Abar­ca mu­cho, aprie­ta po­co

La Voz de Galicia (Lugo) - - CULTURA - MI­GUEL AN­XO FER­NÁN­DEZ

Par­tía con la des­ven­ta­ja de la re­cien­te Ope­ra­ción An­tro­poi­de (Sean Ellis, 2016), pe­ro te­nía a su fa­vor la no­ve­la HHhH, de Lau­rent Bi­net, pre­mio Gon­court 2010, co­mo ba­se pa­ra su guion. Aque­lla se cen­tra­ba más en los pre­pa­ra­ti­vos del aten­ta­do con­tra el je­rar­ca Rein­hard Heidrych —es­pe­cie de go­ber­na­dor de Che­cos­lo­va­quia y hom­bre de con­fian­za de Hitler y Himm­ler—, en ju­nio de 1942, por par­te de los sar­gen­tos che­cos Jo­zef Gab­cik y Jan Ku­bis, en­tre­na­dos en Gran Bre­ta­ña. Por su par­te, El

hom­bre del co­ra­zón de hie­rro fi­ja­ba más su aten­ción en el ob­je­ti­vo a ba­tir, in­clu­yen­do as­pec­tos vin­cu­la­dos a su pa­sa­do de ofi­cial de­gra­da­do y su pos­te­rior ma­tri­mo­nio con una mi­li­tan­te na­zi que le lle­va­rá al par­ti­do, ade­más de su des­pia­da­do pro­ce­der en la Ges­ta­po, ins­ti­ga­dor in­te­lec­tual de la lla­ma­da So­lu­ción Fi­nal —léa­se, ex­ter­mi­nio del pue­blo ju­dío—, lo que le val­drían el du­do­so apo­do de el car­ni­ce­ro de Pra­ga.

Aque­llos es­pec­ta­do­res pues­tos en his­to­ria del si­glo XX, sa- brán del per­so­na­je y de sus des­ma­nes, con lo cual la pe­lí­cu­la lu­ce dos vec­to­res ad­ver­sos pa­ra la ta­qui­lla: ser de épo­ca e ir di­ri­gi­da a un tar­get adul­to, am­bos ac­tual­men­te re­fu­gia­dos en la te­le­vi­sión. Qui­zá por eso, su ho­nes­ti­dad es­tá fue­ra de du­da y su re­so­lu­ción, im­pe­ca­ble en cuan­to a ar­te y re­crea­ción. Pe­ro su co­guio­nis­ta y di­rec­tor, Cé­dric Ji­me­nez (1976), op­ta por dos fil­mes en uno sin re­don­dear la fae­na. Arran­ca de una ma­ne­ra in­só­li­ta en cuan­to al uso de la cá­ma­ra —co­mo un chu­te a lo Ma­lick— pa­ra in­tro­du­cir­nos en el pa­sa­do de Heidrych, en un re­tra­to bas­tan­te lo­gra­do que nos an­ti­ci­pa el fa­ná­ti­co que años des­pués lu­ci­rá su im­pe­ca­ble uni­for­me de las SS. La se­gun­da par­te trans­cu­rre ya en Pra­ga, con su ob­se­sión por bri­llar an­te Ber­lín y sin tem­blar­le el pul­so ani­qui­la­dor. Pe­ro al tiem­po de­be­rá dar ca­bi­da a los pre­pa­ra­ti­vos del aten­ta­do. Las ob­vie­da­des se en­ca­de­nan, la emo­ción ra­ca­nea e in­clu­so las es­pe­luz­nan­tes eje­cu­cio­nes en ma­sa se man­tie­nen dis­tan­tes. Sin du­da, sir­ve pa­ra ha­cer me­mo­ria, pe­ro no de­ja im­pron­ta. Y aun­que Ja­son Clar­ke da bien el pe­go, en na­da se pa­re­ce al per­so­na­je ori­gi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.