Co­mer­cio des­equi­li­bra­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - | | | 16 Opinión - AL­BINO PRA­DA

El mo­nu­men­tal su­pe­rá­vit co­mer­cial ale­mán, que ya ha­bía si­do unos de los fo­cos de aten­ción en la úl­ti­ma cum­bre del G7, tam­bién lo ha si­do en la del G20. An­te la per­ple­ji­dad de los in­ter­lo­cu­to­res ale­ma­nes, que no en­tien­den por qué se tie­ne que dis­cu­tir so­bre su éxi­to co­mer­cial.

Ya en el año 2013, el su­per­mi­nis­tro Wolf­gang Schäu­ble dio al en­ton­ces se­cre­ta­rio del Te­so­ro de los Es­ta­dos Uni­dos es­ta con­tes­ta­ción so­bre di­cho asun­to: «En Ale­ma­nia no hay des­equi­li­brios que ne­ce­si­ten co­rre­gir­se. Más bien al con­tra­rio, la in­no­va­do­ra eco­no­mía ale­ma­na con­tri­bu­ye sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al cre­ci­mien­to glo­bal a tra­vés de las ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes». Si ex­por­to mu­cho más de lo que im­por­to, ten­go un pre­su­pues­to equi­li­bra­do y vi­vo por de­ba­jo de mis re­cur­sos, ¿dón­de es­tá el pro­ble­ma?

Pe­ro las co­sas no son tan sen­ci­llas. Por­que en el 2016 un ter­cio del gi­gan­tes­co su­pe­rá­vit co­mer­cial ale­mán lo con­si­guió den­tro de la UE y al­go me­nos de otro ter­cio con los EE.UU. En am­bos ca­sos la co­ti­za­ción del eu­ro tie­ne un pa­pel no po­co de­ter­mi­nan­te pa­ra que el re­sul­ta­do fue­se ese u otro bien dis­tin­to.

Tam­bién lo tie­ne el que den­tro de la eu­ro­zo­na to­das las eco­no­mías (sin­gu­lar­men­te la fran­ce­sa) se ha­yan an­cla­do con el eu­ro en un ti­po de cam­bio fi­jo, pues ya no exis­ten mo­ne­das na­cio­na­les que per­mi­tan una de­va­lua­ción pa­ra re­cu­pe­rar com­pe­ti­ti­vi­dad. Los es­pec­ta­cu­la­res re­sul­ta­dos co­mer­cia­les ale­ma­nes con Fran­cia tam­po­co son aje­nos a es­to.

Fue­ra de la eu­ro­zo­na (Reino Uni­do y EE.UU. ca­si su­po­nen la mi­tad del gi­gan­tes­co su­pe­rá­vit co­mer­cial ale­mán) la co­ti­za­ción del eu­ro res­pec­to a la li­bra y al dó­lar no es me­nos de­ter­mi­nan­te. Con el dó­lar se ha re­gis­tra­do una pro­gre­si­va de­va­lua­ción de un má­xi­mo en el 2008 de 1,6 dó­la­res a un mí­ni­mo en el 2016 de ca­si un dó­lar por eu­ro. Es ob­vio que las ex­por­ta­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos ha­cia la eu­ro­zo­na (in­clui­da Ale­ma­nia) cre­ce­rían con un eu­ro (apre­cia­do) más cer­ca de los dos dó­la­res, y que en­ton­ces las im­por­ta­cio­nes de EE.UU. des­de Ale­ma­nia se en­ca­re­ce­rían, y se re­du­ci­rían. Pe­ro no ha si­do así. Co­mo quie­ra que los mo­vi­mien­tos de ca­pi­ta­les no es­tán pro­pi­cian­do esa apre­cia­ción del eu­ro no es ex­tra­ño que, an­te su de­va­lua­ción, asis­ta­mos al bre­xit o las reac­cio­nes de «jus­ti­cia» y «de­fen­sa co­mer­cial» de Trump. Y que den­tro de la eu­ro­zo­na la úni­ca sa­li­da a dis­po­si­ción de los paí­ses de­fi­ci­ta­rios y deu­do­res (la de­va­lua­ción sa­la­rial interna) sea vis­ta co­mo una ra­to­ne­ra de deu­da y es­tan­ca­mien­to. Por ejem­plo, en Fran­cia. Por­que, ade­más, el BCE es­tu­vo ig­no­ran­do su ob­je­ti­vo de in­fla­ción du­ran­te años. Schäu­ble se en­co­ge de hom­bros y sen­ten­cia: per­se­ve­ren has­ta te­ner un su­pe­rá­vit co­mo el nues­tro. Sin en­ten­der que si eso fue­ra po­si­ble a es­ca­la de la zo­na eu­ro (al­can­zar un 9 % de su­pe­rá­vit so­bre el PIB), «des­trui­ría las es­pe­ran­zas de es­ta­bi­li­dad y cre­ci­mien­to del res­to del mun­do» (Va­rou­fa­kis), o bien «que el res­to del mun­do nun­ca acep­ta­ría un su­pe­rá­vit por cuen­ta co­rrien­te de un blo­que de paí­ses tan gran­de» (C. La­pa­vit­sas y H. Flass­beck).

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.