La Po­li­cía Lo­cal asu­me la cus­to­dia de un ga­to per­di­do y se le escapa del cuar­te­li­llo

El lu­cen­se que en­tre­gó el mi­nino ex­tra­via­do al Con­ce­llo cree que es un sín­to­ma de la de­ca­den­cia de los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - EN­RI­QUE G. SOUTO

El que dio pie a una de las más sin­gu­la­res ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas pre­sen­ta­das a la co­mi­sión mu­ni­ci­pal de que­jas y re­cla­ma­cio­nes qui­zá es un ga­to con do­tes de Hou­di­ni; tal vez, es un ga­ti­to con es­pí­ri­tu li­ber­ta­rio po­co ami­go de los uni­for­mes po­li­cia­les, o, por qué no, es un mi­nino con al­ma de personaje dic­ken­siano y ca­lle­je­ro. Al ciu­da­dano que re­co­gió un ga­ti­to per­di­do en una ca­lle de Lu­go y lo lle­vó en una ca­ja a la se­de de la Po­li­cía Lo­cal pa­ra que se en­car­ga­se de tras­la­dar- lo a la Pro­tec­to­ra de Ani­ma­les le pa­re­ció bas­tan­te mal la des­apa­ri­ción del pe­que­ño fe­lino. Tan mal le pa­re­ció que le lle­va a cues­tio­nar­se la ca­li­dad de al­gu­nos ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les.

Una de las sin­gu­la­ri­da­des de es­ta re­cla­ma­ción es su ex­ten­sión: ocu­pa va­rias pá­gi­nas. Cuen­ta el re­cla­man­te que el pasado 14 de ju­nio, mien­tras pa­sea­ba por la ca­pi­tal lu­cen­se, vio un ga­to jo­ven; es­ta­ba en mi­tad de la ace­ra y mau­lla­ba in­ce­san­te­men­te. Era un ga­to blan­co y dó­cil, por lo que in­tu­yó que era do­més­ti­co. El lu­cen­se au­tor de la que­ja si­guió ca­mi­nan­do, en com­pa­ñía de un fa­mi­liar; vol­vie­ron so­bre sus pa­sos. Lla­ma­ron a la Pro­tec­to­ra de Ani­ma­les pe­ro, co­mo eran las 22.25 ho­ras, no hu­bo res­pues­ta. Lla­mó en­ton­ces a la Po­li­cía Lo­cal, don­de una ama­ble fun­cio­na­ria les in­di­có que lo me­tie­ran en una ca­ja y lo tras­la­da­sen a las de­pen­den­cias po­li­cia­les, y que al día si­guien­te se­ría en­tre­ga­do a la Pro­tec­to­ra. Ape­nas pa­sa­da la me­dia­no­che, el ga­to fue en­tre­ga­do en la se­de de la Po­li­cía Lo­cal, con fir­ma de una es­pe­cie de re­ci­bí o al­go si­mi­lar.

A la ma­ña­na si­guien­te, el re­cla­man­te lla­mó a la Pro­tec­to­ra, don­de le in­di­ca­ron que el ga­ti­to des­va­li­do se ha­bía ex­tra­via­do en las de­pen­den­cias de la Po­li­cía Lo­cal. Y ahí em­pie­za la sor­pre­sa del con­cien­cia­do lu­cen­se: có­mo pu­do lar­gar­se el mi­nino si es­ta­ba me­ti­do en una ca­ja y den­tro de una ha­bi­ta­ción. Si no era, o es, dis­cí­pu­lo del gran Hou­di­ni, ha­brá que con­cluir que a los agen­tes de la Po­li­cía Lo­cal no se les da bien cus­to­diar mi­ni­nos; se­gu­ra­men­te no es su pa­pel cui­dar gatos.

Ó.C.

Gatos ali­men­ta­dos por vo­lun­ta­rios en una ca­lle de Lu­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.