Ca­pri­les evi­ta pug­nar por aho­ra con Leo­pol­do Ló­pez pa­ra man­te­ner la uni­dad de la opo­si­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - INTERNACIONAL -

La de­ci­sión de Ni­co­lás Ma­du­ro de au­to­ri­zar la ex­car­ce­la­ción de Leo­pol­do Ló­pez tras más de tres años en la pri­sión mi­li­tar de Ra­mo Ver­de tam­bién afec­ta a los equi­li­brios in­ter­nos de la frag­men­ta­da opo­si­ción al ré­gi­men cha­vis­ta.

¿Es un pro­ble­ma pa­ra los opo­si­to­res la li­be­ra­ción de Leo­pol­do Ló­pez?

En prin­ci­pio no, aun­que las re­la­cio­nes en­tre Vo­lun­tad Po­pu­lar (par­ti­do de Ló­pez) y el res­to de la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD) siem­pre han si­do ten­sas. Ló­pez es el po­lí­ti­co me­jor va­lo­ra­do de la opo­si­ción y se­gún una en­cues­ta re­cien­te, VP es el par­ti­do más im­por­tan­te del país, in­clu­so por en­ci­ma del Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la (ter­ce­ro) y un po­co por en­ci­ma de Pri­me­ro Jus­ti­cia (se­gun­do). VP y PJ prác­ti­ca­men­te di­ri­gen la opo­si­ción más du­ra al Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro.

¿Có­mo son las re­la­cio­nes en­tre Ca­pri­les y Ló­pez?

Las re­la­cio­nes en­tre Hen­ri­que Ca­pri­les y Ló­pez han si­do his­tó­ri­ca­men­te di­fí­ci­les, así co­mo las de Ló­pez con el res­to de la opo­si­ción. El go­ber­na­dor de Miranda ha man­te­ni­do una dis­cre­ta dis­tan­cia con Ló­pez du­ran­te el cau­ti­ve­rio de es­te úl­ti­mo, aun­que ha re­co­no­ci­do que han sos­te­ni­do con­tac­tos a tra­vés de in­ter­lo­cu­to­res. Ca­pri­les es el otro po­lí­ti­co me­jor va­lo­ra­do del país y ayer ad­vir­tió al Go­bierno de que «con­mi­go que no cuen­te pa­ra di­vi­dir a la opo­si­ción», en ob­via re­fe­ren­cia a es­tas di­fe­ren­cias, ai­rea­das en los me­dios.

¿Qué pa­sa con el res­to de opo­si­to­res que si­guen en pri­sión?

En Ve­ne­zue­la hay 431 pre­sos po­lí­ti­cos, en­tre ellos va­rios de al­to ran­go, co­mo el al­cal­de de Ca­ra­cas, An­to­nio Le­dez­ma, el dipu­tado su­plen­te Gil­bert Ca­ro, o el dipu­tado re­gio­nal Wil­mer Azua­je. Por los mo­men­tos, na­da in­di­ca que va­yan a ser li­be­ra­dos a cor­to pla­zo por el ré­gi­men de Ma­du­ro.

¿Es­tá to­tal­men­te des­car­ta­da una nue­va fa­se de ne­go­cia­ción?

De he­cho, no. Los po­de­res in­ter­na­cio­na­les es­tán lla­man­do a Ma­du­ro a que sus­pen­da la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, res­pe­te al Par­la­men­to y a la Fis­ca­lía y li­be­re a los pre­sos po­lí­ti­cos pa­ra po­der re­to­mar ne­go­cia­cio­nes di­ri­gi­das por el Va­ti­cano. Sin em­bar­go, Ma­du­ro ha in­cum­pli­do to­das sus pro­me­sas y con es­to ha exas­pe­ra­do a la San­ta Se­de. La opo­si­ción no quie­re aflo­jar la pre­sión a tra­vés de la mo­vi­li­za­ción ca­lle­je­ra y el res­pal­do de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal aho­ra que lo tie­ne con­tra las cuer­das.

¿Có­mo pue­de afec­tar al re­fe­ren­do del do­min­go la ex­car­ce­la­ción de Ló­pez?

Las con­di­cio­nes de arres­to do­mi­ci­lia­rio de Leo­pol­do Ló­pez han sor­pren­di­do por su la­xi­tud com­pa­ra­das con las de otros pre­sos po­lí­ti­cos con­fi­na­dos en sus ho­ga­res. Pue­de re­ci­bir vi­si­tas y de­cla­rar so­bre te­mas no re­la­cio­na­dos con su ca­so. Se di­ce que es­ta pos­tu­ra fue de­ci­di­da fue­ra de Ve­ne­zue­la y que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal re­co­no­ce a Ló­pez co­mo lí­der opo­si­tor pa­ra una even­tual tran­si­ción, por lo cual el re­fe­ren­do no ten­dría nin­gún efec­to so­bre el di­ri­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.