Pa­zo das Pom­bas, el mu­seo ro­mán­ti­co que lan­gui­de­ce a la es­pe­ra de un per­mi­so

Adol­fo de Abel se que­ja de las di­fi­cul­ta­des bu­ro­crá­ti­cas pa­ra al­go «bo pa­ra a ci­da­de»

La Voz de Galicia (Lugo) - - La Voz de Lugo - EN­RI­QUE G. SOU­TO

La jun­ta de go­bierno del Con­ce­llo dio cuen­ta en su se­sión de ayer de que es fir­me la sen­ten­cia del TSXG que des­es­ti­ma el re­cur­so de la so­cie­dad mer­can­til Stell­gus S.L. con­tra la de­ne­ga­ción del ini­cio de ac­ti­vi­dad, y con­si­guien­te de­ne­ga­ción de la li­cen­cia de aper­tu­ra del mu­seo y sa­la de ex­po­si­cio­nes con ca­fe­te­ría en la ca­sa nú­me­ro 9 de la Rúa do Mi­ño, es de­cir, del Pa­zo das Pom­bas. El pro­mo­tor de es­ta ini­cia­ti­va, Adol­fo de Abel Vi­le­la, aún es­tá per­ple­jo an­te las di­fi­cul­ta­des que en­con­tró en el Con­ce­llo, re­ma­ta­das en la ci­ta­da sen­ten­cia del TSXG, que re­vo­ca otra del Con­ten­cio­so fa­vo­ra­ble a sus in­tere­ses. «Que­re un fa­cer al­go bo po­la ci­da­de e o úni­co que ato­pa son pro­ble­mas».

La de­ne­ga­ción de las li­cen­cias so­li­ci­ta­das se ba­sa en que la obra de la ca­sa no es­tá com­ple­ta, se­gún el pro­yec­to en fun­ción del cual fue con­ce­di­do el per­mi­so de obra. La li­cen­cia es pa­ra un to­do, ar­gu­men­ta el Con­ce­llo, y si no es­tá ple­na­men­te eje­cu­ta­do el pro­yec­to no se pue­de ex­pe­dir el per­mi­so de pri­me­ra ocu­pa­ción. Ade­más, sos­tie­ne el Con­ce­llo, al que dio la ra­zón el TSXG, no ca­be con­ce­der li­cen­cia por se­pa­ra­do pa­ra la ca­fe­te­ría, en tan­to que se plan­teó vin­cu­la­da al mu­seo y sa­la de ex­po­si­cio­nes, que con­si­de­ra inaca­ba­dos; co­mo ca­fe­te­ría ais­la­da no se da­ría el per­mi­so, in­di­ca el Con­ce­llo, por es­tar en zo­na sa­tu­ra­da, a efec­tos de la or­de­nan­za de rui­dos, pen­dien­te de re­for­ma (de­bi­do a ella se die­ron los pro­ble­mas con el fe­rial de San Froi­lán) des­de ha­ce años.

Así las co­sas, el mu­seo que Lu­go de­bía de te­ner ya en el nú­me­ro 9 de la Rúa do Mi­ño no pue­de abrir­se al pú­bli­co. La pro­pia ca­fe­te­ría for­ma par­te del mu­seo, pues allí se ex­po­nen res­tos de muy di­ver­so ti­po y va­ria­das pie­zas. El ob­je­ti­vo, bá­si­ca­men­te, era la cons­ti­tu­ción de un mu­seo ro­mán­ti­co, co­mo el que ya tie­nen al­gu­nas ciu­da­des (in­clui­da la ca­pi­tal de Es­pa­ña), con no­ta­ble éxi­to de pú­bli­co.

Adol­fo de Abel in­di­ca al­gu­nas cues­tio­nes que le re­sul­tan lla­ma­ti­vas. La Rúa da Cruz no se con­si­de­ra zo­na sa­tu­ra­da, se­ña­la, pe­ro sí la zo­na en la que se en­cuen­tra es­ta ca­sa. Lo que real­men­te pro­du­ce rui­do —des­ta­ca Adol­fo Abel— no son los ba­res y res­tau­ran­tes, sino los pub. Igual­men­te, el co­no­ci­do his­to­ria­dor lu­cen­se in­di­ca que el Con­ce­llo tar­dó ca­si tres años en con­ce­der la li­cen­cia de obras, con lo cual se vie­ron afec­ta­dos por la cri­sis.

ÓS­CAR CE­LA

La ex­po­si­ción-ca­fe­te­ría fue pre­sen­ta­da en sep­tiem­bre de 2012.

ÓS­CAR CE­LA

Dos as­pec­tos de la ex­po­si­ción en la plan­ta ba­ja de la ca­sa Rúa do Mi­ño, 9.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.