Puig­de­mont son­dea el gra­do de com­pro­mi­so de sus con­se­je­ros pa­ra de­ci­dir su con­ti­nui­dad

Pre­pa­ra una cri­sis de go­bierno pa­ra cohe­sio­nar a su ga­bi­ne­te

La Voz de Galicia (Lugo) - - | | | 19 España - CRISTIAN REINO

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ha­bló ayer uno por uno con los con­se­je­ros de su Go­bierno pa­ra conocer su gra­do de com­pro­mi­so con el re­fe­ren­do y en fun­ción de sus res­pues­tas de­ci­di­rá si con­ti­núan en su equi­po. Los re­ci­bió en su des­pa­cho del Parlamento ca­ta­lán, y las con­ti­nuas en­tra­das y sa­li­das de las de­pen­den­cias pre­si­den­cia­les in­cre­men­ta­ron las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre una cri­sis de go­bierno in­mi­nen­te pa­ra con­fi­gu­rar un Eje­cu­ti­vo más cohe­sio­na­do que el ac­tual, que in­ten­te bo­rrar la ima­gen de ex­tre­ma di­vi­sión.

Mien­tras, los co­la­bo­ra­do­res de Puig­de­mont co­mu­ni­ca­ban a su pre­si­den­te su ni­vel de im­pli­ca­ción con el pro­ce­so y con el re­fe­ren­do del 1 de oc­tu­bre, aun­que ten­gan que ir a la cár­cel y pier­dan su pa­tri­mo­nio per­so­nal, las en­ti­da­des de la so­cie­dad ci­vil pre­sio­na­ban al pre­si­den­te ca­ta­lán pa­ra que ha­ga lim­pie­za en su equi­po y se que­de so­lo con aque­llos que es­tén dis­pues­tos a lle­gar has­ta el fi­nal. Pe­dían una pur­ga en to­da re­gla pa­ra que­dar­se so­lo con los con­ven­ci­dos.

Puig­de­mont afir­mó el miér­co- les que «aho­ra mis­mo» no veía ne­ce­sa­rios los cam­bios en su go­bierno, pe­ro no des­car­tó los re­le­vos pa­ra lle­gar al fi­nal de una le­gis­la­tu­ra cu­ya du­ra­ción es una in­cóg­ni­ta, da­do que el lu­nes pa­sa­do con­clu­ye­ron los 18 me­ses ini­cial­men­te pre­vis­tos pa­ra cul­mi­nar el pro­ce­so.

Eje­cu­ti­vo di­vi­di­do

La sa­li­da de Jor­di Bai­get de la Con­se­je­ría de Em­pre­sa por mos­trar du­das res­pec­to al re­fe­ren­do y ex­pre­sar su te­mor a per­der su pa­tri­mo­nio desató la se­ma­na pa­sa­da to­da una tor­men­ta en el so­be­ra­nis­mo y de­jó al des­cu­bier­to un go­bierno di­vi­di­do, en el que los de un par­ti­do no se fían de los del otro. Los de Es­que­rra acu­san a los del PDECat de no ser in­de­pen­den­tis­tas con­ven­ci­dos y es­tos re­pli­can con que de mo­men­to van ga­nan­do por una go­lea­da de 4-0. Cua­tro son los di­ri­gen­tes de su par­ti­do que han si­do ya con­de­na­dos (Mas, Homs, Or­te­ga y Ri­gau) por el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta, en con­cre­to por la con­sul­ta del 9N, mien­tras que en Es­que­rra na­die ha asu­mi­do res­pon­sa­bi­li­da­des que pue­dan ser pu­ni­bles. La ten­sión era ayer máxima en la Cá­ma­ra ca­ta­la­na, des­pués de que un día an­tes el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat anun­cia­ra que tie­ne in­ten­ción de re­or­ga­ni­zar su ga­bi­ne­te y con­cen­trar en un con­se­je­ro to­das las com­pe­ten­cias del re­fe­ren­do, una res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra la que se per­fi­la Oriol Jun­que­ras.

El vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ha­bría pe­di­do a cam­bio la ca­be­za de al­gu­nos con­se­je­ros, co­mo Jor­di Ja­né (In­te­rior), Josep Rull (Te­rri­to­rio), Me­rit­xell Ruiz (Edu­ca­ción) y la re­ubi­ca­ción de Neus Mun­té (Pre­si­den­cia y por­ta­voz), así co­mo que al­gu­nas de las ór­de­nes tras­cen­den­ta­les, co­mo la com­pra de ur­nas, sean asu­mi­das de ma­ne­ra co­le­gia­da. To­do un ór­da­go por par­te de Es­que­rra que Puig­de­mont, a quien se acu­sa de ir por li­bre y de es­tar en­fren­ta­do a su par­ti­do, tie­ne que con­sen­suar con los su­yos, de ahí que les ci­ta­ra uno a uno.

Tras re­unir­se con Puig­de­mont, al­gu­nos em­pe­za­ron a to­mar po­si­cio­nes. San­tia­go Vi­la, que siem­pre fue eti­que­ta­do en­tre los blan­dos, afir­mó que to­do el Eje­cu­ti­vo es­tá de­ter­mi­na­do a ce­le­brar el re­fe­ren­do de for­ma co­le­gia­da, pe­ro ad­vir­tió a sus so­cios de la CUP que na­die es­pe­re ac­tos «re­vo­lu­cio­na­rios».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.