«La úni­ca sa­li­da que que­da es el fin de la nar­co­dic­ta­du­ra de Ma­du­ro»

El par­la­men­ta­rio ins­ta al Go­bierno a «ba­jar las ar­mas y li­be­rar los pre­sos» pa­ra aca­bar con la vio­len­cia en el país

La Voz de Galicia (Lugo) - - | | | 24 Internacional El Parlamentario Insta Al G - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

Amé­ri­co De Grazia (Ciu­dad Bo­lí­var, 1958) es el dipu­tado que más gol­pes lle­vó el pa­sa­do 5 de ju­lio, cuan­do gru­pos de cho­que cha­vis­tas en­tra­ron al Parlamento ve­ne­zo­lano en un he­cho que pro­du­jo re­pul­sa mun­dial. Ya re­cu­pe­ra­do, el par­la­men­ta­rio es­tá en la or­ga­ni­za­ción del ple­bis­ci­to popular que se rea­li­za­rá el pró­xi­mo do­min­go en Ve­ne­zue­la. «La agen­da mí­ni­ma de to­dos los de­mó­cra­tas es la sa­li­da de la nar­co­dic­ta­du­ra de Ma­du­ro», afir­ma mien­tras re­ci­be la no­ti­cia de que cin­co ex­pre­si­den­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos — Lau­ra Chin­chi­lla y Mi­guel Án­gel Ro­drí­guez, de Cos­ta Ri­ca; Vi­cen­te Fox, de Mé­xi­co; An­drés Pas­tra­na, de Co­lom­bia, y Jor­ge Qui­ro­ga, de Bo­li­via— su­per­vi­sa­rán la vo­ta­ción con­vo­ca­da por la opo­si­ción.

—¿Cuál es la agen­da le­gis­la­ti­va de las dos pró­xi­mas se­ma­nas? —El 16 de ju­lio es una fe­cha cru­cial, un ple­bis­ci­to popular al mar­gen de los po­de­res fác­ti­cos, se­cues­tra­dos por la dic­ta­du­ra, de los que rom­pie­ron el hi­lo cons­ti­tu­cio­nal: no so­la­men­te el Eje­cu­ti­vo, tam­bién el Ju­di­cial y en es­te ca­so el po­der Elec­to­ral, que vio­la­ron la Cons­ti­tu­ción y se pu­sie­ron de es­pal­das al país. Es­te do­min­go, los ve­ne­zo­la­nos da­rán tres síes con­tun­den­tes. Y la Asam­blea Na­cio­nal tie­ne que nom­brar nue­vos po­de­res: Un nue­vo Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, un nue­vo Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral y un Go­bierno de emer­gen­cia y uni­dad na­cio­nal. ¿Van a ser pa­ra­le­los al Go­bierno ac­tual? Eso lo sa­be­mos. Pe­ro es el ca­mino iné­di­to que nos to­ca tran­si­tar. Nues­tra pro­pues­ta al res­to de los com­pa­ñe­ros es que sea­mos cons­cien­tes de que es­ta­mos en una nar­co­dic­ta­du­ra, y si no po­de­mos lle­var a ca­bo las se­sio­nes den­tro del he­mi­ci­clo del po­der Le­gis­la­ti­vo, te­ne­mos que ha­cer­lo dón­de y cuán­do sea po­si­ble.

—El Go­bierno ha di­cho que no aca­ta­rá los re­sul­ta­dos de es­te do­min­go y ca­li­fi­ca la con­sul­ta de gol­pe de es­ta­do, ame­na­zan­do con cas­ti­gar a los que la pro­mue­ven en cuan­to ten­ga la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. —La res­pues­ta es una so­la: Ma­du­ro es­tá de­rro­ta­do po­lí­ti­ca­men­te, sin pue­blo. To­das sus apa­ri­cio­nes de los úl­ti­mos tiem­pos tie­nen lu­gar en es­pa­cios ce­rra­dos. Tie­ne un par­ti­do frac­tu­ra­do, tie­ne la fis­ca­lía, la Asam­blea Na­cio­nal, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal en con­tra. Quien dio el gol­pe de Es­ta­do fue Ma­du­ro y aho­ra tie­ne que ate­ner­se a las con­se­cuen­cias de sus pro­pias ac­cio­nes. —La ca­sa de Leo­pol­do Ló­pez se ha con­ver­ti­do en un po­lo de po­der. ¿Es él el lí­der de la opo­si­ción? ¿Hay ne­go­cia­cio­nes en mar­cha de ca­rác­ter co­lec­ti­vo o in­di­vi­dual? —La opo­si­ción no es un cuar­tel, y eso no es ma­lo. Leo­pol­do Ló­pez es un fac­tor im­por­tan­tí­si­mo den­tro de la opo­si­ción, im­po­si­ble de va­lo­rar. Te­ne­mos otros li­de­raz­gos, co­mo el de Hen­ri­que Ca­pri­les y otros tan­tos. Es­ta­mos bus­can­do en­tre los par­ti­dos de la opo­si­ción una es­tra­te­gia co­mún, que se es­ta­rá de­ba­tien­do en las pró­xi­mas ho­ras. Ne­ce­si­ta­mos ac­tuar en blo­que y eso lo sa­be Leo­pol­do, lo sa­be Ca­pri­les y lo sa­be tam­bién to­do el pue­blo ve­ne­zo­lano que esa uni­dad es im­pres­cin­di­ble. —Ca­si to­da la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal es­tá pi­dien­do una ne­go­cia­ción en Ve­ne­zue­la. Sus exi­gen­cias son que el Go­bierno cum­pla con los acuer­dos que sus­cri­bió en oc­tu­bre y que re­ti­re la pro­pues­ta de la Cons­ti­tu­yen­te. Si lo ha­cen, ¿vol­ve­ría la opo­si­ción a una me­sa de diálogo? —Lo que pue­do de­cir es que en es­te mo­men­to no­so­tros te­ne­mos la ven­ta­ja en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co. Al úni­co que le co­rres­pon­de re­tro­ce­der en es­te mo­men­to es al ré­gi­men. Es ho­ra de que el Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro ba­je las ar­mas, que li­be­re a los pre­sos po­lí­ti­cos, que ce­se con el pro­ce­so pa­ra la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. En mi opi­nión aun­que lle­ga­ra a ma­te­ria­li­zar­la, es­tá de­rro­ta­da éti­ca­men­te, po­lí­ti­ca­men­te y mo­ral­men­te. A no­so­tros nos co­rres­pon­de el 30 de ju­lio, día de la Cons­ti­tu­yen­te, boi­co­tear la con­vo­ca­to­ria ofi­cia­lis­ta con un «tran­ca­zo», con un blo­queo de las ca­lles que sea el más gran­de que se re­cuer­de. No van a te­ner po­si­bi­li­da­des de sa­lir fe­li­ces en la ca­lle. Van a te­ner que ocu­par­se de un pue­blo que es­tá en re­bel­día, en desobe­dien­cia ci­vil.

«To­das las apa­ri­cio­nes del pre­si­den­te son en es­pa­cios ce­rra­dos. Es­tá de­rro­ta­do» «Ne­ce­si­ta­mos ac­tuar en blo­que. Y eso lo sa­ben Ló­pez, Ca­pri­les y el pue­blo ve­ne­zo­lano»

A. MARTÍNEZ REUTERS

De Grazia, tras ser agre­di­do en el asal­to al Parlamento.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.