Desa­rro­llo vir­tuo­so

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - MA­NUEL BLAN­CO DESAR Eco­no­mis­ta y ex­per­to en de­mo­gra­fía

Sa­be­mos que ca­da cier­to tiem­po ha ha­bi­do una cri­sis. No ha­ce fal­ta ser eco­no­mis­ta, bas­ta con re­pa­sar la his­to­ria re­cien­te. Pe­ro, ade­más, en el ca­so de Es­pa­ña, sa­be­mos que ca­da nue­va cri­sis nos dis­pa­ra a una ta­sa de pa­ro su­pe­rior a la de los pi­cos al­can­za­dos en las pre­ce­den­tes des­de 1980. Es­to no su­ce­de en gran par­te de los paí­ses eu­ro­peos, y des­de lue­go no con tan­ta vi­ru­len­cia. ¿En­ton­ces?

A cual­quier cha­val se le pre­gun­ta qué quie­re ser de ma­yor. Sin em­bar­go, nues­tro país no sa­be qué quie­re ser pa­ra la si­guien­te ge­ne­ra­ción, a 30 años vis­ta. Nues­tra po­lí­ti­ca siem­pre es ir ti­ran­do. Flo­tar sin rum­bo. ¿Qué pen­sa­ría­mos de un jo­ven que nos di­je­se que lo que quie­re es ver qué sa­le? Des­de lue­go que cual­quie­ra pue­de errar, por mu­cha vo­lun­tad que ten­ga. Na­die con­tro­la el azar, ni to­dos los pa­rá­me­tros que in­flu­yen en nues­tra vi­da, pe­ro quien tie­ne un plan al me­nos se ha­brá es­for­za­do y po­drá re­for­mar­lo con la de­bi­da re­si­lien­cia.

Pa­ra la pró­xi­ma cri­sis po­dre­mos pul­ve­ri­zar el ré­cord de pa­ro de la pre­ce­den­te, a me­nos que cons­ta­te­mos que pa­de­ce­mos una se­rie de pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les y en­dó­ge­nos pa­ra, in­me­dia­ta­men­te, po­ner­les re­me­dio con te­són y per­se­ve­ran­cia. Ha­ce po­co, el pre­si­den­te ar­gen­tino se en­tre­vis­tó con el em­pe­ra­dor ni­pón. El ar­gen­tino con­tó que el ja­po­nés se ha­bía que­da­do muy sor­pren­di­do de que Ar­gen­ti­na fue­se tan po­bre. «Ellos tie­nen una is­li­ta, 70 % ro­ca, 120 mi­llo­nes de per­so­nas y son una po­ten­cia mun­dial. ¿Có­mo no­so­tros po­de­mos te­ner un 30 % de po­bre­za sien­do uno de los sie­te paí­ses más gran­des del mun­do, con re­cur­sos de to­do ti­po y con so­la­men­te 40 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes? No en­tien­den. Na­die en­tien­de», re­su­mió Ma­cri. Al­go pa­re­ci­do po­dría pre­gun­tar­se Es­pa­ña res­pec­to de Aus­tria o in­clu­so de Fran­cia. Aquí to­do lo que­re­mos arre­glar con po­li­ti­que­rías a cor­to pla­zo o re­par­tir la es­ca­sez. Ca­da ban­do as­pi­ra a con­tro­lar lo que que­de del desas­tre y a co­lo­car a su mes­na­da. Des­de el po­llo de An­te­que­ra, Ro­me­ro Ro­ble­do, po­co he­mos avan­za­do. Ro­ble­do era un ca­ci­que de ca­ci­ques al ser­vi­cio de Cá­no­vas. «Co­ló­ca­nos a toos», era el gri­to de gue­rra en los mí­ti­nes de la épo­ca. Y ahí se­gui­mos, a gran­des ras­gos. Que­ri­do país sin re­la­to, país sin am­bi­ción, país al pai­ro don­de pro­li­fe­ran los egoís­mos lo­ca­les y can­to­na­les, a fal­ta de un pro­yec­to al ser­vi­cio de la per­ma­nen­te pros­pe­ri­dad y la fra­ter­ni­dad. ¿No ha­brá na­die que se pre­gun­te qué hi­cie­ron los que es­ta­ban por de­trás y nos han ade­lan­ta­do? Las na­cio­nes ri­cas en re­cur­sos terminan en la mi­se­ria a cau­sa de su pé­si­ma go­ber­nan­za. Las me­nes­te­ro­sas con de­ter­mi­na­ción fo­men­tan la ex­ce­len­cia cien­tí­fi­ca no en­do­gá­mi­ca, la for­ma­ción téc­ni­ca allí don­de me­jor se im­par­ta, la rein­ver­sión pro­duc­ti­va. Más de un mi­llón de po­bres sue­cos se asen­ta­ron en Es­ta­dos Uni­dos ha­cia fi­na­les del XIX. La ca­tó­li­ca y ru­ral Ba­vie­ra, in­clu­so Ir­lan­da a su es­ti­lo, die­ron sal­tos de gi­gan­te en ape­nas una ge­ne­ra­ción. Co­rea del Sur y Ja­pón igual. El cre­ci­mien­to fi­nan­cia la so­li­da­ri­dad. La rue­da es­tá in­ven­ta­da. Co­pié­mos­la.

BOUZA ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.