Un chi­va­to con­tra el de­pre­da­dor se­xual

Es una de las úl­ti­mas nue­ve tec­no­lo­gías desa­rro­lla­das por el Ci­tius pa­ra empresas e ins­ti­tu­cio­nes, en­tre las que des­ta­ca tam­bién una mi­ni­tar­je­ta que de­tec­ta una de las arrit­mias más fre­cuen­tes

La Voz de Galicia (Lugo) - - | - R. ROMAR

Un elec­tro­car­dio­gra­ma en el ta­ma­ño de una tar­je­ta de cré­di­to o una ti­ri­ta que in­di­ca si una per­so­na tie­ne o no pul­san­do el dis­po­si­ti­vo con los pul­ga­res; un sis­te­ma que de­tec­ta a tra­vés del ras­treo en las re­des so­cia­les a de­pre­da­do­res se­xua­les o a yiha­dis­tas; una apli­ca­ción que ayu­da a se­guir la me­di­ca­ción pres­cri­ta a los pa­cien­tes; un mi­cro­sen­sor in­tro­du­ci­do en el ojo que se ali­men­ta de la luz so­lar... To­das es­tas so­lu­cio­nes y al­gu­na más exis­ten. Y no so­lo eso, sino que de ca­da una de ellas se ha desa­rro­lla­do un pro­to­ti­po dis­pues­to a dar el sal­to del la­bo­ra­to­rio a la in­dus­tria y la so­cie­dad. So­lo ha­ce fal­ta empresas e ins­ti­tu­cio­nes in­tere­sa­das en ellas. Y atraer su aten­ción pa­ra al­can­zar fu­tu­ros acuer­dos y co­la­bo­ra­cio­nes es el ob­je­ti­vo de In­si­de the Lab, una jor­na­da que se ce­le­bra hoy y en la que los cien­tí­fi­cos del Cen­tro Sin­gu­lar de In­ves­ti­ga­ción en Tec­no­lo­xías da In­for­ma­ción (Ci­tius) de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go mos­tra­rán nue­ve so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Tam­bién par­ti­ci­pa­rán las empresas Si­tum e Ima­ga­mes, que sur­gie­ron de in­no­va­cio­nes desa­rro­lla­das en la ins­ti­tu­ción. «To­das las so­lu­cio­nes son nues­tras, to­tal­men­te ori­gi­na­les, por­que no uti­li­za­mos tec­no­lo­gía de ter­ce­ros», des­ta­ca el di­rec­tor del Ci­tius, Paulo Fé­lix La­mas. En las dos edi­cio­nes an­te­rio­res se al­can­za­ron acuer­dos con empresas lo­ca­les y mul­ti­na­cio­na­les.

Mi­ne­ría de da­tos pa­ra la de­tec­ción tem­pra­na de ries­gos.

El pro­yec­to per­mi­te me­dian­te el aná­li­sis de tex­tos en las re­des so­cia­les de­tec­tar ries­gos an­tes de que se pro­duz­can. Sus apli­ca­cio­nes son múl­ti­ples, pe­ro so­bre to­do in­tere­san a las fuer­zas de se­gu­ri­dad, ya que se pue­den iden­ti­fi­car a de­pre­da­do­res se­xua­les que pu­lu­lan en las re­des, des­de vio­la­do­res a pe­de­ras­tas, o yiha­dis­tas que cap­tan a sus se­gui­do­res a tra­vés de In­ter­net. En la ini­cia­ti­va, de he­cho, co­la­bo­ra la Po­li­cía Na­cio­nal. Tam­bién par­ti­ci­pan in­ves­ti­ga­do­res eu­ro­peos. Pe­ro tam­bién se pue­de em­plear pa­ra el re­co­no­ci­mien­to de es­ta­dos de áni­mo, de tal mo­do que sir­ve pa­ra de­tec­tar a per­so­nas con de­pre­sión o con ten­den­cias a la bu­li­mia o la anore­xia.

De­tec­ción de la fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar en elec­tro­car­dio­gra­mas.

Una de ca­da seis per­so­nas ma­yo­res tie­ne fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar, la arrit­mia car­día­ca más fre- cuen­te. Y mu­chos no lo sa­ben. Si no se de­tec­ta a tiem­po pue­de de­ge­ne­rar en un ic­tus o en otros ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res, lo que su­po­ne un gra­ve per­jui­cio pa­ra el afec­ta­do y un im­por­tan­te gas­to sa­ni­ta­rio. Pe­ro exis­te una so­lu­ción «rá­pi­da y sen­ci­lla» que per­mi­te al in­tere­sa­do conocer si tie­ne o no fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar me­dian­te un elec­tro­car­dio­gra­ma in­clui­do en un dis­po­si­ti­vo del ta­ma­ño de una tar­je­ta de cré­di­to o una ti­ri­ta a la que so­lo tie­ne que pul­sar con sus pul­ga­res. «Se le ofre­ce una res­pues­ta a par­tir del uso de al­go­rit­mos y si tie­ne fi­bri­la­ción se de­ri­va al pa­cien­te al mé­di­co pa­ra que lo tra­te», ex­pli­ca Paulo Fé­lix La­mas, di­rec­tor del Ci­tius.

Ca­lén­du­la, la me­di­ca­ción más fá­cil.

