El di­si­den­te en­tre los di­si­den­tes

La Voz de Galicia (Lugo) - - | | | 26 Internacional -

Cuan­do las tro­pas del ejér­ci­to es­ta­ban a pun­to de en­trar en la pla­za Tia­nan­men, du­ran­te los trá­gi­cos su­ce­sos de 1989, Liu Xiaobo, el di­si­den­te chino que aca­ba de mo­rir de en­fer­me­dad mien­tras cum­plía una sen­ten­cia por un de­li­to de opi­nión, era uno de los lí­de­res de las pro­tes­tas. Al­gu­nos ra­di­ca­les ani­ma­ban en­ton­ces a los es­tu­dian­tes a in­mo­lar­se por la de­mo­cra­cia. Liu, en cam­bio, jun­to con otros tres com­pa­ñe­ros más sen­sa­tos, apro­ve­chó esas ho­ras de­ses­pe­ra­das pa­ra con­ven­cer­les de que se mar­cha­sen mien­tras to­da­vía era po­si­ble sal­var la vi­da. Ha­cer­se ma­tar, les di­jo, no iba a ser­vir pa­ra na­da. Le hi­cie­ron ca­so. Gra­cias a eso se sal­va­ron cen­te­na­res de vi­das, y a Liu y a los otros tres pa­só a co­no­cér­se­les co­mo «los cua­tro jun­zi». El jun­zi es el ideal de me­su­ra en la fi­lo­so­fía con­fu­cia­na, el sa­bio.

No de­ja de ser iró­ni­co, por­que pre­ci­sa­men­te Liu Xiaobo de­tes­ta­ba el con­fu­cia­nis­mo, la vie­ja ideo­lo­gía de la Chi­na tra­di­cio­nal. Él lo con­si­de­ra­ba un pre­ce­den­te del to­ta­li­ta­ris­mo del Par­ti­do Co­mu­nis­ta chino y, al igual que es­te, un cre­do je­rár­qui­co, ar­bi­tra­rio y ob­so­le­to. En­tre to­dos los di­si­den­tes, era ca­si el úni­co que afir­ma­ba sin am­ba­ges que mo­der­ni­za­ción im­pli­ca­ba, por fuer­za, oc­ci­den­ta­li­za­ción, y que, con­tra lo que ha­bían pre­ten­di­do los es­tu­dian­tes de Tia­nan­men, no ha­bía una «vía chi­na a la de­mo­cra­cia».

Es­te era el ver­da­de­ro ra­di­ca­lis­mo de Liu. Los es­tu­dian­tes in­sis­tían en que la es­ta­tua a la dio­sa de la Li­ber­tad que ha­bían le­van­ta­do en la pla­za no era una ver­sión de la es­ta­tua de la Li­ber­tad que se al­za fren­te a Nue­va York, sino que es­ta­ba ins­pi­ra­da en las tra­di­cio­nes chi­nas. Pe­ro Liu Xiaobo les re­cor­da­ba que la de­mo­cra­cia y los de­re­chos hu­ma­nos eran crea­cio­nes oc­ci­den­ta­les.

Por su­pues­to, se tra­ta­ba de ideas con­tro­ver­ti­das, no so­lo pa­ra el ré­gi­men sino tam­bién pa­ra sec­to­res am­plios de la opo­si­ción, em­pa­pa­dos de na­cio­na­lis­mo. Tam­bién se re­ci­bían con in­co­mo­di­dad en Oc­ci­den­te, don­de los in­te­lec­tua­les adop­tan con fa­ci­li­dad un relativismo cul­tu­ral que a ve­ces lle­ga al ab­sur­do. So­lo con su cal­va­rio cre­cien­te de prohi­bi­cio­nes y cár­cel, Liu se fue ga­nan­do el res­pe­to de los re­ti­cen­tes, y no de to­dos. To­da­vía es­tos días, en su ago­nía, al­gu­nos lí­de­res in­tran­si­gen­tes en el exi­lio re­cor­da­ban con ira una fra­se que Liu pro­nun­ció ha­ce mu­chos años y que le ha per­se­gui­do to­da la vi­da: que, pa­ra mo­der­ni­zar­se, a Chi­na le hu­bie­sen ve­ni­do bien tres­cien­tos años de co­lo­nia­lis­mo. Na­tu­ral­men­te, no lo ha­bía di­cho en se­rio. Era una bou­ta­de, una pro­vo­ca­ción, el de­seo de rom­per el ta­bú del or­gu­llo na­cio­nal, que Liu creía que si­gue fre­nan­do el des­per­tar de la de­mo­cra­cia en Chi­na.

Pe­ro él mis­mo ha­brá vis­to, qui­zás, una ale­go­ría de to­do eso en el cruel en­re­do bu­ro­crá­ti­co de sus úl­ti­mos días. Si las au­to­ri­da­des no fue­ron ca­pa­ces de de­jar­le sa­lir del país pa­ra ser tra­ta­do en Eu­ro­pa no ha si­do por el te­mor a que se exi­lia­se sino por­que no que­rían que na­die pen­sa­se que la me­di­ci­na chi­na es in­fe­rior a la oc­ci­den­tal. In­clu­so a los es­pe­cia­lis­tas ex­tran­je­ros que fue­ron a re­co­no­cer al Pre­mio No­bel se les obli­gó a de­cla­rar pú­bli­ca­men­te que en Oc­ci­den­te no ha­bía me­dios su­pe­rio­res a los de los hos­pi­ta­les chi­nos y que el pa­cien­te ha­bía re­ci­bi­do un tra­ta­mien­to in­me­jo­ra­ble. Que el pa­cien­te en cues­tión hu­bie­se si­do pri­va­do de sus de­re­chos, en­car­ce­la­do por sus ideas, y fue­se a mo­rir pre­so, por lo vis­to, les pa­re­cía un asun­to me­nor.

EFE

Úl­ti­ma Ima­gen de Liu Xiaobo y de su mu­jer Liu Xia jun­tos. Fue to­ma­da en el hos­pi­tal, ya con el No­bel muy en­fer­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.