Una pa­re­ja in­gle­sa se que­da a vi­vir en Boiro tras na­ve­gar 25.000 mi­llas náu­ti­cas

A la ho­ra de em­pa­dro­nar­se, fi­jó su re­si­den­cia en el barco que tie­ne en el Náu­ti­co

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - AN­TÓN PA­RA­DA

Mien­tras las aguas de Eu­ro­pa se arre­mo­li­nan y en­tur­bian en­tre las corrientes del in­di­vi­dua­lis­mo y la au­tar­quía, una pa­re­ja in­gle­sa a los man­dos de un ve­le­ro sur­ca los ma­res a con­tra­co­rrien­te, por­tan­do una his­to­ria ca­paz de desafiar a los ar­gu­men­tos se­pa­ra­tis­tas de pro­ce­sos co­mo el bre­xit. Los nom­bres de los pro­ta­go­nis­tas de es­te re­la­to se co­rres­pon­den con los de Barry y Lindy Bu­llen, un ma­tri­mo­nio bri­tá­ni­co que ha sor­pren­di­do a los fun­cio­na­rios del Con­ce­llo boi­ren­se cuan­do acu­dió a em­pa­dro­nar­se. So­lo que la dirección de su re­si­den­cia es un ama­rre en el Club Náu­ti­co Boiro-Marina Ca­bo de Cruz.

Ca­tor­ce años, 30 paí­ses y 25.000 mi­llas náu­ti­cas —o 46.300 ki­ló­me­tros— son al­gu­nas de las ci­fras de la gran tra­ve­sía que los Bu­llen ini­cia­ron en Es­pa­ña, y que les lle­vó a de­jar su be­lla ca­sa de ma­de­ra de más de 500 años en un pue­ble­ci­to cer­cano a Ro­yal Tun­brid­ge Wells, una ciu­dad de la cam­pi­ña in­gle­sa, en­tre Lon­dres y la cos­ta. Lo que co­men­zó con la com­pra del Sa­ma­rang, una em­bar­ca­ción con la que pre­ten­dían pa­sar dos o tres años re­co­rrien­do la cos­ta me­di­te­rrá­nea, ha aca­ba­do desatan­do un enamo­ra­mien­to por el cual pa­sa­rán to­do el ve­rano en el Náu­ti­co, don­de re­pa­ra­rán la na­ve, pa­ra re­gre­sar de nue­vo en pri­ma­ve­ra. Lo cier­to es que los trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos que es­tán rea­li­zan­do los bri­tá­ni­cos han lle­ga­do a oí­dos del pro­pio al­cal­de boi­ren­se, Juan Jo­sé Dies­te, que se per­so­nó en el náu­ti­co pa­ra re­ci­bir­les y com­pro­me­ter­se a ayu­dar­les a ali­ge­rar es­te pro­ce­so bu­ro­crá­ti­co.

El sue­ño eu­ro­peo

«El ma­ris­co, el vino, la gen­te, ¿he­mos di­cho per­ce­bes ya?, pe­ro aún no he­mos vis­to su­fi­cien­te», esa es la lis­ta que ha in­cli­na­do la ba­lan­za de los in­gle­ses ha­cia Boiro, don­de ya tie­nen apar­ca­do su co­che, vo­lan­te a la iz­quier­da, por su­pues­to, pa­ra co­no­cer lu­ga­res co­mo San­tia­go o re­gre­sar a otros, co­mo Vilagarcía y Ri­bei­ra. «Nun­ca he­mos te­ni­do un plan, so­lo em­pe­za­mos a na­ve­gar un po­co y des­pués otro po­co y otro», in­di­có Lindy, apo­ya­da por su es­po­so, al des­ve­lar que lo úni­co con lo que so­ña­ron fue con pa­sar su ju­bi­la­ción en el con­ti­nen­te.

Sin em­bar­go, la sen­da ha­cia esa me­ta pa­sa por una ca­rre­ra de obs­tácu­los que tie­ne en vi­lo a mi­llo­nes de ciu­da­da­nos eu­ro­peos. «No po­de­mos com­prar una ca­sa aquí has­ta sa­ber qué pa­sa­rá con el bre­xit», in­di­có Barry, pa­ra que ac­to se­gui­do ella lo ca­li­fi­ca­se co­mo «el mis­mo desas­tre que el de Trump en Es­ta­dos Uni­dos». Am­bos se dan un pla­zo de dos años pa­ra ver có­mo trans­cu­rre la sa­li­da de Reino Uni­do de la UE.

Mien­tras tan­to, Barry y Lindy lle­nan pá­gi­nas de su blog (www. sa­ma­rang.com), con vi­ven­cias que de­mues­tran que la me­jor cu­ra con­tra el cie­rre de fron­te­ras es abrir las de la men­te via­jan­do don­de el vien­to les lle­ve.

CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Barry y Lindy Bu­llen tie­nen su ac­tual do­mi­ci­lio en el ve­le­ro «Sa­ma­rang», en Ca­bo de Cruz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.