Cri­sis en Es­pa­ña 2: el re­gre­so

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

Di­ce Mon­to­ro que aún es­ta­mos en cri­sis. Pe­ro esa afir­ma­ción, en for­ma de ja­cu­la­to­ria, es pu­ra re­tó­ri­ca, co­mo una va­cu­na fren­te al ca­tas­tro­fis­mo y el ma­so­quis­mo que se aba­tie­ron so­bre la so­cie­dad y la opi­nión pú­bli­ca es­pa­ño­la a fi­na­les del 2011, y que tan­to dis­tor­sio­na­ron el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de la cri­sis ver­da­de­ra.

Pe­ro la reali­dad es que so­lo el Go­bierno cree en la cri­sis. Por­que si mi­ra­mos las ac­ti­tu­des de los es­pa­ño­les, el gas­to fa­mi­liar, los con­su­mos de al­to cos­te, los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les, los sig­nos ex­ter­nos y la agen­da po­lí­ti­ca y me­diá­ti­ca, Es­pa­ña es un país prós­pe­ro y fe­liz. La agen­da po­lí­ti­ca nos mues­tra una opo­si­ción que, aje­na a los gran­des pro­ble­mas que otro­ra de­nun­ció —pa­ro, mi­se­ria, de­sahu­cios, ni­ños ham­brien­tos, de­sigual­dad y co­lap­so y pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios pú­bli­cos esen­cia­les—, so­lo se de­di­ca a ase­diar al PP; blo­quear la actividad le­gis­la­ti­va; apo­yar los bro­tes de con­flic­ti­vi­dad la­bo­ral o so­cial que se de­tec­tan; mon­tar co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción que, a re­bu­fo de los jue­ces, tra­tan de mul­ti­pli­car la sen­sa­ción de es­cán­da­lo y co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da; re­pro­bar mi­nis­tros; y, dan­do aire a cual­quier trá­mi­te co­mu­ni­ta­rio que pue­da hu­mi­llar­nos —in­ves­ti­ga­ción del Al­via, in­mi­gra­ción o li­qui­da­ción ban­ca­ria— re­cor­dar­le a los es­pa­ño­les que en Eu­ro­pa es oro to­do lo que re­lu­ce, mien­tras aquí es por­que­ría —ba­ña­da en pur­pu­ri­na— to­do lo que pa­re­ce re­lu­cir.

Pe­ro la guin­da de es­ta dis­pa­ra­ta­da agen­da, in­te­gra­da por frou­ma, ho­ja­ras­ca, cas­ta­ñue­las y sar­pu­lli­dos, es el pro­cés, cu­ya esen­cia con­sis­te en que una de la re­gio­nes más ricas y au­tó­no­mas de Eu­ro­pa, tan­tas ve­ces be­ne­fi­cia­da por el pro­tec­cio­nis­mo del Es­ta­do y por los mo­no­po­lios in­te­rio­res, se ha de­cla­ra­do víc­ti­ma de sus ve­ci­nos, y exi­ge rup­tu­ras o pri­vi­le­gios acor­des con la his­to­ria que se in­ven­ta­ron y con el aco­so im­pe­rial que di­cha his­to­ria nos cuen­ta. Y ese es —¡ha­le hop!— el gran pro­ble­ma de Es­pa­ña, que no tie­ne na­da me­jor que ha­cer que mon­tar un ju­gue­te —la plu­ri­na­cio­na­li­dad mo­no­so­be­ra­na— pa­ra que Cataluña se sien­ta «en­ca­ja­da» en su Es­ta­do de siem­pre.

Por eso quie­ro des­men­tir al Go­bierno y a la opo­si­ción re­cor­dan­do que, si bien es cier­to que la cri­sis eco­nó­mi­ca se ha per­di­do en lon­ta­nan­za, Es­pa­ña su­fre otra cri­sis, la Cri­sis

2: el re­gre­so, de­ri­va­da de una pe­que­ña infección con­ver­ti­da en gan­gre­na, y que, a pe­sar de su bue­na sa­lud di­ges­ti­va, neu­ro­nal y vas­cu­lar, pa­re­ce es­tar abo­ca­da a una ampu­tación trau­má­ti­ca o a un co­lap­so sis­té­mi­co que la li­qui­de. Por eso les su­gie­ro que dis­fru­ten in­ten­sa­men­te es­te ve­rano. Por­que, aun­que co­rre­mos un gra­ve y es­tú­pi­do pe­li­gro, to­do apun­ta a que el desas­tre lo va a pro­du­cir una en­fer­me­dad le­ve que no que­re­mos cu­rar. Y a eso se le lla­ma de­re­cho a de­ci­dir có­mo, cuán­do y con cuán­ta dig­ni­dad que­re­mos es­pi­char­la. Por­que los es­pa­ño­les so­mos así, y, cuan­do nos po­ne­mos, nos po­ne­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.