Un ice­berg 60 ve­ces ma­yor que Vi­go se des­ga­ja de la An­tár­ti­da y va a la de­ri­va

Las rup­tu­ras de gran­des ma­sas de hie­lo son ca­da vez más fre­cuen­tes y lo se­rán aún más en el fu­tu­ro

La Voz de Galicia (Lugo) - - SOCIEDAD - R. ROMAR

Na­ve­gar en aguas an­tár­ti­cas es una ope­ra­ción de ries­go. Es has­ta cier­to pun­to ha­bi­tual que los bar­cos se to­pen con gran­des ice­bergs flo­tan­do a la de­ri­va que apa­re­cen en­tre la nie­bla y que los bu­ques es­qui­van con di­fi­cul­tad. Jo­sé Mo­ra Ber­mú­dez, bió­lo­go de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go y con cin­co años de in­ves­ti­ga­ción en el con­ti­nen­te blan­co, lo sa­be bien. «Nos he­mos en­con­tra­do —di­ce— con tém­pa­nos que eran au­tén­ti­cos mons­truos». Pe­ro nin­guno con la ma­sa enor­me que se aca­ba de des­pren­der del mar he­la­do co­no­ci­do co­mo la pla­ta­for­ma Lar­sen C, si­tua­do en el bor­de orien­tal de la pe­nín­su­la an­tár­ti­ca. Con 175 ki­ló­me­tros de lar­go, un vo­lu­men es­ti­ma­do de mil mi­llo­nes de to­ne­la­das y una su­per­fi­cie de ca­si 6.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, ocu­pa un área se­sen­ta ve­ces ma­yor que la ciu­dad de Vi­go y es un po­co más gran­de que la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra. Es un gi­gan­te a la de­ri­va, pe­ro no el ma­yor de la his­to­ria, ni si­quie­ra el de más vo­lu­men de los úl­ti­mos años. Aun­que sí es un sín­to­ma que re­ve­la que es­te ti­po de su­ce­sos se es­tán con­vir­tien­do en ca­da vez más fre­cuen­tes.

«No, no es el ma­yor epi­so­dio de es­te ti­po que ha­ya ocu­rri­do, pe­ro tam­po­co es un des­pren­di­mien­to cual­quie­ra. Es un su­ce­so preo­cu­pan­te, por­que crea ines­ta­bi­li­dad en la pla­ta­for­ma ma­ri­na, que se ve ame­na­za­da con nue­vos res­que­bra­ja­mien­tos», ex­pli­ca el geó­lo­go pon­tés Je­ró­ni­mo Ló­pez, ex­pre­si­den­te del Co­mi­té Cien­tí­fi­co In­ter­na­cio­nal pa­ra la In­ves­ti­ga­ción en la An­tár­ti­da y ex­per­to co­no­ce­dor del con­ti­nen­te. Por un la­do, la ma­sa he­la­da que aún per­ma­ne­ce fi­ja se que­da sin el fren­te que la pro­te­ge de la ac­ción del mar y, por otro, de­ja de ac­tuar co­mo un ta­pón pa­ra el hie­lo que flu­ye del con­ti­nen­te por el des­hie­lo. «Se ace­le­ra el flu­jo de los gla­cia­res que hay de­trás, si­tua­dos en el con­ti­nen­te, lo que sí tie­ne con­se­cuen­cias pa­ra el in­cre­men­to del ni­vel del mar», apun­ta Ló­pez. La ma­sa que aho­ra se aca­ba de des­pren­der, pe­se a su enor­me mag­ni­tud, no tie­ne nin­gún efec­to en es­te au­men­to, ya que el hie­lo des­pren­di­do es­ta­ba a flo­te en el océano, pe­ro otra co­sa muy dis­tin­ta es si se en­cuen­tra por en­ci­ma de la su­per­fi­cie te­rres­tre.

