La pin­tu­ra de Ba­se­litz y el hom­bre de­vas­ta­do por la gue­rra

El Gug­gen­heim de Bil­bao inau­gu­ra hoy una ex­po­si­ción que ofre­ce una com­ple­ta mues­tra de la po­ten­te obra del ar­tis­ta ale­mán

La Voz de Galicia (Lugo) - - | | | 38 Cultura - HÉC­TOR J. PORTO

De­cía Nietzs­che que so­lo lo que no de­ja de he­rir per­ma­ne­ce to­zu­do en la me­mo­ria. Al­go así pien­sa Georg Ba­se­litz (1938), o al me­nos eso se de­du­ce de su tor­tu­ra­da pin­tu­ra, de có­mo vuel­ve una y otra vez so­bre el ser hu­mano de­vas­ta­do por la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. To­mó su nom­bre ar­tís­ti­co de su lo­ca­li­dad na­tal, Deutsch­ba­se­litz, que re­pre­sen­ta en su ima­gi­na­rio una idí­li­ca so­cie­dad ru­ral en la que el hom­bre es­ta­ba en el mun­do de una for­ma se­gu­ra, en­rai­za­do en sus cul­ti­vos, un mo­do de vi­da que que- dó des­trui­do por la gue­rra. De es­te pa­raí­so per­di­do pro­ce­den al­gu­nos mo­ti­vos de su obra, co­mo los pe­que­ños ca­rros agrí­co­las que co­lo­ca des­ubi­ca­dos en sus cua­dros.

Sí, Ba­se­litz cum­plió so­bra­da­men­te con el de­ber cí­vi­co de no ol­vi­dar. Ese que reivin­di­có el es­cri­tor W. G. Se­bald (en su li­bro So­bre la his­to­ria na­tu­ral de la des­truc­ción), que de­nun­cia­ba que Ale­ma­nia ha­bía des­cui­da­do la me­mo­ria ba­jo el pe­so de la culpa co­lec­ti­va del ge­no­ci­dio na­zi. Se­bald cri­ti­ca­ba esa am­ne­sia —que si­tua­ba co­mo gran mo­tor del mi­la­gro eco­nó­mi­co ger­mano— que ha­bía en­te­rra­do a las víc­ti­mas de los bom­bar­deos sis­te­má­ti­cos de las ciu­da­des por la avia­ción alia­da: más de me­dio mi­llón de muer­tos y 7,5 mi­llo­nes de per­so­nas sin ho­gar.

La ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca del bom­bar­deo ma­si­vo de Dres­de so­bre el ni­ño Ba­se­litz fue de­ci­si­va en su obra. Y la gue­rra en to­da su ma­ni­fes­ta­ción de ho­rror. La in­com­pren­sión, la muer­te, la ra­bia, el do­lor no se pue­den apar­car por un me­ro ar­mis­ti­cio. Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ha de dar­se tes­ti­mo­nio y re­fle­xión so­bre la feal­dad que el con­flic­to bé­li­co ha de­ja­do, ya sea éti­ca, es­té­ti­ca o exis­ten­cia­lis­ta. Él no iba a op­tar por las so­lu­cio­nes có­mo­das que le ofre­cía el ar­te de su tiem­po: el ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to que le traía el mun­do oc­ci­den­tal y la pro­pa­gan­da del realismo so­cia­lis­ta que fo­men­ta­ba la ór­bi­ta so­vié­ti­ca. Ba­se­litz de­be ha­llar su pro­pio ca­mino, en­fren­tar­se al sis­te­ma, en­tre po­lé­mi­cas, aun­que lo obli­gue a de­jar la Ale­ma­nia co­mu­nis­ta. Tam­po­co Ber­lín oes­te le se­rá sa­tis­fac­to­rio. Tras el re­cha­zo que ge­ne­ran sus pri­me­ras obras, en las que se em­pe­ña en re­cor­dar con­tra to­da una so­cie­dad, un be­ca lo lle­va a Ita­lia, don­de des­cu­bre el ar­te clá­si­co y su que­ri­do ma­nie­ris­mo, uni­ver­sos don­de po­co a po­co irá ha­llan­do su es­pa­cio. Un es­pa­cio, eso sí, ce­ñi­do cohe­ren­te­men­te a su pa­sa­do y su pro­pia con­di­ción. «Lo que nun­ca he po­di­do evi­tar es Ale­ma­nia y ser ale­mán», ad­mi­te el ar­tis­ta.

Ese es­pa­cio, tan per­so­nal e in­trans­fe­ri­ble, que po­dría en­mar­car­se ba­jo el epí­gra­fe de neo­ex­pre­sio­nis­mo, es el que el vi­si­tan­te des­cu­bri­rá en la ex­po­si- ción Georg Ba­se­litz. Los hé­roes, que des­de hoy se pue­de ver en el mu­seo Gug­gen­heim de Bil­bao (y has­ta el 22 de oc­tu­bre). Co­mi­sa­ria­da por Max Ho­llein (Mu­seo de Be­llas Ar­tes de San Fran­cis­co), Eva Mon­gi-Voll­mer (Stä­del Mu­seum de Fránc­fort) y Pe­tra Joos (Gug­gen­heim), la mues­tra reúne se­sen­ta obras que per­mi­ten ac­ce­der a una pa­no­rá­mi­ca de su pro­duc­ción des­de el óleo de 1962 Cam­po, en que los cuer­pos des­mem­bra­dos no pue­den ser más grá­fi­cos en su men­sa­je y por el que le llo­vie­ron los ata­ques, a la se­rie Re­mix, del pe­río­do 2005-2008, y que es una re­lec­tu­ra de sus ob­se­sio­nes.

LUIS TE­JI­DO EFE

Ba­se­litz no op­tó por las so­lu­cio­nes có­mo­das que le ofre­cía el ar­te de su tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.