Los ce­re­bros del pul­po

La Voz de Galicia (Lugo) - - | | | 16 Opinión - MA­NUEL-LUIS CASALDERREY

Se­gún los re­sul­ta­dos de dis­tin­tas in­ves­ti­ga­cio­nes, los pul­pos re­cuer­dan, ma­ni­pu­lan ob­je­tos, jue­gan, et­cé­te­ra. Las neu­ro­nas del sis­te­ma ner­vio­so de los pul­pos se ex­tien­den por sus ocho ten­tácu­los, que pro­ce­san in­for­ma­ción de for­ma au­tó­no­ma, co­mo si tu­vie­sen ocho ce­re­bros. El or­ga­nis­mo de los pul­pos con­tie­ne has­ta qui­nien­tos mi­llo­nes de neu­ro­nas. Dos ter­cios es­tán en las ex­tre­mi­da­des.

El sis­te­ma ner­vio­so de los ce­fa­ló­po­dos (pul­pos, ca­la­ma­res, se­pias) es el más gran­de de to­dos los in­ver­te­bra­dos. Pul­pos (y ca­la­ma­res) po­seen la­te­ra­li­dad, lo cual sig­ni­fi­ca que tie­nen pre­fe­ren­cias so­bre con qué ex­tre­mi­da­des aga­rrar un ob­je­to o con cuál de los dos ojos mi­rar pa­ra bus­car co­mi­da. Se­ría equi­va­len­te a la exis­ten­cia de dies­tros y zur­dos.

El apren­di­za­je, que de­pen­de en gran par­te del me­ca­nis­mo de me­mo­ria, es uno de los in­di­ca­do­res clá­si­cos pa­ra me­dir la in­te­li­gen­cia. Dos bió­lo­gos ita­lia­nos en­se­ña­ron a va­rios pul­pos a es­co­ger una bo­la de un de­ter­mi­na­do co­lor me­dian­te ca­lam­bres (si fallaban) y co­mi­da (si acer­ta­ban). En un tan­que ve­cino un gru­po de pul­pos ob­ser­va­ban la prue­ba. Lue­go acer­ta­ron con la bo­la ade­cua­da en un 86 % de los ca­sos. Los pul­pos apren­den a apa­gar lu­ces lan­zan­do cho­rros de agua so­bre el in­te­rrup­tor.

Es­tá bien apren­der co­sas so­bre los pul­pos o so­bre otros ani­ma­les. Pe­ro eso no de­be in­ter­fe­rir pa­ra na­da en el dis­fru­te de nues­tro ex­qui­si­to pla­to de pul­po á fei­ra en bue­na com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.