Bru­se­las po­ne co­to al trá­fi­co de an­ti­güe­da­des que ali­men­ta la fi­nan­cia­ción del te­rro­ris­mo yiha­dis­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - | - C. P.

La des­truc­ción de los Bu­das de Ba­mi­yán a ma­nos de los ta­li­ba­nes af­ga­nos o la vo­la­du­ra del tem­plo Baal Sha­min que per­pe­tró el Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) en Pal­mi­ra son imá­ge­nes que que­da­ron gra­ba­das en las re­ti­nas del pla­ne­ta. Aun­que el ata­que con­tra el pa­tri­mo­nio uni­ver­sal tie­ne una al­ta car­ga sim­bó­li­ca, pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas tam­bién ha si­do y si­gue sien­do una fuen­te de fi­nan­cia­ción. De­trás del ex­po­lio de los bie­nes y an­ti­güe­da­des de paí­ses co­mo Si­ria, Irak o Af­ga­nis­tán hay un enor­me mer­ca­do ne­gro que ex­tien­de sus ten­tácu­los has­ta el co­ra­zón de la Unión Eu­ro­pea.

«El trá­fi­co de obras de ar­te es un ar­ma per­fec­ta pa­ra los te­rro- ris­tas que aten­tan con­tra nues­tros ciudadanos en Bru­se­las, Ber­lín, Londres, Pa­rís o Es­to­col­mo» , ad­vir­tió ayer el co­mi­sa­rio de Eco­no­mía, Pie­rre Mos­co­vi­ci, tras pre­sen­tar una pro­pues­ta pa­ra re­for­zar los con­tro­les en la im­por­ta­ción de es­te ti­po de bie­nes ar­mo­ni­zan­do re­glas en­tre los so­cios.

La com­pra de pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co y cul­tu­ral pro­ce­den­te de Si­ria e Irak es­tá prohi­bi­do en la ac­tua­li­dad, pe­ro los tra­fi­can­tes apro­ve­chan la per­mea­bi­li­dad de las fron­te­ras eu­ro­peas pa­ra sal­tar­se las prohi­bi­cio­nes e in­tro­du­cir los bie­nes a tra­vés de ter­ce­ros paí­ses, co­mo los bal­cá­ni­cos. Pa­ra se­guir el ras­tro y con­tro­lar el ori­gen y des­tino de las an­ti­güe­da­des, la Co­mi­sión ha pro­pues­to fi­jar una de­fi­ni­ción co­mún de «bien cul­tu­ral» que abar­que ob­je­tos de más de 250 años. To­dos ellos de­be­rán con­tar con un «do­cu­men­to de iden­ti­dad» al en­trar en un país de la UE. La li­cen­cia se­rá ex­pe­di­da por las au­to­ri­da­des na­cio­na­les que, a tra­vés de un sis­te­ma de cer­ti­fi­ca­ción «más ri­gu­ro­so», exi­gi­rá do­cu­men­tos que ru­bri­quen su im­por­ta­ción le­gal. Las au­to­ri­da­des adua­ne­ras po­drán in­cau­tar y re­te­ner los bie­nes cuan­do no se pue­da de­mos­trar que los ob­je­tos han si­do ex­por­ta­dos de ma­ne­ra re­gla­da. Tam­bién se exi­gi­rá a los 28 que ga­ran­ti­cen mul­tas «efec­ti­vas, di­sua­so­rias y pro­por­cio­na­les» pa­ra que no sal­ga a cuen­ta in­cu­rrir en es­te ti­po de de­li­tos.

¿Qué per­si­gue Bru­se­las con es­ta ca­za a los tra­fi­can­tes de ar­te? Cor­tar una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de fi­nan­cia­ción de los te­rro­ris­tas. Se­gún es­ti­ma­cio­nes de In­ter­pol, el mer­ca­do ne­gro de an­ti­güe­da­des po­dría ser tan lu­cra­ti­vo co­mo el de las dro­gas o las ar­mas. Al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes cal­cu­lan que en­tre el 80 y el 90% de las ven­tas de bie­nes cul­tu­ra­les tie­nen ori­gen ilí­ci­to. Otros es­tu­dios a los que se re­fie­re la Co­mi­sión es­ti­man que es­te mer­ca­do mue­ve en­tre 2.500 y 5.000 mi­llo­nes de eu­ros al año. «El di­ne­ro es oxí­geno pa­ra or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas co­mo el EI. Es­ta­mos ac­tuan­do pa­ra se­car to­das y ca­da una de sus fuen­tes de fi­nan­cia­ción», ex­pli­có el vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Frans Tim­mer­mans.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.