­zar so­bre o pun­to de vis­ta das ví­ti­mas con res­pec­to a un­ha sen- ten­za que que­ren qui­tar to­dos os par­ti­dos agás o PP».

A es­te res­pec­to, Ro­cío Viéi­tez de­ja en­tre­ver que es­tá «pre­pa­ran­do os me­dios pa­ra so­li­ci­tar que non se anu­le», lo que ex­pli­ca que ha­ya da­do el pa­so de crear una pá­gi­na de Fa­ce­book bus­can­do que la pre­sión ciu­da­da­na ha­ga re­ca­pa­ci­tar a aque­llas per­so­nas, po­lí­ti­cos o no, que apues­ten por la anu­la­ción de la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble. Es por eso por lo que la ma­dre de Can­de­la y Amaia se di­ri­ge a los usua­rios de es­ta red so­cial: «Pre­ci­so a vo­sa axu­da pa­ra exer­cer pre­sión. Por elas, por min, pré­go­vos em­pa­tía pa­ra com­pren­der des­de a no­sa pers­pec­ti­va e que o di­fun­da­des pa­ra que esa pe­na se man­te­ña».

Tras­la­do de Da­vid Ou­bel

Por su par­te, su ex­ma­ri­do, Da­vid Ou­bel, apu­ra­ba ayer sus úl­ti­mas ho­ras en la pri­sión pon­te­ve­dre­sa de A Lama, ya que la in­ten­ción de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias es la de tras­la­dar­lo a una cár­cel de fue­ra de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma pa­ra que co­mien­ce a cum­plir la pe­na im­pues­ta el pa­sa­do jueves por la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra. En prin­ci­pio, es­ta­ba pre­vis­to que el des­pla­za­mien­to del mo­ra­ñés al pe­nal leo­nés de Man­si­lla de las Mu­las, cen­tro en el que es­ta­ba re­clui­do prác­ti­ca­men­te des­de su arres­to des­pués de que se hu­bie­ra te­ni­do co­no­ci­mien­to de la exis­ten­cia de unas ame­na­zas de muer­te en A Lama.

La Fis­ca­lía de Pon­te­ve­dra de­fien­de el cum­pli­mien­to efec­ti­vo de trein­ta años de con­de­na an­tes de que se pue­da ac­ce­der a cual­quier po­si­ble re­vi­sión de la pe­na. Es­to so­lo se po­drá lle­var a ca­bo pre­via pe­ti­ción del pro­pio Da­vid Ou­bel.

«¿Te­mos que ser tan co­rrec­tos coa po­si­bi­li­da­de de re­in­ser­ción que nos es­que­ce­mos das ví­ti­mas?»

CE­DI­DA

Bea­triz Viéi­tez ha di­fun­di­do su ima­gen a tra­vés de las re­des so­cia­les pa­ra de­fen­der que no se re­vo­que la con­de­na de pri­sión per­ma­nen­te que ha re­caí­do so­bre Ou­bel tras el ve­re­dic­to de un ju­ra­do po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.