Gar­bi­ñe, una api­so­na­do­ra en Wimbledon

La es­pa­ño­la se en­fren­ta­rá a Venus Williams en la fi­nal tras arra­sar a la es­lo­va­ca Ry­ba­ri­ko­va

La Voz de Galicia (Lugo) - - | - MA­NUEL SÁN­CHEZ COLPISA

Gar­bi­ñe Muguruza re­gre­só por la puer­ta gran­de a la fi­nal de Wimbledon, ful­mi­nan­do a la es­lo­va­ca Mag­da­le­na Ry­ba­ri­ko­va. Quie­re más. Mu­cho más. Gar­bi­ñe Muguruza quie­re lo que Se­re­na Williams le arre­ba­tó en el 2015. La ban­de­ja de pla­ta más desea­da de to­do el cir­cui­to y por la que las pis­tas de Londres se des­gas­tan ca­da año. La te­nis­ta de ori­gen ve­ne­zo­lano, co­mo un au­tén­ti­co hu­ra­cán, des­pe­da­zó en la se­mi­fi­nal a Ry­ba­ri­ko­va por 6-1 y 6-1 pa­ra op­tar a ser la se­gun­da es­pa­ño­la en triun­far en Wimbledon. En­fren­te ten­drá a Venus Williams.

Con­chi­ta Martínez la mi­ra or­gu­llo­sa des­de la gra­da, con la ben­di­ción ya da­da, por­que si al­guien me­re­ce en el cir­cui­to re­co­ger su tes­ti­go es ella. Sin la pre­sen­cia de su en­tre­na­dor ha­bi­tual, Sam Sumyk —que no es­tá en Wimbledon por pro­ble­mas fí­si­cos—, Muguruza es­tá más li­be­ra­da y tran­qui­la y no ne­ce­si­ta ayu­da en el ban­qui­llo, por­que to­do pa­re­ce per­fec­ta­men­te or­de­na­do en su ca­be­za.

Un re­ci­tal sin res­pues­ta

Tras la pa­li­za a Kuz­net­so­va, a la que so­lo ce­dió sie­te jue­gos, el re­ci­tal an­te la ce­ni­cien­ta del tor­neo —no por ni­vel de jue­go, sino por rán­king— fue aún mu­cho ma­yor. El do­ble 6-1 es la vic­to­ria más con­tun­den­te de Gar­bi­ñe des­de que en agosto del 2016 ven­ció por el mis­mo re­sul­ta­do a Nao Hi­bino en los Jue­gos Olím­pi­cos. Ade­más, es su triun­fo más abul­ta­do en un gran­de, jun­to al que con­si­guió en Ro­land Ga­rros 2016 cuan­do in­cli­nó a Geor­ges por 6-2 y 6-0.

La te­rri­ble pa­li­za no fue ca­sua­li­dad, ni tam­po­co de­mé­ri­to de Ry­ba­ri­ko­va, que bas­tan­te hi­zo con tra­tar de ju­gar su par­ti­do. Pe­ro Muguruza es­tu­vo es­pec­ta- cu­lar en to­dos los sen­ti­dos. Co­nec­tó 22 gol­pes ga­na­do­res, co­me­tió so­lo 11 erro­res, co­lo­có tres sa­ques di­rec­tos y ga­nó 19 de 25 pun­tos en la red. Un cóc­tel ex­plo­si­vo que, ade­más, se acen­túa y co­bra aún ma­yor im­por­tan­cia so­bre la hier­ba de Wimbledon.

El ni­vel de Gar­bi­ñe Muguruza des­de el pri­mer se­gun­do ya de­no­ta­ba el ham­bre de la es­pa­ño­la. Sal­tó a la pis­ta cen­tral del tor­neo ver­de y se apun­tó los cin­co pri­me­ros jue­gos del par­ti­do en prác­ti­ca­men­te vein­te mi­nu­tos. Los fo­cos de una cen­tral aba­rro­ta­da no ce­ga­ron a Muguruza, quien pa­ra ser la pri­me­ra vez es­te año que pi­sa­ba el es­ce­na­rio prin­ci­pal pa­re­cía es­tar co­mo en su pro­pia ca­sa.

