Po­de­mos da la es­pal­da a En Ma­rea y anun­cia que no acu­di­rá a su asam­blea

Di­ce que no di­lui­rá sus si­glas y su pro­yec­to en la con­so­li­da­ción de otro par­ti­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - | | | 5 Galicia - MA­RIO BERAMENDI

Fue­ron los úl­ti­mos en su­mar­se al pro­yec­to de la ma­rea en vís­pe­ras de las pa­sa­das elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. Y lo hi­cie­ron por­que una ma­yo­ría aplas­tan­te de sus ins­cri­tos, un 75 %, ha­bían apos­ta­do por con­cu­rrir a los co­mi­cios con otras fuer­zas del cam­bio. Pe­ro la cú­pu­la de Po­de­mos Ga­li­cia, con Car­men San­tos y su equi­po al fren­te, siem­pre se mos­tró rea­cia a di­luir su mar­ca en otra ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca. Al fi­nal, en­tra­ron el úl­ti­mo día, ca­si cuan­do so­na­ba la bo­ci­na. En los días pre­vios la for­ma­ción mo­ra­da ha­bía vi­vi­do una pro­fun­da cri­sis interna. De un la­do, Car­men San­tos y los su­yos, y de otro, An­tón Gómez Reino y su equi­po, par­ti­da­rio de su­mar­se a En Ma­rea sin di­la­cio­nes.

Aquel debate, aque­lla con­tra­dic­ción, ha vuel­to a aflo­rar un año des­pués. Y lo ha he­cho aho­ra, en la vís­pe­ra del se­gun­do ple­na­rio de En Ma­rea. Po­de­mos Ga­li­cia emi­tió ayer un co­mu­ni­ca­do ofi­cial en el que anun­cia que no acu­di­rá a él y en el que de­ta­lla, ade­más, que no lo ha­rá pa­ra no par­ti­ci­par en la con­so­li­da­ción del lla­ma­do par­ti­do po­lí­ti­co ins­tru­men­tal. Di­cho de otra for­ma: Po­de­mos no es­tá dis­pues­to a re­nun­ciar a su mar­ca en Ga­li­cia.

Ha­brá que ver cuá­les son las con­se­cuen­cias que tie­ne es­ta de­ci­sión en la es­ta­bi­li­dad fu­tu­ra del gru­po par­la­men­ta­rio, cuan­do ape­nas ha trans­cu­rri­do una cuar­ta par­te de la le­gis­la­tu­ra. Pa­ra el fu­tu­ro del pro­yec­to or­gá­ni­co es­to aña­de un ele­men­to de ten­sión a un ple­na­rio que ya ve­nía car­ga­do en los días pre­vios.

Se­gún ex­pli­ca de for­ma ofi­cial Po­de­mos Ga­li­cia, el mo­de­lo de uni­dad popular que se cons­tru­yó en la vís­pe­ra de las pa­sa­das elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas na­da tie­ne que ver, a su jui­cio, con la de­ri­va que ha adop­ta­do el lla­ma­do par­ti­do ins­tru­men­tal. «De to­dos nós é ben sa­bi­do que aque­la En Ma­rea, á que nos ad­he­ri­mos co­mo un es­pa­zo de uni­da­de de ads­cri­ción in­di­vi­dual que da­ba ca­bi­da a dis­tin­tas sen­si­bi­li­da­des pa­ra pre­sen­tar­nos ás elec­cións, con­ti­nuou a súa pro­pia fo­lla de ru­ta de ca­ra a cons­ti­tuír­se en par­ti­do, máis alá de fe­rra­men­ta pun­tual elec­to­ral e ins­ti­tu­cio­nal. Un pa­so qui­zá le­xí­ti­mo, pe­ro an­te o que nós sem­pre di­xe­mos que non nos di­lui­ría­mos», ase­gu­ra la for­ma­ción mo­ra­da en un co­mu­ni­ca­do en­via­do ayer.

