«Ca­da día es­pe­ra­ba a que a ne­na mar­cha­ra á es­co­la pa­ra po­der cho­rar»

El Ayun­ta­mien­to de Oza-Ce­su­ras de­di­ca una ca­lle a Be­ne­dic­to Gar­cía Ru­zo, guar­dia ci­vil ase­si­na­do en Iri­xoa en 1989

La Voz de Galicia (Lugo) - - GALICIA -

Be­ne­dic­to Gar­cía Ru­zo sa­lió en el pe­rió­di­co en 1987. Su nom­bre se in­cluía en un pe­que­ño anun­cio del Ayun­ta­mien­to de Oza dos Ríos en el que se le con­ce­día la li­cen­cia pa­ra cons­truir una vi­vien­da jun­to a la igle­sia de Cui­ña. Be­ne­dic­to te­nía pla­nea­do lle­var allí a su mu­jer y a su hi­ja y sa­car­las así del cuar­tel de Iri­xoa, don­de tra­ba­ja­ba co­mo guar­dia ci­vil. Trein­ta años des­pués, la ca­sa es­tá a me­dio cons­truir, co­mi­da por la ma­le­za y sin plan de aca­bar­se. Por­que Be­ne­dic­to Gar­cía Ru­zo vol­vió a sa­lir en el pe­rió­di­co dos años des­pués, y es­ta vez en por­ta­da. Fue ase­si­na­do en un aten­ta­do del Exército Guerrilheiro muy cer­ca del cuar­tel. En la ma­dru­ga­da del 2 de fe­bre­ro de 1989 acu­dió al res­ca­te de las víc­ti­mas de un ac­ci­den­te de trá­fi­co. Pe­ro el si­nies­tro era un mon­ta­je de los te­rro­ris­tas y las víc­ti­mas aca­ba­ron sien­do él y su com­pa­ñe­ro, An­to­nio Freire, quien con­si­guió sal­var la vi­da pe­se a los seis dis­pa­ros re­ci­bi­dos.

Be­ne­dic­to mu­rió en aquel ata­que y, ca­si tres dé­ca­das des­pués, una mo­des­ta Ad­mi­nis­tra­ción co­mo es el Ayun­ta­mien­to de Oza-Ce­su­ras res­ca­ta su nom­bre del ol­vi­do. Es­te sá­ba­do inau­gu- ra­rá una ca­lle con su nom­bre, pa­ra lo que han con­vo­ca­do la pre­sen­cia de su viu­da, Te­re­sa Sen­lle, y la hi­ja, Car­men Gar­cía, con 34 y 9 años en el mo­men­to del aten­ta­do. Am­bas fue­ron arro­pa­das en aque­llos ac­tos fú­ne­bres del ce­men­te­rio de Ban­do­xa, de don­de era na­tu­ral Be­ne­dic­to, en un fu­ne­ral lleno de au­to­ri­da­des: Gon­zá­lez La­xe, co­mo pre­si­den­te de la Xun­ta; Luis Rol­dán, co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble de la Guar­dia Ci­vil; y el ac­tual pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, Ricardo Bláz­quez, pre­si­dien­do la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa.

«Eu es­ta­ba nun­ha nu­be, en­te­rei­me de pou­co», re­cuer­da Te­re­sa. Pe­ro si al­go no ol­vi­da es que le llo­vie­ron pro­me­sas de que no de­bía preo­cu­par­se por na­da, que se le ayu­da­ría y se le da­ría in­clu­so una vi­vien­da. «Ate vi­ñe­mos ver un­ha á Co­ru­ña po­la zo­na de San Pe­dro de Me­zon­zo». Pe­ro las pro­me­sas se di­fu­mi­na­ban al mis­mo rit­mo que el nom­bre de Be­ne­dic­to Gar­cía Ru­zo des­apa­re­cía de los pe­rió­di­cos. «Ao fi­nal, na­da: no en­te­rro e nos días se­guin­tes to­do eran pro­me­sas, pe­ro des­pois só oía “vuel­va us­ted ma­ña­na”», re­la­ta Te­re­sa en su ca­sa a las afue­ras de Cee. Por­que de allí es ella y allí tu­vo que re­gre­sar tras año y me­dio ex­tra en el cuar­tel, don­de vio que ya no pin­ta­ba na­da: «Era du­ro ver os gar­das e pre­gun­tar­me ca­da día por que o meu ho­me xa non es­ta­ba».

