In­te­rés au­to­nó­mi­co y ges­ta­ción su­bro­ga­da

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - JO­SÉ LUIS MEILÁN GIL

En el Es­ta­do es­pa­ñol co­exis­ten las Cor­tes Ge­ne­ra­les, cu­yos miem­bros re­pre­sen­tan a to­do el pue­blo es­pa­ñol en vir­tud de la elec­ción co­rres­pon­dien­te, con par­la­men­tos en los que la re­pre­sen­ta­ción se li­mi­ta a ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. Aque­llas atien­den el in­te­rés ge­ne­ral de to­do el Es­ta­do, co­mo es la igual­dad de to­dos los es­pa­ño­les en el ejer­ci­cio de los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les, en­tre los que fi­gu­ran en pri­mer lu­gar los de­re­chos fun­da­men­ta­les de la per­so­na cu­ya dig­ni­dad es fun­da­men­to del or­den po­lí­ti­co. Las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas pue­den desa­rro­llar po­lí­ti­cas pro­pias, en fun­ción del in­te­rés au­to­nó­mi­co que de­ben ser­vir, de­fen­der y desa­rro­llar, a ve­ces en pug­na con el Es­ta­do; pe­ro no pue­den le­gis­lar so­bre aque­llos de­re­chos. Ha ha­bi­do, sin em­bar­go, ini­cia­ti­vas au­to­nó­mi­cas que sus­ci­tan la du­da de si no es­tá re­ba­sán­do­se la lí­nea. Ocu­rre con el de­re­cho a una muer­te dig­na. Sin iden­ti­fi­car­la con la eu­ta­na­sia, y con ma­yor ra­zón si se la iden­ti­fi­ca con ella, no es de re­ci­bo que ten­ga, co­mo tal de­re­cho, una re­gu­la­ción de­sigual, se­gún ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. En de­fi­ni­ti­va, se tra­ta de com­pro­bar has­ta dón­de lle­ga el in­te­rés au­to­nó­mi­co de mo­do que no su­plan­te o co­li­sio­ne con el in­te­rés ge­ne­ral del Es­ta­do.

La cues­tión aca­ba de plan­tear­se en el Par­la­men­to de Ga­li­cia con mo­ti­vo de la iniciativa del PP acer­ca de po­si­ble re­gu­la­ción de la «ges­ta­ción su­bro­ga­da» en tér­mi­nos de lo que se lla­ma po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, con­tra­pues­ta a otra más ex­pre­si­va de «vien­tres de al­qui­ler». So­bre el asun­to se han pro­nun­cia­do los par­ti­dos de ám­bi­to es­ta­tal. Ciu­da­da­nos se ha apun­ta­do de­ci­di­da­men­te a fa­vor; el PSOE y Po­de­mos en con­tra. El PP, co­mo en otros pa­re­ci­dos, lo de­jó en tie­rra de na­die a es­pe­ra de lo que más con­ven­ga elec­to­ral­men­te. Que re­ba­sa el in­te­rés au­to­nó­mi­co se cons­ta­ta por­que se re­fie­re a una con­cep­ción an­tro­po­ló­gi­ca, si se ad­mi­te la pa­la­bra, que afec­ta a de­re­chos fun­da­men­ta­les de la per­so­na y la dig­ni­dad de la mu­jer, con re­per­cu­sión en ins­ti­tu­cio­nes co­mo la fa­mi­lia y el ma­tri­mo­nio. Los de­fen­so­res o de­fen­so­ras de la re­gu­la­ción han in­sis­ti­do en que se tra­ta­ría de una ac­tua­ción al­truis­ta; pe­ro in­clu­so la de­no­mi­na­ción edul­co­ra­da re­ve­la que ha de exis­tir un con­tra­to o fór­mu­la ju­rí­di­ca equi­va­len­te, por ra­zo­nes fá­cil­men­te en­ten­di­bles. No se­ría co­rrec­to ex­po­ner aquí otras po­si­bles fór­mu­las de­sin­te­re­sa­das.

El pre­si­den­te de la Xun­ta se ma­ni­fes­tó pron­to so­bre la con­ve­nien­cia de la re­gu­la­ción por­que se tra­ta de un ge­né­ri­co he­cho so­cial. El gru­po par­la­men­ta­rio pa­re­ce ha­ber asu­mi­do esa opi­nión. ¿Es un in­te­rés de Ga­li­cia? ¿En qué se ba­sa? ¿Es real­men­te una preo­cu­pa­ción de sus elec­to­res? BNG, En Ma­rea y PS­deG se opu­sie­ron de un mo­do con­tun­den­te­men­te ra­zo­na­ble. La re­pre­sen­tan­te del PP, pa­ra no se­guir con la iniciativa, tu­vo que aga­rrar­se a la im­po­ta­ble ex­cu­sa de es­pe­rar a que la Eu­ro­cá­ma­ra ha­ga un es­tu­dio pa­ra ar­mo­ni­zar la re­gu­la­ción en los Es­ta­dos. Fal­ta­ba que se re­pi­tie­ra que es una di­rec­ti­va de la UE y, por tan­to, de obli­ga­da tras­po­si­ción. Sin co­men­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.