Lu­la da Sil­va, con­de­na­do a nue­ve años de cár­cel en una de sus cau­sas por co­rrup­ción

El en­torno del lí­der del PT in­sis­te en su inocen­cia y en que se pre­sen­ta­rá a las elec­cio­nes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Las Notas De Corte Para Acceder A Ellas Han Pasado - FRAN­CIS­CO ESPIÑEIRA RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

El trí­plex de Gua­ru­já (a po­cos ki­ló­me­tros del co­ra­zón de su que­ri­do Sao Pau­lo) en el que Lu­la da Sil­va pen­sa­ba dis­fru­tar de sus días de ju­bi­la­do pue­de en­te­rrar sus op­cio­nes de vol­ver a la pri­me­ra lí­nea po­lí­ti­ca. Ayer, el juez Ser­gio Mo­ro con­de­nó al ex­pre­si­den­te bra­si­le­ño a nue­ve años y seis me­ses de cár­cel por los de­li­tos de co­rrup­ción y la­va­do de di­ne­ro. Un ma­za­zo pa­ra el his­tó­ri­co sin­di­ca­lis­ta que no ha pa­ra­do de pro­cla­mar su inocen­cia des­de que se ini­ció su cal­va­rio ju­di­cial y que atri­bu­yó to­das las acu­sa­cio­nes so­bre su fi­gu­ra al in­ten­to de des­pres­ti­giar­le pa­ra fre­nar su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial.

Lu­la ha­bía si­do ab­suel­to ape­nas unas ho­ras an­tes en otro de­li­to, en es­te ca­so de obs­truc­ción a la jus­ti­cia por ocul­tar prue­bas so­bre su su­pues­ta co­rrup­ción. Pe­ro el au­to de su sen­ten­cia de ayer no de­ja lu­gar a du­das: Lu­la es cul­pa­ble de co­rrup­ción pa­si­va por ha­ber re­ci­bi­do al­go más de 1,1 mi­llo­nes de eu­ros en so­bor­nos pro­ce­den­tes de la cons­truc­to­ra OAS —que re­for­mó su lu­jo­so apar­ta­men­to en pri­me­ra lí­nea de pla­ya— y la pe­tro­le­ra es­ta­tal Pe­tro­bras, en el ojo del hu­ra­cán por su im­pli­ca­ción en nu­me­ro­sas tra­mas de­lic­ti­vas con los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes del país.

El juez con­si­de­ra pro­ba­do que, aun­que el trí­plex de Gua­ru­já fi­gu­ra ins­cri­to a nom­bre de la cons­truc­to­ra OAS, es en reali­dad pro­pie­dad de Lu­la da Sil­va co­mo pa­go a las ad­ju­di­ca­cio­nes otor­ga­das a la em­pre­sa du­ran­te su eta­pa co­mo pre­si­den­te de Bra­sil.

Sin cár­cel, por aho­ra

Pe­se a que la con­de­na es de nue­ve años y seis me­ses de cár­cel, Lu­la da Sil­va po­drá es­qui­var la en­tra­da en­tre re­jas por tiem­po in­de­fi­ni­do, has­ta que la sen­ten­cia sea con­fir­ma­da por un tri­bu­nal de se­gun­da ins­tan­cia. «En­car­ce- lar a un ex­pre­si­den­te pue­de oca­sio­nar cier­tos trau­mas y la pru­den­cia acon­se­ja aguar­dar», di­jo el juez Ser­gio Mo­ro pa­ra jus­ti­fi­car la per­ma­nen­cia en li­ber­tad del ex­man­da­ta­rio.

El en­torno del icono de la iz­quier­da sin­di­ca­lis­ta dio por he­cho ayer la pre­sen­ta­ción del re­cur­so e in­sis­tió en la teo­ría del aco­so po­lí­ti­co que in­ten­ta fre­nar a Lu­la da Sil­va en su ca­rre­ra elec­to­ral de ca­ra a los co­mi­cios pre­si­den­cia­les del 2018.

El lí­der del Par­ti­do dos Tra­bal­ha­do­res es el po­lí­ti­co más va­lo­ra­do del país, su­mi­do en una pro­fun­da cri­sis ins­ti­tu­cio­nal des­de que su su­ce­so­ra, Dil­ma Rous­seff, fue­ra des­ti­tui­da de su car­go acu­sa­da de di­ver­sas irre­gu­la­ri­da­des y con el ac­tual pre­si­den­te, Mi­chel Te­mer, aco­sa­do por las sos­pe­chas de co­rrup­ción y sin po­si­bi­li­dad al­gu­na de op­tar a la re­elec­ción.

Ca­sos pen­dien­tes

Lu­la es el pri­mer ex­pre­si­den­te con­de­na­do y tie­ne ade­más pen­dien­tes otras cin­co cau­sas ju­di­cia­les re­la­cio­na­das con el ca­so Pe­tro­bras. Y la som­bra de su im­pli­ca­ción en el otro gran ca­so que sa­cu­de la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña, el de la cons­truc­to­ra Ode­brecht, es­tá pre­sen­te en otros seis pro­ce­sos, se­gún las de­la­cio­nes efec­tua­das por di­ver­sos di­rec­ti­vos de la com­pa­ñía y que es­tán en fa­se de com­pro­ba­ción por par­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo bra­si­le­ño den­tro de la ope­ra­ción La­va Ja­to.

So­lo la ra­ti­fi­ca­ción de una con­de­na en el tri­bu­nal de se­gun­da ins­tan­cia le im­pe­di­ría a Lu­la cum­plir con su ame­na­za de vol­ver a op­tar a la pre­si­den­cia del país. Pa­ra ese fa­llo no hay ca­len­da­rio pre­vis­to. Si la re­so­lu­ción lle­ga an­tes de los co­mi­cios, el sue­ño de re­tor­nar a Bra­si­lia con to­dos los ho­no­res se es­fu­ma­ría.

Ayer, tan­to el dó­lar co­mo la bol­sa re­gis­tra­ron al­zas no­ta­bles na­da más co­no­cer­se la sen­ten­cia en pri­me­ra ins­tan­cia.

UESLEI MAR­CE­LINO REU­TERS

Lu­la tie­ne pen­dien­tes cin­co cau­sas ju­di­cia­les y su nom­bre apa­re­ce en seis más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.