La enig­má­ti­ca abo­ga­da en el pun­to de mi­ra

La Voz de Galicia (Lugo) - - INTERNACIONAL -

Na­ta­lia Ve­sel­nist­ka­ya es una de las fi­gu­ras más enig­má­ti­cas den­tro de las pes­qui­sas so­bre la in­je­ren­cia del Krem­lin en las elec­cio­nes de EE.UU. En los co­rreos que Trump Jr. in­ter­cam­bió con Rob Golds­to­ne se la des­cri­be co­mo «un abo­ga­do del go­bierno ru­so» con in­for­ma­ción con­fi­den­cial so­bre Hi­llary Clin­ton. A pe­sar de lo ex­plí­ci­to del tex­to, ella si­gue des­mar­cán­do­se de los he­chos. Ve­sel­nist­ka­ya no so­lo nie­ga cual­quier vin­cu­la­ción con Pu­tin, sino que ade­más re­cha­za ha­ber ate­so­ra­do da­tos per­ju­di­cia­les so­bre la de­mó­cra­ta.

¿Có­mo y por qué lle­gó a la To­rre Trump? Su jus­ti­fi­ca­ción tie­ne re­la­ción di­rec­ta con la Ley Mag­nits­ki adop­ta­da por EE.UU. en 2012 pa­ra cas­ti­gar los ata­ques a la de­mo­cra­cia de Pu­tin. Ella fue una de las le­tra­das que bus­có fre­nar los efec­tos de la le­gis­la­ción que prohí­be to­car sue­lo es­ta­dou­ni­den­se a ciu­da­da­nos ru­sos vin­cu­la­dos con la muer­te de Ser­guéi Mag­nist­ki, un abo­ga­do en­car­ce­la­do irre­gu­lar­men­te y que mu­rió tras el mal­tra­to re­ci­bi­do en pri­sión. Co­mo res­pues­ta a es­ta ley, Ru­sia blo­queó cien­tos de adop­cio­nes de ni­ños ru­sos por par­te de es­ta­dou­ni­den­ses.

Es­te no es so­lo el pre­tex­to que la le­tra­da uti­li­zó pa­ra ex­pli­car su po­lé­mi­co via­je a Nue­va York, sino que tam­bién es uno de los pro­yec­tos más des­ta­ca­dos en su cu­rricu­lo. Li­cen­cia­da en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad de Mos­cú en 1998, Ve­sel­nist­ka­ya tra­ba­jó pa­ra el fis­cal es­ta­tal has­ta que en 2003 fun­dó su pro­pio bu­fe­te, Ca­mer­ton Con­sul­ting. A sus 42 años, es­tá ali­nea­da ideo­ló­gi­ca­men­te con el Go­bierno ru­so y en sus re­des so­cia­les sue­le ma­ni­fes­tar­se a fa­vor de las de­ci­sio­nes del pre­si­den­te Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.