Los con­tra­tos in­tere­sa­ron a más empresas y se re­sol­ve­rán en sie­te días

La Ad­mi­nis­tra­ción quie­re que ca­da com­pa­ñía ten­ga al me­nos dos se­ma­nas pa­ra or­ga­ni­zar sus nue­vas ru­tas

La Voz de Galicia (Lugo) - - | | | 3 A Fondo La Administración Quiere Que Cada - J. CAPEÁNS

El plan de trans­por­te de Ga­li­cia ha apar­ca­do pro­vi­sio­nal­men­te el con­flic­to a tres ban­das, pe­ro nin­guno de los pro­ta­go­nis­tas pue­de me­ter las ma­nos en los bol­si­llos por­que tie­nen mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te y muy po­co tiem­po.

LA XUN­TA Pla­zos cor­tos.

Sol­ven­ta­da la cri­sis de la huel­ga in­de­fi­ni­da y con los acuer­dos fir­ma­dos, la pre­sión po­lí­ti­ca se re­du­ce no­ta­ble­men­te en San Cae­tano, don­de que­da mu­cho que tri­llar. Con mu­cho apu­ro, el equi­po de In­fraes­tru­tu­ras lo­gró ayer col­gar en su web los de­ta­lles de los con­tra­tos, por los que es­pe­ra­ban los em­pre­sa­rios. Si en el pri­mer pla­zo 72 empresas mos­tra­ron in­te­rés por los 41 en li­za, en las úl­ti­mas ho­ras se su­ma­ron nue­vas com­pa­ñías que as­pi­ran a al­gu­na con­ce­sión. Hoy mis­mo la Xun­ta co­men­za­rá a trans­mi­tir las in­vi­ta­cio­nes for­ma­les pa­ra que pue­dan pre­sen­tar una ofer­ta en la que, ad­vier­ten, la par­te eco­nó­mi­ca no se­rá lo más de­ter­mi­nan­te, y sí la ca­li­dad y la se­gu­ri­dad del ser­vi­cio. El mar­gen pa­ra pre­sen­tar can­di­da­tu­ras a uno o más con­tra­tos ten­drá un má­xi­mo de cin­co días, así que a me­dia­dos de la pró­xi­ma se­ma­na la Ad­mi­nis­tra­ción con­fía en te­ner to­dos los pa­que­tes pre­pa­ra­dos pa­ra ana­li­zar­los. A par­tir de ese mo­men­to, los téc­ni­cos de In­fraes­tru­tu­ras creen que pue­den ha­cer la elec­ción de­fi­ni­ti­va en 48 ho­ras, lo que lle­va­ría a ago­tar prác­ti­ca­men­te la se­ma­na. Las empresas que re­sul­ten ad­ju­di­ca­ta­rias ten­drán unos quin­ce días pa­ra or­ga­ni­zar su lo­gís­ti­ca y ofre­cer el ser­vi­cio pac­ta­do el 8 de agosto. Pa­ra ello, po­drán pro­mo­ver unio­nes tem­po­ra­les con otras com­pa­ñías, y ten­drán que afi­nar en la ela­bo­ra­ción de las plan­ti­llas de tra­ba­ja­do­res.

LAS EMPRESAS Con va­rios fren­tes.

La pa­tro­nal ten­drá el mes de ju­lio más com­pli­ca­do en lo que a acu­mu­la­ción de tra­ba­jo se re­fie­re. Tie­ne por de­lan­te el re­to de ha­cer­se con 41 con­tra­tos que su­man un vo­lu­men de ne­go­cio de unos 60 mi­llo­nes de eu­ros, de los que 40 los apor­ta la Xun­ta por­que se co­rres­pon­den con el trans­por­te es­co­lar. Ha­brá de­cep­cio­nes, so­bre to­do en­tre los gran­des, por­que aun­que re­ci­ban in­vi­ta­cio­nes pa­ra as­pi­rar a con­tra­tos, al fi­nal no po­drán re­ci­bir más del 25 % de las ad­ju­di­ca­cio­nes, pa­ra cum­plir la cláu­su­la con la que la Xun­ta ha que­ri­do blin­dar el fu­tu­ro de las empresas me­dia­nas y fa­mi­lia­res. Por su­pues­to, ten­drán que li­diar con los tra­ba­ja­do­res, que quie­ren me­jo­res con­ve­nios y subidas sa­la­ria­les. Y des­pués es­tá el fren­te de la Xun­ta, que es el más aban­do­na­do y com­ple­jo pe­ro que ya no es tan de­ci­si­vo. Tras ca­si un mes en el que ape­nas con­si­guie­ron tra­tar nin­gún asun­to con­cre­to, aho­ra in­ten­ta­rá me­jo­rar al­gu­nas con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas pa­ra ha­cer fren­te a las nue­vas ru­tas.