Es una apli­ca­ción, ya dis­po­ni­ble en Google Play pa­ra sis­te­mas An­droid, que ayu­da a los pa­cien­tes a se­guir co­rrec­ta­men­te las pau­tas de me­di­ca­ción. Avi­sa si se ol­vi­dan las to­mas, las ho­ras de ad­mi­nis­tra­ción de ca­da fár­ma­co o cuán­do es el me­jor mo­men­to pa­ra acu­dir a la far­ma­cia, en­tre mu­chas otras in­di­ca­cio­nes. Es­tá en pro­ce­so de adap­ta­ción al sis­te­ma de re­ce­ta elec­tró­ni­ca del Ser­gas.

Re­co­lec­ción de ener­gía pa­ra sen­so­res im­plan­ta­bles.

El ob­je­ti­vo ge­ne­ral es desa­rro­llar tec­no­lo­gía del am­bien­te pa­ra ali­men­tar sis­te­mas mé­di­cos bio­im­plan­ta­bles. Pe­ro la apli­ca­ción más in­me­dia­ta lle­ga con un sen­sor que se in­tro­du­ci­rá en el ojo pa­ra me­dir la ten­sión ocu­lar, un pa­rá­me­tro de gran in­te­rés mé­di­co, ya que es un fac­tor de ries­go pa­ra el desa­rro­llo del glau­co­ma y un in­di­ca­dor pa­ra otras pa­to­lo­gías. Los sen­so­res ne­ce­si­tan ener­gía pa­ra re­co­ger la in­for­ma­ción que se bus­ca y trans­mi­tir­la, pe­ro co­mo son tan pe­que­ños no pue­den lle­var ba­te­rías. En es­te ca­so la «ener­gía que ali­men­ta su elec­tró­ni­ca es la pro­pia luz so­lar que en­tra en el ojo den­tro del iris», apun­ta el res­pon­sa­ble del cen­tro tec­no­ló­gi­co de la USC. Es la so­lu­ción apor­ta­da por el equi­po ga­lle­go a un pro­yec­to en el que tam­bién par­ti­ci­pa Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal Ibé­ri­co de Na­no­tec­no­lo­gía.

Seg­men­ta­ción de la aor­ta me­dian­te «trac­king» 2D y 3D.

Es­ta téc­ni­ca de pro­ce­sa­mien­to de imá­ge­nes pro­fun­di­za en el co­no­ci­mien­to de la aor­ta a tra­vés de fotos en dos y tres di­men­sio­nes, una in­for­ma­ción que per­mi­te al ci­ru­jano una me­jor pla­ni­fi­ca­ción de las ope­ra­cio­nes.

Aná­li­sis de sen­ti­mien­to de emo­cio­nes en Twit­ter en tiem­po real.

La apli­ca­ción ana­li­za las con­duc­tas de las per­so­nas que par­ti­ci­pan en la red so­cial, lo que sir­ve pa­ra conocer sus in­tere­ses y pul­sar sus opi­nio­nes, in­for­ma­ción de gran in­te­rés pa­ra cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias y po­lí­ti­cas.

Ayu­da al pro­ce­so de ges­tión de reha­bi­li­ta­ción car­día­ca.

El desa­rro­llo con­sis­te en un soft­wa­re que in­te­gra to­da la in­for­ma­ción clí­ni­ca de los pa­cien­tes que se ven obli­ga­dos a so­me­ter­se a com­ple­jos pro­ce­sos de reha­bi­li­ta­ción car­día­ca, lo que re­quie­re la par­ti­ci­pa­ción de gran nú­me­ro de pro­fe­sio­na­les mé­di­cos. El sis­te­ma per­mi­te una me­jor ges­tión que ayu­da a una me­jor re­cu­pe­ra­ción del en­fer­mo. En la ini­cia­ti­va par­ti­ci­pa el ser­vi­cio de Car­dio­lo­gía del hos­pi­tal de San­tia­go.

Ex­plo­ra­dor se­mán­ti­co de la his­to­ria de las pa­la­bras.

Es una apli­ca­ción lin­güís­ti­ca que eva­lúa el cam­bio del sig­ni­fi­ca­do de las pa­la­bras de un idio­ma con el pa­so del tiem­po. Cán­cer, por ejem­plo, no te­nía el mis­mo sig­ni­fi­ca­do en la Edad Me­dia que en la ac­tua­li­dad.

Iden­ti­fi­ca­ción y ca­rac­te­ri­za­ción de cons­truc­cio­nes con Li­dar.

Lo que se ha he­cho es desa­rro­llar nue­vas fun­cio­na­li­da­des pa­ra el sis­te­ma Li­dar, una tec­no­lo­gía co­mún de me­di­ción por lá­ser que per­mi­te ela­bo­rar ma­pas en tres di­men­sio­nes.

Tres so­lu­cio­nes. La ima­gen su­pe­rior co­rres­pon­de un «soft­wa­re» que me­jo­ra la ges­tión de la reha­bi­li­ta­ción car­día­ca. La de la iz­quier­da es un cap­ta­dor de ener­gía a par­tir de la luz. La fo­to in­fe­rior es una apli­ca­ción que ayu­da al en­fer­mo a se­guir la me­di­ca­ción y a bus­car farmacias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.