Ri­ba­deo se po­ne es­tric­to y pin­ta el lí­mi­te de los ba­res El Con­ce­llo va a subas­tar mo­bi­lia­rio que se in­cau­tó de te­rra­zas con in­frac­cio­nes

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - JO­SÉ ALON­SO

Com­ple­men­to de las vi­llas tu­rís­ti­cas pe­ro a ve­ces ob­je­to de con­flic­to y de­ba­te por los ex­ce­sos. Así son las te­rra­zas. En Ri­ba­deo, en la cos­ta de Lu­go, que des­ta­ca por su centro pea­to­nal con nu­me­ro­sos ba­res y ca­fe­te­rías, es­tos ga­na­ban te­rreno a los pea­to­nes, que a ve­ces te­nían que ha­cer equi­li­brios pa­ra pa­sear, has­ta que des­de el Con­ce­llo el al­cal­de, Fernando Suá­rez, lo afron­tó co­mo un re­to personal. No fue sen­ci­llo y se pre­ci­sa­ron va­rias mo­di­fi­ca­cio­nes de la or­de­nan­za re­gu­la­do­ra pa­ra dar con la cla­ve. Y por lo que se ve en Ri­ba­deo, la cla­ve pa­sa por al­go tan sim­ple co­mo ser es­tric­to.

La ex­pe­rien­cia ri­ba­den­se in­di­ca que apli­car con ri­gor una nor­ma que sea rea­lis­ta y com­pren­si­va con am­bas par­tes evi­ta de­ba­tes es­té­ri­les. Pa­ra con­se­guir­lo, na­da me­jor que plas­mar en un plano las me­sas, si­llas y mo­bi­lia­rio au­to­ri­za­do y su ubi­ca­ción; obli­gar a ex­po­ner­lo al pú­bli­co (y a las ins­pec­cio­nes de la po­li­cía), y mar­car en el sue­lo la zo­na máxima que se pue­de ocu­par. Así, ade­más, se pa­ga exac­ta­men- te lo que se ocu­pa (23.000 eu­ros in­gre­só es­te año el Con­ce­llo por me­dio cen­te­nar de te­rra­zas). Si la nor­ma se in­frin­ge o si no se pa­ga, se ad­vier­te al ti­tu­lar y, de no ha­cer ca­so, ope­ra­rios del Con­ce­llo le­van­tan la te­rra­za y de­po­si­tan el mo­bi­lia­rio en el al­ma­cén mu­ni­ci­pal. En ello no hay bro­mas. En Ri­ba­deo ya se hi­zo en al me­nos dos oca­sio­nes y en unos días, co­mo el ti­tu­lar no pa­gó las san­cio­nes, se subas­ta­rá.

En O Can­tón, ba­jo la in­fluen­cia de la To­rre dos Mo­reno, o la ca­lle San Fran­cis­co, jun­to al par­que, las te­rra­zas son un ali­cien­te más pa­ra dis­fru­tar; un es­pa­cio com­par­ti­do con de­ta­lles de buen gus­to: me­sas y si­llas con pu­bli­ci­dad ya no se per­mi­ten y es­tán sien­do sus­ti­tui­das. El vi­si­tan­te lo agra­de­ce. El ri­ba­den­se, tam­bién. Los hos­te­le­ros, bue­na par­te de ellos, que­rrían más, pe­ro se to­pan con el Con­ce­llo: «En Ri­ba­deo de­fen­de­mos os in­tere­ses das dúas par­tes, dos hos­ta­lei­ros, cos que ten­ta­mos ser xe­ne­ro­sos, e dos peóns. Pe­ro can­do se che­ga ao lí­mi­te e se cru­za, o que o pa­sa ten un pro­ble­ma. Se te­ñen au­to­ri­za­das seis me­sas, non po­den ser dez. E sen­do así, aca­bou­se o pro­ble­ma», ma­ni­fes­tó Fernando Suá­rez.

Es­te año se ha re­tra­sa­do el pin­ta­do en el sue­lo del es­pa­cio au­to­ri­za­do. Se re­vi­sa­rá la pró­xi­ma semana. Y tam­bién se ve­ri­fi­ca­rá que los pla­nos es­tén ex­pues­tos.

¿Ex­ce­sos? Al­guno, me­nor, si­gue ha­bien­do, pe­ro el cam­bio es in­cues­tio­na­ble.

J. A.

Los ba­res con te­rra­za tie­ne que ex­hi­bir un plano del mo­bi­lia­rio per­mi­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.