Un pa­so for­za­do por el pá­ni­co a nue­vas de­ser­cio­nes y que re­fuer­za a ERC

La Voz de Galicia (Lugo) - - Espana - G. BAREÑO MA­DRID / LA VOZ

La ten­sión en las fi­las del in­de­pen­den­tis­mo va en au­men­to a me­di­da que se acer­ca la ho­ra en la que los so­be­ra­nis­tas de­be­rán de­mos­trar si su apues­ta por vul­ne­rar to­das las le­yes ce­le­bran­do una con­sul­ta ile­gal y prohi­bi­da ex­pre­sa­men­te por el Tri­bual Cons­ti­tu­cio­nal, y por asu­mir to­das las con­se­cuen­cias de ese ac­to, es real o so­lo van de fa­rol. En las fi­las del PDECat, he­re­de­ra de CDC, son mu­chos los que nun­ca pen­sa­ron lle­var ese desafío has­ta el fi­nal, con­ven­ci­dos de que el Go­bierno cen­tral aca­ba­ría ha­cien­do con­ce­sio­nes an­tes de afron­tar una cri­sis de in­cal­cu­la­bles re­per­cu­sio­nes.

La cons­ta­ta­ción de que el Eje­cu­ti­vo se man­te­nía fir­me, y de que las con­se­cuen­cias po­dían ser muy gra­ves pa­ra los que per­sis­tan en su ac­ti­tud, lle­vó a que al­gu­nos, co­mo el des­ti­tui­do con­se­je­ro Jor­di Bai­get, em­pe­za­ran a ex­pre­sar sus du­das de que se pue­da ce­le­brar la con­sul­ta. Y, an­te el te­mor de que un go­teo de de­ser­cio­nes die­ra ima­gen de de­bi­li­dad, Puig­de­mont se ro­dea de in­de­pen­den­tis­tas ra­di­ca­les. Pe­ro la ver­da­de­ra cla­ve de la pur­ga lle­va­da a ca­bo ayer es el cla­ro triun­fo del lí­der de ERC, Oriol Jun­que­ras, que tras for­zar a Puig­de­mont a una apues­ta de má­xi­mos en el pul­so con el Es­ta­do es­pa­ñol, le ha obli­ga­do aho­ra a lim­piar el Go­bierno de mo­de­ra­dos co­mo con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra ha­cer­se res­pon­sa­ble de la or­ga­ni­za­ción del re­fe­ren­do, de ma­ne­ra que to­dos y ca­da uno de los miem­bros del Eje­cu­ti­vo de la Ge­ne­ra­li­tat asu­man co­le­gia­da­men­te las de­ci­sio­nes con con­se­cuen­cias ju­rí­di­cas que ha­ya que to­mar.

Esa cla­ra de­rro­ta po­lí­ti­ca de Puig­de­mont an­te Jun­que­ras es la que ha lle­va­do a un cis­ma en el PDECat, en don­de mu­chos no acep­tan que has­ta aho­ra los úni­cos que han per­di­do sus car­gos, em­pe­zan­do por el ex­pre­si­den­te Ar­tur Mas, sean di­ri­gen­tes del par­ti­do, mien­tras los car­gos de ERC no han su­fri­do des­gas­te al­guno. Co­mo te­lón de fon­do de to­da es­ta re­frie­ga in­ter­na se si­túa la po­si­bi­li­dad más que cier­ta de unas in­mi­nen­tes elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, tan­to si se ce­le­bra el re­fe­ren­do co­mo si es­te es fi­nal­men­te abor­ta­do, en las que se­gún to­das las en­cues­tas ERC se ha­ría con la vic­to­ria en los co­mi­cios con una abul­ta­da di­fe­ren­cia res­pec­to al PDECat, muy des­gas­ta­do por los erro­res de Mas y Puig­de­mont y por los ca­sos de co­rrup­ción de CDC. Al­go que con­ver­ti­ría a Jun­que­ras en nue­vo hom­bre fuer­te en Cataluña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.