LOS TRA­BA­JA­DO­RES Cua­tro me­sas y di­vi­di­dos.

Es sin du­da la par­te que ha vi­vi­do con más in­ten­si­dad las úl­ti­mas se­ma­nas. Los es­fuer­zos pa­ra sa­car ade­lan­te acuer­dos con la Xun­ta y con la pa­tro­nal han si­do evi­den­tes y re­co­no­ci­dos, y a esas ne­go­cia­cio­nes de ho­ras acu­mu­la­das de­ben su­mar sus pro­pias di­ná­mi­cas in­ter­nas, que les lle­van a con­sul­tar en asam­blea prác­ti­ca­men­te ca­da pa­so que dan, in­de­pen­dien­te­men­te de cuál sea su sen­ti­do. Aho­ra se po­drán cen­trar en su es­pe­cia­li­dad, que es la de la re­so­lu­ción de asun­tos co­mo las subidas sa­la­ria­les, pa­ra las que han arran­ca­do una ba­se de par­ti­da del 2 % que con­si­de­ran sa­tis­fac­to­ria. Sin em­bar­go, ten­drán más de un enemi­go: el pri­me­ro se­rá la in­cer­ti­dum­bre la­bo­ral, que jue­ga en su con­tra, por­que una co­sa es ver plas­ma­do un acuer­do mar­co con la Xun­ta y otra muy dis­tin­ta es sa­ber que en cues­tión de días pue­den aca­bar en una u otra em­pre­sa, am­pa­ra­dos por con­ce­sio­nes cu­ya ren­ta­bi­li­dad no es­tá ga­ran­ti­za­da, ya no por­que la Xun­ta ha­ya si­do ci­ca­te­ra, sino por­que son ru­tas y ex­plo­ta­cio­nes des­co­no­ci­das. Ade­más, afron­tan es­tas se­ma­nas con una frac­tu­ra que pue­de aflo­rar de nue­vo en­tre CC. OO. y UGT, que vie­ron col­ma­das sus as­pi­ra­cio­nes con la Ad­mi­nis­tra­ción, y la CIG, par­cial­men­te des­mar­ca­das. Esas desave­nen­cias no han si­do pun­tua­les, sino que fue­ron re­cu­rren­tes du­ran­te las ne­go­cia­cio­nes a dos y a tres ban­das, cues­tión que ra­len­ti­zó por mo­men­tos el avan­ce de ca­da pun­to abor­da­do. Y tam­bién ha­brá un cam­bio de in­ter­lo­cu­to­res. Los re­pre­sen­tan­tes a ni­vel de Ga­li­cia da­rán un pa­so atrás pa­ra ce­der las rien­das a los lí­de­res sin­di­ca­les que asu­men las ne­go­cia­cio­nes en ca­da pro­vin­cia. Los con­tac­tos con las empresas —al me­nos tres— se­rán tu­te­la­dos por las di­rec­cio­nes ga­lle­gas, pe­ro a na­die se le es­ca­pa que ca­da pro­vin­cia ten­drá su pro­pia ve­lo­ci­dad. A Co­ru­ña y Pontevedra, con con­tra­tos más ju­go­sos, tie­nen un mar­gen ma­yor. Los pro­ble­mas, de aflo­rar, po­drían dar­se en Lu­go y Ou­ren­se, don­de se cen­tran las du­das de un plan que ya es im­pa­ra­ble.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.