El año en que Er­do­gan dio rien­da suel­ta a su pul­sión au­to­ri­ta­ria

El pre­si­den­te ex­plo­tó el gol­pe mi­li­tar del 2016 pa­ra acu­mu­lar to­do el po­der y de­te­ner o pur­gar a to­dos los opo­si­to­res

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - PATRICIA ALON­SO

«Nun­ca per­mi­ti­re­mos que se ol­vi­de el 15 de ju­lio», ase­gu­ra­ba a prin­ci­pios de mes el pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, en re­fe­ren­cia al in­ten­to de gol­pe de es­ta­do del pasado ve­rano. En reali­dad, no ha­ce fal­ta. Un año des­pués, las con­se­cuen­cias del le­van­ta­mien­to se­rán di­fí­cil­men­te ol­vi­da­das. Es co­mo si hu­bie­ra per­mi­ti­do dar rien­da suel­ta a las pul­sio­nes ce­sa­ris­tas que Er­do­gan ha­bía re­pri­mi­do o es­con­di­do has­ta en­ton­ces. em­bar­can­do a su país en un via­je al au­to­ri­ta­ris­mo.

En el úl­ti­mo año, 138.000 tur­cos han si­do des­pe­di­dos de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas acu­sa­dos de «víncu­los con aso­cia­cio­nes te­rro­ris­tas», en re­fe­ren­cia al gru­po de­no­mi­na­do co­mo FETÖ por An­ka­ra, su­pues­ta­men­te res­pon­sa­ble del al­za­mien­to. El nú­me­ro de de­te­ni­dos du­ran­te el úl­ti­mo año su­pera los 100.000, en­tre los que se in­clu­yen 234 miem­bros de la pren­sa. El Con­se­jo de Eu­ro­pa y ob­ser­va­do­res de los de­re­chos hu­ma­nos han aler­ta­do de la de­ri­va del Go­bierno, preo­cu­pa­dos por la pur­ga de las ins­ti­tu­cio­nes, el dis­tan­cia­mien­to con Eu­ro­pa, y el re­fe­ren­do pre­si­den­cia­lis­ta que el pasado ma­yo otor­gó a Er­do­gan el po­der ab­so­lu­to, ha­cien­do de él un sím­bo­lo de la in­vo­lu­ción an­ti­li­be­ral a la que asis­te to­do el mun­do.

Tur­quía vi­ve des­de ha­ce un año ba­jo es­ta­do de emer­gen­cia, lo que ha otor­ga­do al Go­bierno ple­nos po­de­res pa­ra le­gis­lar. Con los nue­vos de­cre­tos emi­ti­dos, va­rias aca­de­mias y es­cue­las mi­li- ta­res han si­do clau­su­ra­das, así co­mo una trein­te­na de hos­pi­ta­les mi­li­ta­res, sos­pe­cho­sos de man­te­ner víncu­los con el clé­ri­go Fet­hu­llah Gu­len, su­pues­to lí­der de FETÖ. Va­rios mi­li­ta­res re­ti­ra­dos han al­za­do la voz en con­tra de es­tas de­ci­sio­nes que, ase­gu­ran, han su­pues­to el co­lap­so del sis­te­ma edu­ca­ti­vo y sa­ni­ta­rio mi­li­tar. Co­mo ejem­plo, apun­tan a va­rias in­to­xi­ca­cio­nes ali­men­ta­rias que afec­ta­ron a mi­les de sol­da­dos en ape­nas un mes.

Las ya de­te­rio­ra­das re­la­cio­nes en­tre Tur­quía y la UE, en par­te de­bi­do al lar­go pro­ce­so de ad­he­sión que pa­re­ce no avan­zar ni con­cre­tar­se, se han vis­to tam­bién afec­ta­das. Du­ran­te un tiem­po, An­ka­ra in­si­nuó que tras el gol­pe po­día ha­ber «po­ten­cias ex­tran­je­ras» y, más re­cien­te­men­te, acu­só a va­rios paí­ses, es­pe­cial­men­te a Ale­ma­nia, de dar re­fu­gio en sus fron­te­ras a «te­rro­ris­tas» per­te­ne­cien­tes a FETÖ y el gru­po kur­do PKK.

Las re­la­cio­nes con Eu­ro­pa son ca­da vez más dis­tan­tes, co­mo evi­den­ció la sa­li­da de Ale­ma­nia de la ba­se mi­li­tar de In­cir­lik, aun­que a nin­gu­na de las par­tes les in­tere­sa rom­per­las por com­ple­to. A Bru­se­las, por el pa­pel de An­ka­ra en el con­trol del flu­jo de mi­gran­tes que lle­gan a te­rri­to­rio eu­ro­peo. A Tur­quía, por la le­gi­ti­ma­ción que ofre­ce a su Go­bierno el pro­ce­so de ad­he­sión.

La ten­sión tam­bién es pal­pa­ble con EE.UU., alia­do de Tur­quía en la OTAN, a pe­sar de que en un prin­ci­pio An­ka­ra es­pe­ra­ba que las re­la­cio­nes me­jo­ra­sen con la lle­ga­da de Trump al po­der. Pe­ro el apo­yo de Was­hing­ton a las mi­li­cias kur­das en Si­ria, que Tur­quía con­si­de­ra una ra­ma más del gru­po te­rro­ris­ta PKK, y la ne­ga­ti­va a ex­tra­di­tar a Gü­len, han ten­sa­do la cuer­da. Tam­po­co la si­tua­ción en la re­gión es idí­li­ca, des­pués de que An­ka­ra de­ci­die­se apo­yar a Ca­tar tras el blo­queo im­pues­to por las pe­tro­mo­nar­quías del Gol­fo.

OZAN KOSE AFP

El Go­bierno tur­co des­ple­gó una in­ten­sa cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca pa­ra re­cor­dar el gol­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.