An­tes de ins­ta­lar­se en Cee sí vi­vió en un pi­so de A Co­ru­ña de su pro­pie­dad pe­ro su­fra­ga­do por ella mis­ma con la pen­sión de viu­da. «E fre­guei ca­sas, e coidei ne­nos...». Cuan­do su hi­ja Car­men cum­plió los 23 re­gre­sa­ron a Cee. Te­re­sa cons­tru­yó una ca­sa a es­ca­sos me­tros del ce­men­te­rio de To­ba, don­de des­can­san los res­tos de su ma­ri­do. —¿Pe­ro non foi en­te­rra­do en Oza dos Ríos? —Aos dous anos xa o trou­xen aquí co­mi­go. Ti­ven que fa­cer bas­tan­tes trá­mi­tes por­que o cor­po aín­da non es­ta­ba des­com­pos­to, e fa­cer a se­pul­tu­ra, que non ti­ña.

Así que Te­re­sa cru­za la ca­rre­te­ra pa­ra lle­var flo­res al me­nos dos ve­ces al mes. Un gran re­tra­to de Be­ne­dic­to pre­si­de el sa­lón de la ca­sa. En el re­ci­bi­dor hay una pla­ca fir­ma­da por Luis Rol­dán que hon­ra «su me­mo­ria por su sa­cri­fi­cio en fa­vor de la so­cie­dad». Pe­ro su me­mo­ria so­lo per­ma­ne­ce vi­va en es­te hogar de la Cos­ta da Mor­te, don­de ejer­ció de guar­dia ci­vil en el cuar­tel de Cor­cu­bión al tiem­po que ini­cia­ba su no­viaz­go con Te­re­sa. «Era moi boa per­soa, e a fi­lla foi a me­llor her­dan­za que me pui­do dei­xa­re: a ra­pa­za é co­ma el», re­la­ta la viu­da, a la que el tiem­po amor­ti­guó el do­lor has­ta trans­for­mar­lo en una pe­na eter­na. «Os pri­mei­ros anos era te­rri­ble, ca­da día es­pe­ra­ba que ela mar­cha­ra á es­co­la pa­ra po­der cho­rar, e se me des­cu­bría lle di­cía que me doían as moas».

Cam­bio de co­le­gio

Hoy su hi­ja es ya una mu­jer y ma­dre de Ne­rea, la nie­ta de Te­re­sa que ilu­mi­na la ca­sa en ca­da vi­si­ta. To­das re­cuer­dan que Car­men se lle­vó lo úni­co po­si­ti­vo de aque­lla des­gra­cia. Tras el aten­ta­do acep­tó la ofer­ta de ser tras­la­da al co­le­gio de Ato­cha de Be­tan­zos, don­de pa­só cur­so y me­dio an­tes de ins­ta­lar­se en A Co­ru­ña. Pe­ro tam­po­co se lo de­ben a nin­gu­na Ad­mi­nis­tra­ción sino al te­nien­te Ama­dor, uno de los mu­chos com­pa­ñe­ros del cuar­tel que arro­pa­ron a la fa­mi­lia. «O de­fun­to do meu ho­me sem­pre di­cía: “Non lle dei­xo un pe­so á fi­lla, pe­ro qué­ro­lle dar un­ha boa cul­tu­ra e edu­ca­ción”, e iso que­dou­me gra­va­do», di­ce Te­re­sa.

ANA GAR­CÍA

Te­re­sa tu­vo que criar so­la a su hi­ja Car­men tras el ase­si­na­to de su ma­ri­do, Be­ne­dic­to Gar­cía Ru­zo, en 1989.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.