Otras ten­sio­nes

A la de­ci­sión fir­me de Po­de­mos, ofi­cia­li­za­da a tra­vés de la no­ta en­via­da a los me­dios, se su­ma la es­tra­te­gia que ha lle­va­do Es­quer­da Uni­da, que em­pla­za a sus mi­li­tan­tes a par­ti­ci­par en el ple­na­rio de for­ma in­di­vi­dual, pe­ro no co­mo miem­bros de ese par­ti­do. Tan­to Po­de­mos co­mo Es­quer­da Uni­da son las dos fuer­zas que de­fien­den que los dipu­tados de Ma­drid no de­ben ren­dir cuen­tas en el ple­na­rio. Pri­me­ro, por­que no fue­ron avi­sa­dos de esa in­clu­sión en el or­den del día de la asam­blea. Y se­gun­do, por­que ase­gu­ran que ya in­for­man de su tra­ba­jo en reunio­nes con la ciu­da­da­nía, que es don­de es­tán sus vo­tan­tes. En cier­ta for­ma, com­par­ten con Po­de­mos una idea: la de En Ma­rea co­mo una he­rra­mien­ta es­tric­ta­men­te elec­to­ral.

Tan­to una fuer­za co­mo la otra for­man par­te del lla­ma­do sec­tor crítico, don­de tam­bién es­tá un sec­tor no me­nor de Ano­va y Ma­rea Atlán­ti­ca. A to­dos les une la de­fen­sa de en­ten­der el mo­men­to ac­tual más allá de Ga­li­cia. Eso, en lo teó­ri­co. En la reali­dad, les une tam­bién su crí­ti­ca a la ac­tual di­rec­ción, que no con­si­de­ran plu­ral, y tam­bién su re­cha­zo a que Luís Vi­lla­res sea el por­ta­voz úni­co de la or­ga­ni­za­ción; de he­cho, han pre­sen­ta­do una en­mien­da que se de­ba­ti­rá en el ple­na­rio pa­ra que la por­ta­vo­cía sea ro­ta­to­ria ca­da seis me­ses, y que se tur­nen dos mu­je­res y un hom­bre.

Tan­to es­ta en­mien­da co­mo el res­to han pa­sa­do el cor­te pa­ra la asam­blea, tal y co­mo avan­za­ron ayer en una com­pa­re­cen­cia Gon­za­lo Ro­drí­guez y Ana Sei­jas, que pre­sen­ta­ron el pro­gra­ma de la reunión. Al igual que Luís Vi­lla­res el día an­te­rior, am­bos in­sis­tie­ron en una idea: no ha­brá rup­tu­ra, en gran me­di­da, por­que las dis­tan­cia real en­tre las te­sis ofi­cia­les y las de los crí­ti­cos no es muy gran­de. «Xa te­mos ago­ra un por­ta­voz e dúas vi­ce­por­ta­vo­ces», apun­tó Sei­jas, a lo que se su­man, se­gún la di­rec­ción, los «vo­cei­ros e vi­ce­vo­cei­ros da Cá­ma­ra», lo que «amo­sa xa un­ha gran­de plu­ra­li­da­de». La gran di­fe­ren­cia en­tre el es­ta­do ac­tual y lo que plan­tean los crí­ti­cos es que el li­de­raz­go sea ro­ta­to­rio, co­sa que aho­ra no su­ce­de. De pros­pe­rar ese ob­je­ti­vo, al­go que no ocu­rrió en el an­te­rior ple­na­rio, Vi­lla­res ve­ría ero­sio­na­do su li­de­raz­go or­gá­ni­co.

La de­ci­sión de San­tos ame­na­za la es­ta­bi­li­dad del gru­po par­la­men­ta­rio

Los miem­bros de la coor­di­na­do­ra creen que no hay tan­ta dis­tan­cia con las te­sis de los crí­ti­cos

SAN­DRA ALON­SO

San­tos, No­rie­ga, Bei­ras, Vi­lla­res y Sán­chez ce­le­bran su re­sul­ta­do de las úl­ti­mas au­to­nó­mi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.