Los adio­ses

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - RA­MÓN PERNAS

Las sa­las de es­pe­ra de los ae­ro­puer­tos —te­dio­sas, es­ca­sa­men­te có­mo­das y en es­tos días aba­rro­ta­das— son un ex­ce­len­te lu­gar pa­ra es­tu­diar, es­cu­char e in­clu­so emo­cio­nar­se con los com­por­ta­mien­tos de las des­pe­di­das. An­da­ba yo plan­teán­do­me per­so­na­jes de las pá­gi­nas de mi pró­xi­ma no­ve­la mien­tras es­pe­ra­ba un vue­lo do­més­ti­co, cuan­do me vi sor­pren­di­do por la in­me­dia­ta sa­li­da de un vue­lo pa­ra Lon­dres. To­da­vía no ha­bía­mos pasado la ba­rre­ra que ac­ce­de a las sa­li­das, la que te obli­ga a de­po­si­tar tu me­mo­ria en una ca­ja de plás­ti­co don­de de­jas el re­loj, el te­lé­fono mó­vil, las mo­ne­das y el cin­tu­rón que su­je­ta tus pan­ta­lo­nes, cuan­do a mi la­do tres jó­ve­nes al­bo­ro­za­dos fes­te­ja­ban el tér­mino de sus va­ca­cio­nes as­tu­ria­nas y se re­in­cor­po­ra­ban a su des­tino la­bo­ral lon­di­nen­se. Uno de ellos es­ta­ba aque­ja­do de un ata­que de mo­rri­ña por­que se per­día las fiestas del Car­men de su pue­blo y la ex­hi­bi­ción noc­tur­na de la or­gía de vo­la­do­res, bom­bas de pa­len­que, cohe­tes de las fiestas po­pu­la­res, que en su pue­blo eran un es­pe­cial es­pec­tácu­lo pi­ro­téc­ni­co. Los tres mu­cha­chos ce­le­bra­ban en su con­ver­sa­ción el dis­fru­te de tres se­ma­nas de va­ca­cio­nes y em­pren­dían ale­gres el ca­mino de vuel­ta.

Cer­ca de ellos, otras tres per­so­nas se des­pe­dían de ma­ne­ra to­tal­men­te opues­ta. Las lá­gri­mas de los tres em­pa­ña­ban sus mi­ra­das. Eran una mu­jer, to­da­vía jo­ven, un mu­cha­cho al­go ma­yor que ella y quien me pa­re­ció el pa­dre de am­bos. La mu­jer co­gía el mis­mo vue­lo, iba al mis­mo des­tino que los ale­gres ra­pa­ces que con­ti­nua­ban rien­do y con­tan­do ex­pe­rien­cias de sus re­cien­tes va­ca­cio­nes. A di­fe­ren­cia de ellos, la mu­jer ha­bía via­ja­do a As­tu­rias pa­ra des­pe­dir a su ma­dre, que ha­bía fa­lle­ci­do la semana an­te­rior. La acom­pa­ña­ban su her­mano ma­yor y su pa­dre. Las lá­gri­mas eran un ré­quiem que com­par­tían sus dos acom­pa­ñan­tes. Eran la cruz de la mo­ne­da que te­nía en su ca­ra el bu­lli­cio ju­ve­nil que an­tes des­cri­bí so­me­ra­men­te. Eran dos adio­ses an­ta­gó­ni­cos, la alegría y la tris­te­za, la fies­ta y el do­lor, la ce­le­bra­ción de la vi­da y la muer­te co­mo des­pe­di­da. Y mi re­fle­xión in­me­dia­ta me acon­se­ja­ba di­ri­gir­me al pri­mer gru­po y con­tar­le la tra­ge­dia que es­ta­ba su­ce­dien­do a sus es­pal­das. El des­tino era el mis­mo, pe­ro las ra­zo­nes eran di­ver­gen­tes.

Me gus­ta­ría co­no­cer am­bas his­to­rias, y con­tar que los tres mu­cha­chos eran emi­gran­tes de la úl­ti­ma hor­na­da que lle­vó fue­ra a nues­tros cha­va­les, e ima­gi­na­ba que los tres eran cien­tí­fi­cos que ela­bo­ra­ban una nue­va va­cu­na en un la­bo­ra­to­rio bri­tá­ni­co, y que la per­so­na ma­yor del otro gru­po, el viu­do re­cien­te que de­cía adiós con su mano le­van­ta­da a su hi­ja que re­gre­sa­ba a Lon­dres, era un vie­jo mi­ne­ro que ha­bía si­do pi­ca­dor en uno de los po­zos mí­ti­cos de la li­te­ra­tu­ra as­tu­ria­na de com­ba­te. Aca­so era so­lo un fun­cio­na­rio ju­bi­la­do, o el due­ño de un chi­gre, de un bar, de pue­blo. Pe­ro a mí se me an­to­ja­ba ima­gi­nar­lo de pi­ca­dor.

Su avión sa­lía an­tes que el mío y me dio tiem­po a es­pe­cu­lar y a re­ubi­car­los en la ma­de­ja de mi ca­be­za y ha­cer­los pro­ta­go­nis­tas de una his­to­ria ge­ne­ra­da en ese far nien­te de una es­pe­ra pro­lon­ga­da. Lo cier­to eran los adio­ses, las des­pe­di­das, la ma­dre muer­ta y el do­lor con­si­guien­te que la ale­gre mu­cha­cha­da con­ver­tía en ve­rano el cie­lo en­tol­da­do de un oto­ño pre­coz.

Son sucesos co­ti­dia­nos que acon­te­cen en los ae­ro­puer­tos, cuan­do no tie­nes pri­sa y te sor­pren­den las his­to­rias aje­nas.

ILUS­TRA­CIÓN BOU­ZA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.