El re­fe­ren­do del ha­ta­jo de co­bar­des

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN -

A CONTRACORRIENTE GON­ZA­LO BAREÑO

Co­mo era de es­pe­rar, a me­di­da que se acer­ca el mo­men­to de la ver­dad to­da esa tra­ge­dia y esa épi­ca de car­tón pie­dra so­bre las que el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán ha cons­trui­do su pro­cés ha de­ge­ne­ra­do en co­me­dia de en­re­do y has­ta en ópera bu­fa. A le­van­tar los cua­tro de­di­tos con gesto so­lem­ne, a ame­na­zar des­de el es­ca­ño al Es­ta­do que les pa­ga la nó­mi­na, a ins­tar a ciu­da­da­nos y fun­cio­na­rios a pi­so­tear la Cons­ti­tu­ción, y a sa­car de la vi­tri­na el boli Inox­crom pa­ra fir­mar de­cre­tos ile­ga­les con ca­ra de es­tar ru­bri­can­do la li­be­ra­ción de Pa­rís se apun­ta­ban to­dos. Tor­tas ha­bía pa­ra sa­lir en las fo­tos. To­dos a una. Pe­ro ha bas­ta­do, ¡ay!, que el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, el vi­ce­pre­si­den­te, Oriol Jun­que­ras, y el res­to de con­se­je­ros vean se­ria­men­te ame­na­za­da su cuen­ta co­rrien­te si lle­van su far­sa has­ta el fi­nal, pa­ra que co­mien­ce el sál­ve­se quien pue­da y el pío, pío que yo no he si­do.

Si no fue­ra por el enor­me da­ño que han pro­vo­ca­do a los ca­ta­la­nes y a la so­cie­dad es­pa­ño­la en su con­jun­to, se­ría de car­ca­ja­da asis­tir, co­mo es­ta­mos asis­tien­do a dos me­ses y me­dio de ese fan­tas­ma­gó­ri­co re­fe­ren­do, a ese jue­go que no se sa­be si es el de las si­llas o el de po­ner­le el cas­ca­bel al ga­to, pa­ra de­ci­dir quién se co­me el ma­rrón de ape­chu­gar con las con­se­cuen­cias ju­rí­di­cas y eco­nó­mi­cas de con­vo­car y or­ga­ni­zar una con­sul­ta que to­dos ellos sa­ben ile­gal e irrea­li­za­ble. Puig­de­mont ha tar­da­do tiem­po, pe­ro por fin pa­re­ce ha­ber com­pren­di­do que ese se­ñor que se si­túa siem­pre un pa­so por de­trás de él en las fo­tos, y que de­cla­ma siem­pre las ma­yo­res bar­ba­ri­da­des con gesto de no ha­ber ro­to un pla­to, es­tá en reali­dad ha­cién­do­le la ca­ma sin com­pro­me­ter­se con na­da, a la es­pe­ra de ba­rrer­le en las pró­xi­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. Al­go que ha lle­va­do in­clu­so a que Fran­cesc Homs, que has­ta ha­ce po­co re­pre­sen­ta­ba en Ma­drid el dan­dis­mo in­de­pen­den­tis­ta, ad­vier­ta de que es­tá «has­ta los hue­vos» de que su par­ti­do, el PDeCAT, se lle­ve to­das las tor­tas y le lim­pien la car­te­ra, mien­tras ERC se va de ro­si­tas y po­ne a sal­vo su zu­rrón.

Así que, co­mo buen hom­bre de ne­go­cios, Puig­de­mont va y nos di­ce aho­ra que le ce­de a Jun­que­ras el gran ho­nor de coor­di­nar en ex­clu­si­va el re­fe­ren­do, que es al­go así co­mo pa­sar­le a al­guien la pis­to­la humean­te des­pués ha­ber apre­ta­do el ga­ti­llo. Pe­ro va a ser que no, por­que el pro­fe­sor Jun­que­ras, que se­rá osa­do, pe­ro no ton­to, le res­pon­de que no­nes. Que mu­chas gra­cias, pe­ro que él no tie­ne vo­ca­ción de «Sant Pro­cés» —li­te­ral­men­te—. Que o po­nen to­dos la ca­ra y la car­te­ra, o que él se da el pa­se ne­gro. Que hay que «co­lec­ti­vi­zar la res­pon­sa­bi­li­dad». Es de­cir, pa­gar a es­co­te la fac­tu­ra cuan­do to­que. Y cla­ro, cua­do les pro­po­nen sol­tar la mos­ca a os­cu­ros con­se­je­ros que ni si­quie­ra sa­len en las fo­tos, es­tos di­cen que no. Que es que sa­le ca­ro. Y que una co­sa es ser un buen ca­ta­lán, y otra pa­gar de su bol­si­llo el fies­tón in­de­pen­den­tis­ta.

Cons­truir una na­ción so­bre un sin­fín de men­ti­ras y pi­so­tean­do la ley es al­go cier­ta­men­te muy com­pli­ca­do. Pe­ro ha­cer­lo ba­jo el li­de­raz­go de un ha­ta­jo de co­bar­des es sen­ci­lla­men­te im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.