Mul­ta de tres mi­llo­nes a España por re­tra­sar la li­be­ra­li­za­ción de la es­ti­ba

Aun­que es 8 ve­ces me­nos que la pre­vis­ta, la Jus­ti­cia ta­cha de gra­ve el in­cum­pli­mien­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - | - CRIS­TI­NA PORTEIRO

El Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea (TJUE) ha con­de­na­do fi­nal­men­te a España a pa­gar una mul­ta de tres mi­llo­nes de eu­ros por los re­tra­sos acu­mu­la­dos en la li­be­ra­li­za­ción de la es­ti­ba.

En una sen­ten­cia he­cha pú­bli­ca ayer, el al­to tri­bu­nal eu­ro­peo cons­ta­ta que las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las «no adop­ta­ron las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra eje­cu­tar la sen­ten­cia del 11 de di­ciem­bre del 2014», en la que se ad­ver­tía al país de que es­ta­ba in­cum­plien­do la le­gis­la­ción eu­ro­pea en ma­te­ria de li­ber­tad de es­ta­ble­ci­mien­to.

Bru­se­las lan­zó las pri­me­ras se­ña­les de alar­ma allá por el año 2009. Se fue­ron su­ce­dien­do car­tas, reunio­nes y con­tac­tos pe­rió­di­cos des­de en­ton­ces en­tre la Co­mi­sión Eu­ro­pea y el Go­bierno es­pa­ñol, sin éxi­to. Tras la sen­ten­cia del 2014, y a pe­sar de las múl­ti­ples ad­ver­ten­cias, España si­guió mos­tran­do mano an­cha con las empresas es­ti­ba­do­ras du­ran­te 29 me­ses más, ha­cien­do la vis­ta gor­da con las res­tric­cio­nes a la ac­ti­vi­dad de empresas fo­rá­neas en los puer­tos del te­rri­to­rio na­cio­nal. A los ope­ra­do­res ex­tran­je­ros se les exi­gía por nor­ma par­ti­ci­par en el ca­pi­tal de las de­no­mi­na­das So­cie­da­des Anó­ni­mas de Ges­tión de Es­ti­ba­do­res Por­tua­rios (Sa­gep) y con­tra­tar «un mí­ni­mo» obli­ga­to­rio y «con ca­rác­ter prio­ri­ta­rio» de tra­ba­ja­do­res pa­tro­ci­na­dos por las mis­mas or­ga­ni­za­cio­nes co­mo con­di­ción pre­via pa­ra po­der ope­rar en las ter­mi­na­les de car­ga y des­car­ga.

Es­ta prác­ti­ca ex­ten­di­da a to­dos los puer­tos es­pa­ño­les fue cas­ti­ga­da fi­nal­men­te con mul­tas de 27.522 eu­ros por ca­da día que España si­guió in­cum­plien­do la ley des­de la sen­ten­cia del 2014. La fac­tu­ra fue cre­cien­do an­te la inope­ran­cia del Go­bierno es­pa­ñol, in­ca­paz de lle­gar a un acuer­do con el sec­tor pa­ra adap­tar la le­gis­la­ción na­cio­nal.

La pa­cien­cia de la Co­mi­sión lle­gó a su lí­mi­te en el 2016, cuan­do re­cu­rrió de nue­vo a la Jus­ti­cia eu­ro­pea pa­ra exi­gir san­cio­nes más du­ras con­tra España al per­sis­tir en «un in­cum­pli­mien­to gra­ve» de las di­rec­ti­vas eu­ro­peas. Bru­se­las pro­pu­so ele­var los 27.522 eu­ros dia­rios a 134.122. De pron­to le en­tra­ron las pri­sas a España, que no fue ca­paz de pa­rar la cuen­ta atrás has­ta el 12 de ma­yo del 2017. Tras me­ses de ten­sio­nes, acu­sa­cio­nes y ame­na­zas de huel­ga y pa­ros por par­te del sec­tor, Bru­se­las dio el vis­to bueno a la pro­pues­ta del Go­bierno pa­ra eje­cu­tar la re­for­ma de la es­ti­ba, im­pul­sa­da el mi­nis­tro de Fo­men­to, Íñi­go de la Ser­na.

La mul­ta acu­mu­la­da a esas al­tu­ras al­can­za­ba ya los 24 mi­llo­nes de eu­ros y la puer­ta a una se­gun­da san­ción, mu­cho más con­tun­den­te, se­guía abier­ta. El TJUE se en­car­gó ayer de ce­rrar­la al dic­ta­mi­nar que España aco­me­tió los cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra cum­plir con las nor­mas pa­ra la li­be­ra­li­za­ción de la es­ti­ba y que «ha mos­tra­do bue­na fe» coope­ran­do de for­ma es­tre­cha con el Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio, que «desis­tió» en su de­man­da de in­cre­men­tar el vo­lu­men de la mul­ta y re­co­men­dó al tri­bu­nal im­po­ner una san­ción «a tan­to al­za­do» que se ha tra­du­ci­do en una re­duc­ción sus­tan­cial de la fac­tu­ra.

Los 3 mi­llo­nes que de­be­rán abo­nar los con­tri­bu­yen­tes es­pa­ño­les irán a pa­rar a las ar­cas co­mu­ni­ta­rias. Bru­se­las no qui­so en­trar a va­lo­rar ayer la po­lé­mi­ca ci­fra, muy ale­ja­da de sus ex­pec­ta­ti­vas: «Res­pe­ta­mos la de­ci­sión del Tri­bu­nal», di­jo el por­ta­voz de Trans­por­tes, En­ri­co Bri­vio, que se­ña­la que lo im­por­tan­te es que «aho­ra España cum­ple, eso es lo im­por­tan­te pa­ra no­so­tros». El ita­liano ase­gu­ra que, al eli­mi­nar las res­tric­cio­nes, los puer­tos se­rán «más com­pe­ti­ti­vos» mien­tras ofre­cen «un al­to ni­vel de pro­tec­ción» a los tra­ba­ja­do­res por­tua­rios.

X. C. GIL

Es­ti­ba­do­res de to­da España —en la ima­gen los de Vi­go— rea­li­za­ron pa­ros pa­ra exi­gir la su­bro­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.