Ló­pez ase­gu­ra que los des­pren­di­mien­tos ma­si­vos del hie­lo que se en­cuen­tra en el bor­de con­ti­nen­tal se han vuel­to más fre­cuen­tes en los úl­ti­mos trein­ta años y que en el fu­tu­ro lo se­rán aún más. Pe­ro du­da de quién es el ver­da­de­ro cul­pa­ble de la si­tua­ción. «Es ver­dad que a me­di­da que avan­ce el cam­bio climático nos en­con­tre­mos con un es­ce­na­rio más preo­cu­pan­te, pe­ro aho­ra mis­mo no po­de­mos re­la­cio­nar es­te u otros su­ce­sos ais­la­dos con el ca­len­ta­mien­to global. Ne­ce­si­ta­mos más tiem­po». Y ad­vier­te que las pla­ta­for­mas de hie­lo «se rom­pen por su pro­pia di­ná­mi­ca». En una lí­nea pa­re­ci­da se pro­nun­ció Mar­tin O’Leary, que se en­car­gó del se­gui­mien­to de la ro­tu­ra de la pla­ca en los úl­ti­mos me­ses des­de la uni­ver­si­dad bri­tá­ni­ca de Swan­sea. «Aun­que se tra­ta de un fe­nó­meno na­tu­ral —co­men­ta—, y no te­ne­mos cons­tan­cia de víncu­lo al­guno di­rec­to con el cam­bio climático, la brus­ca se­pa­ra­ción co­lo­ca la pla­ta­for­ma de hie­lo en una si­tua­ción muy vul­ne­ra­ble».

La aler­ta ro­ja del pla­ne­ta

Jo­sé Mo­ra tam­bién man­tie­ne la in­cer­ti­dum­bre. «To­da la vi­da —apun­ta— ha ha­bi­do ro­tu­ras en las pla­cas de hie­lo y las se­gui­rá ha­bien­do. Pe­ro ¿es­ta­mos aho­ra en una eta­pa de re­gre­sión gla­ciar? No lo sé», res­pon­de.

Ma­riano Las­tra, in­ves­ti­ga­dor en la Uni­ver­si­da­de de Vi­go y con sie­te cam­pa­ñas en la An­tár­ti­da a sus es­pal­das, tam­po­co se atre­ve a es­ta­ble­cer una re­la­ción di­rec­ta, aun­que sí cree que las evi­den­cias que se acu­mu­lan son ca­da vez ma­yo­res. «Aún no te­ne­mos —di­ce— re­gis­tros su­fi­cien­tes pa­ra afir­mar que exis­te una re­la­ción di­rec­ta con el cam­bio climático, pe­ro to­do apun­ta a que sí. Es­tá ocu­rrien­do en la pe­nín­su­la, que es la zo­na más vul­ne­ra­ble de la An­tár­ti­da y en la que más han subido las tem­pe­ra­tu­ras y es bas­tan­te pro­ba­ble que es­tos gran­des des­pren­di­mien­tos, que aho­ra pue­den ser ex­cep­cio­na­les, en el fu­tu­ro de­jen de ser­lo y ocu­rran con una ma­yor fre­cuen­cia».

Un po­co más cla­ro lo tie­ne Paul Johns­ton, di­rec­tor de la uni­dad cien­tí­fi­ca de Green­pea­ce In­ter­na­cio­nal. «El des­hie­lo de la An­tár­ti­da —ase­gu­ra— es la aler­ta ro­ja del pla­ne­ta so­bre los pe­li­gros del cam­bio climático. El des­pren­di­mien­to de es­te ice­berg es el ter­ce­ro de los úl­ti­mos años, pro­ba­ble­men­te una se­ñal del im­pac­to global del cam­bio climático y de la ne­ce­si­dad ur­gen­te de im­ple­men­tar el Acuer­do de Pa­rís».

SONTAG AFP

La fi­su­ra se ini­ció ha­ce va­rios me­ses y po­co a po­co se fue agran­dan­do has­ta rom­per­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.