Unas ve­ces se ga­na, otras se apren­de

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - MI­GUEL JUANE Abo­ga­do y ex­per­to en De­re­cho de­por­ti­vo

Ana­die le gus­ta per­der y ha­bi­tual­men­te exis­te muy es­ca­sa to­le­ran­cia a la frus­tra­ción cuan­do al­go se tuer­ce o no re­sul­ta co­mo es­pe­rá­ba­mos. Ca­si na­die asi­mi­la la de­rro­ta co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra co­rre­gir erro­res, pa­ra rein­ven­tar­se, pa­ra sub­sa­nar aque­llo que de­vie­ne ne­ce­sa­rio afi­nar, pu­lir.

Gran­des de­por­tis­tas re­co­no­cen que son lo que son o lo que han si­do por los fa­llos que han te­ni­do, por la su­pera­ción que han de­bi­do de afron­tar an­te las ad­ver­si­da­des que les han sur­gi­do en su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal. Ha­ce es­ca­sas fe­chas, un en­tre­na­dor de ba­lon­ces­to re­cor­da­ba que el me­jor tri­plis­ta del mun­do, en com­pe­ti­ción, fa­lla más que acier­ta, es de­cir, que ni si­quie­ra lle­ga al cin­cuen­ta por cien­to de éxi­to en los lan­za­mien­tos que asu­me du­ran­te una tem­po­ra­da de­por­ti­va.

Y no so­lo en el de­por­te. ¿A cuán­ta gen­te co­no­ce­mos que le ha ido mal en la vi­da y que lue­go ha sa­bi­do re­mon­tar, pre­ci­sa­men­te por­que han per­se­ve­ra­do, por­que han apren­di­do de sus erro­res, de las de­rro­tas? En mu­chos paí­ses se cri­ti­ca más al que no lo in­ten­ta que al que fa­lla, por­que to­dos en­tien­den que el ries­go es par­te del apren­di­za­je aun­que, en mu­chas oca­sio­nes, si no se con­tro­la o se ges­tio­na mal, pue­de pro­du­cir enor­mes sin­sa­bo­res.

Cuan­do una per­so­na afron­ta pro­ce­sos de se­lec­ción, prue­bas de ac­ce­so al tra­ba­jo, cuan­do em­pren­de un pro­yec­to pro­fe­sio­nal, o si to­ma una de­ci­sión que im­pli­ca la renuncia a otras op­cio­nes… en mu­chas y muy dis­tin­tas oca­sio­nes to­das las ex­pe­rien­cias acu­mu­la­das, in­clu­so los re­cha­zos, la con­fir­ma­ción de las ad­ver­sas ex­pec­ta­ti­vas, et­cé­te­ra, su­man y ayu­dan a cre­cer, a cons­truir una per­so­na me­jor, un pro­fe­sio­nal más ca­pa­ci­ta­do.

Tér­mi­nos co­mo per­de­dor, fra­ca­sa­do o de­rro­ta­do

de­ben ser erra­di­ca­dos pa­ra re­fe­rir­se a per­so­nas que lu­chan y que se es­fuer­zan ca­da día, que arries­gan, que po­nen to­do de su par­te pa­ra pro­gre­sar, aque­llos que ge­ne­ran ilu­sio­nes y es­pe­ran­zas, quie­nes pre­ten­den ser me­jo­res, los que quie­ren ha­cer bien aque­llo a lo que de­di­can gran­des es­fuer­zos y que, en de­fi­ni­ti­va, pro­cu­ran ha­cer un en­torno más fa­vo­ra­ble pa­ra sí y pa­ra la so­cie­dad en la que es­tán in­te­gra­dos.

Si se en­fo­can bien, la de­rro­ta de­por­ti­va, el fra­ca­so pro­fe­sio­nal, en de­fi­ni­ti­va, el re­vés en la la­bor aco­me­ti­da, pue­den ser re­ver­ti­dos y apro­ve­cha­dos co­mo ex­pe­rien­cias vi­ta­les que nos per­mi­ti­rán ser más fuer­tes, más com­pe­ti­ti­vos, más ex­per­tos, me­jo­res. Y to­do ese ba­ga­je nos de­be ha­cer cre­cer si ana­li­za­mos los por­qués, si pen­sa­mos en po­si­ti­vo y si no des­fa­lle­ce­mos an­te la ad­ver­si­dad. Por­que unas ve­ces se ga­na y otras se apren­de, nun­ca se pier­de.

Si se en­fo­can bien, la de­rro­ta de­por­ti­va, el fra­ca­so pro­fe­sio­nal, en de­fi­ni­ti­va, el re­vés en la la­bor aco­me­ti­da, pue­den ser re­ver­ti­dos y apro­ve­cha­dos co­mo ex­pe­rien­cias vi­ta­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.