So­lo en el sex­to jue­go pa­ró la san­gría Ry­ba­ri­ko­va, que veía co­mo su sue­ño se des­va­ne­cía po­co a po­co, a me­di­da que cre­cía el de Muguruza. No tu­vo pro­ble­mas pa­ra ce­rrar el pri­mer par­cial la es­pa­ño­la, que se apro­ve­chó de tres erro­res se­gui­dos de la es­lo­va­ca pa­ra le­van­tar un 0-30 y po­ner el 6-1 en el mar­ca­dor. Así que su le­yen­da es­tá ahí, si­gue vi­va: si ga­na el pri­mer set en un Grand Slam, ca­si siem­pre se apun­ta el par­ti­do, o al me­nos así ha si­do en 43 de 45 oca­sio­nes.

Do­mi­nio ab­so­lu­to

El en­cuen­tro se ju­gó don­de Gar­bi­ñe qui­so y de ahí no se mo­vió ni un mi­lí­me­tro. En el pri­mer jue­go del se­gun­do par­cial, con­si­guió el break pa­ra co­ger de­fi­ni­ti­va­men­te ca­rre­ri­lla ha­cia el triun­fo fi­nal. No con­ce­dió nin­gún pun­to de ro­tu­ra en to­do el se­gun­do set y rom­pió el de la nú­me­ro 87 del mun­do en tres oca­sio­nes. Se que­dó a las puer­tas de apli­car un ros­co (6-0), aun­que sí pu­do cas­ti­gar a su ri­val con un 6-1, ya que Ry­ba­ri­ko­va, tras un jue­go que du­ró nue­ve mi­nu­tos, pu­do con­se­guir el pun­to del ho­nor.

Con la vic­to­ria, Muguruza igua­la las dos fi­na­les que al­can­zó Arant­xa Sán­chez-Vi­ca­rio —en 1995 y 1996— y se que­da a so­lo un par­ti­do de ser la se­gun­da es­pa­ño­la en triun­far en Wimbledon. La son­ri­sa de com­pli­ci­dad en­tre Con­chi­ta y Gar­bi­ñe al tér­mino del en­cuen­tro mues­tra que el tes­ti­go es­tá lis­to pa­ra ser pa­sa­do.

En la fi­nal, la es­pa­ño­la se me­di­rá a Venus Williams, ver­du­go de la bri­tá­ni­ca Johan­na Kon­ta, a la que de­rro­tó por 6-4 y 6-2. Con la es­ta­dou­ni­den­se tie­ne un ba­lan­ce ne­ga­ti­vo de tres de­rro­tas y una vic­to­ria, aun­que su úl­ti­mo en­fren­ta­mien­to (Mas­ters de Ro­ma 2017) ca­yó del la­do de Muguruza. Nun­ca se han en­fren­ta­do so­bre hier­ba, ya que las tres vic­to­rias de la ma­yor de las Williams fue­ron so­bre pis­ta du­ra (Flo­ria­nó­po­lis 2013, Auc­kland 2014 y Wuhan 2015). Pa­ra Venus Williams se­rá su no­ve­na fi­nal en Wimbledon, tor­neo que ha con­quis­ta­do en cin­co oca­sio­nes, la úl­ti­ma ha­ce nue­ve años.

«La ma­gia no exis­te. Lle­vo tra­ba­jan­do mu­cho tiem­po pa­ra es­to, no so­lo unos días, lle­vo se­ma­nas» «Aho­ra me sien­to más cal­ma­da, pue­do con­tro­lar más las emo­cio­nes» Gar­bi­ñe Muguruza

TOBY MELVILLE REUTERS

Gar­bi­ñe no dio opor­tu­ni­dad a su ri­val, a la que arra­só por un do­ble 6-1.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.