Re­pre­sión ma­si­va, opo­si­ción di­vi­di­da

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - Mi­guel-An­xo Mu­ra­do

«Un re­ga­lo de Dios», así ca­li­fi­có Er­do­gan en su día el gol­pe de es­ta­do fra­ca­sa­do del que aho­ra se cum­ple un año. Y pa­ra él lo ha si­do. Le ha ser­vi­do pa­ra reha­cer Tur­quía a la ima­gen y se­me­jan­za de su AKP, un par­ti­do is­la­mis­ta mo­de­ra­do que aho­ra es el mo­tor de una po­lí­ti­ca ra­di­cal: la trans­for­ma­ción de una de­mo­cra­cia po­pu­lis­ta en un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio. El gol­pe fa­lli­do, su re­cha­zo, se ha con­ver­ti­do de he­cho en sí mis­mo en una es­pe­cie de ideo­lo­gía, un pen­sa­mien­to pa­ra­dó­ji­co que pro­po­ne es­ta­ble­cer un es­ta­do to­ta­li­ta­rio co­mo res­pues­ta al in­ten­to de es­ta­ble­cer un es­ta­do to­ta­li­ta­rio.

Tan im­por­tan­te es el gol­pe pa­ra el nue­vo pro­yec­to po­lí­ti­co de Er­do­gan que es­te ha pre­fe­ri­do te­jer una red de con­fu­sión y mis­te­rio a su al­re­de­dor, por­que co­mo mi­to es más efi­caz. Las au­to­ri­da­des si­guen in­sis­tien­do vehe­men­te­men­te en que de­trás de la in­ten­to­na es­ta­ba la mano ne­gra de los se­gui­do­res de Fet­hu­llah Gü­len, un clé­ri­go tam­bién is­la­mis­ta que fue alia­do de Er­do­gan has­ta ha­ce ape­nas unos años pe­ro que aho­ra vi­ve en el exi­lio en Es­ta­dos Uni­dos. Fue­ra de Tur­quía hay mu­chas du­das al res­pec­to. Re­cien­te­men­te, los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de Ale­ma­nia y Gran Bre­ta­ña arro­ja­ban du­das a es­ta ex­pli­ca­ción. Es po­si­ble que al­gu­nos ele­men­tos gu­le­nis­tas par­ti­ci­pa­sen en el gol­pe, pe­ro la ba­se de es­te era mu­cho más am­plia y su dirección, se­gu­ra­men­te, en ma­nos de mi­li­ta­res ke­ma­lis­tas (na­cio­na­lis­tas lai­cos).

Pe­ro la in­de­fi­ni­ción per­mi­te una re­pre­sión más ge­ne­ra­li­za­da. Más de 100.000 per­so­nas han si­do de­te­ni­das y al me­nos la mi­tad de ellas en­car­ce­la­das. Es­to in­clu­ye 10.000 mi­li­ta­res pe­ro tam­bién ca­si 3.000 jue­ces y 150 pe­rio­dis­tas. Más de 100.000 fun­cio­na­rios han si­do ce­sa­dos ful­mi­nan­te­men­te, in­clu­yen­do ca­si 30.000 pro­fe­so­res.

Un cen­te­nar de me­dios de co­mu­ni­ca­ción se han vis­to ce­rra­dos y mi­les de em­pre­sas han si­do con­fis­ca­das por te­ner al­gu­na re­la­ción (a ve­ces sim­ple­men­te su­pues­ta) con los gu­le­nis­tas. De es­te bo­tín de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res se sa­be que han sa­ca­do par­ti­do em­pre­sa­rios afi­lia­dos al par­ti­do de Er­do­gan. La ar­bi­tra­rie­dad es to­tal: pa­ra sufrir per­se­cu­ción bas­ta con ha­ber te­ni­do di­ne­ro de­po­si­ta­do en un ban­co re­la­cio­na­do con los gu­le­nis­tas. Ah­met Sik, un pe­rio­dis­ta que ha­bía si­do de­te­ni­do en su día por es­cri­bir un li­bro crí­ti­co con Fet­hu­lah Gü­len ha si­do de­te­ni­do aho­ra por su su­pues­to apo­yo a Fet­hu­llah Gü­len.

Tan so­lo aho­ra la opo­si­ción em­pie­za a su­pe­rar el trau­ma de la re­pre­sión. La ma­yor pro­tes­ta tu­vo lu­gar ha­ce unos po­cos días, cuan­do el lí­der opo­si­tor Ke­mal Ki­lic­da­ro­glu com­ple­tó una mar­cha de pro­tes­ta de 450 ki­ló­me­tros por to­do el país. Hay que re­co­no­cer que su par­ti­do, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano Po­pu­lar (CHP), ha evo­lu­cio­na­do des­de el vie­jo ke­ma­lis­mo ha­cia la so­cial­de­mo­cra­cia. Pe­ro su lai­cis­mo es aho­ra de­ma­sia­do ra­di­cal in­clu­so pa­ra mu­chos tur­cos que no son del AKP. Por otro la­do, su na­cio­na­lis­mo los ale­ja de los kur­dos, que su­po­nen un 20 por cien­to de la po­bla­ción y son bue­na par­te de la opo­si­ción. El ca­mino es más lar­go que 450 ki­ló­me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.