La fa­mi­lia me­dia ga­lle­ga ga­na 43.000 eu­ros y gas­ta 10.000 en im­pues­tos

Ali­men­ta­ción, ho­gar y trans­por­te con­su­men ca­si to­do el pre­su­pues­to Los pre­cios de ta­ba­co, al­cohol y co­che son en su ma­yor par­te im­pues­tos

La Voz de Galicia (Lugo) - - PORTADA - MA­RÍA CE­DRÓN REDACCIÓN / LA VOZ

Los Ber­gan­ti­ños tra­ba­jan ca­da año 59 días so­lo pa­ra cum­plir con Ha­cien­da

Los Ber­gan­ti­ños no exis­ten. Son un ejem­plo su­pues­to de fa­mi­lia ga­lle­ga que de­di­ca, ca­da año, to­dos sus in­gre­sos bru­tos —re­co­gi­dos en la nó­mi­na— de 59 días de tra­ba­jo a ali­men­tar las ar­cas de las di­fe­ren­tes Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. A la ho­ra de gas­tar son con­te­ni­dos. Su día a día no di­fie­re del de mu­chos ho­ga­res de cla­se me­dia en Es­pa­ña. Es­te re­por­ta­je tra­ta de re­fle­jar có­mo afec­ta a su eco­no­mía la car­ga fis­cal que con­lle­va la actividad co­ti­dia­na. Los da­tos que sus­ten­tan es­ta es­ti­ma­ción es­tán to­ma­dos de la en­cues­ta de gas­to de los ho­ga­res del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE), de pre­cios de re­fe­ren­cia de di­fe­ren­tes ser­vi­cios y de fac­tu­ras reales de ho­ga­res con los mis­mos miem­bros que los Ber­gan­ti­ños.

Ro­sa y Ar­tu­ro es­tán al fren­te de es­te ho­gar su­pues­to. Son una pa­re­ja de pa­dres tra­ba­ja­do­res con dos hi­jos me­no­res de ca­tor­ce años, Pablo y Blan­ca. El ni­ño ha em­pe­za­do la En­se­ñan­za Se­cun­da­ria Obli­ga­to­ria (ESO). La ni­ña aún es­tá en Pri­ma­ria. Am­bos van a cen­tros pú­bli­cos. Vi­ven en la ciu­dad. Ro­sa tie­ne 43 años. Fu­ma, pe­ro no en ex­ce­so. Una ca­je­ti­lla de Wins­ton a la semana. Tra­ba­ja co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va en una em­pre­sa de un po­lí­gono in­dus­trial de un con­ce­llo del área me­tro­po­li­ta­na. Po­dría ser Sa­bón, en Ar­tei­xo, o A Gran­xa, en O Po­rri­ño. Lle­ga has­ta allí en un uti­li­ta­rio de ga­so­li­na que con­su­me 7 li­tros por ca­da 100 ki­ló­me­tros. Re­co­rre unos 25.000 al año. Ar­tu­ro ha cum­pli­do los 41. Es man­do in­ter­me­dio en una com­pa­ñía de la ca­pi­tal. Le gus­ta to­mar­se una ca­ña con los ami­gos an­tes de ce­nar, pe­ro ha­ce tiem­po que no sa­le de no­che. Qui­zá una vez al año se to­ma una co­pa de whisky. El sa­la­rio bru­to que apa­re­ce en la nó­mi­na de él es de 25.120,5 eu­ros. El de ella es más re­don­do: son 18.000. Con esas can­ti­da­des tie­nen que ha­cer fren­te a un es­fuer­zo fis­cal que su­po­ne la cuar­ta par­te del in­gre­so bru­to anual que fi­gu­ra en sus nó­mi­nas. Pe­ro el por­cen­ta­je equi­val­dría a un 42,7 % de su sa­la­rio bru­to en ca­so de que la cuo­ta que sus res­pec­ti­vas em­pre­sas pa­gan a la se­gu­ri­dad so­cial por ca­da uno de ellos —un 32,5 % del bru­to que apa­re­ce en la nó­mi­na pa­ra él y de un 31,65 % pa­ra ella— fue­se con­ta­bi­li­za­da co­mo un sa­la­rio in­di­rec­to, co­mo de­fien­den al­gu­nos eco­no­mis­tas. En ese ca­so, el bru­to del que par­ti­ría Ar­tu­ro se­ría de 33.684,66, al su­mar los 8.164,16 eu­ros que su com­pa­ñía abo­na anual­men­te al fon­do de la se­gu­ri­dad so­cial. El de Ro­sa se­rían 5.697 eu­ros más de los 18.000 que re­fle­ja aho­ra su nó­mi­na.

Con to­do, el de­ba­te en torno a ese con­cep­to es­tá abier­to. Fuen­tes del sin­di­ca­to de téc­ni­cos del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da (Gest­ha) apun­tan que, en la ac­tua­li­dad, «la cuo­ta em­pre­sa­rial a la se­gu­ri­dad so­cial no es en­ten­di­da ju­rí­di­ca­men­te co­mo un im­pues­to que abo­ne el tra­ba­ja­dor».

En cam­bio, hay quié­nes no lo ven de ese mo­do. Des­de la fun­da­ción Think Tank Ci­vis­mo apun­tan que «es­ta cuo­ta real­men­te no la pa­ga el em­pre­sa­rio, lo que ha­ce es re­du­cir el sa­la­rio bru­to que de­be­ría te­ner el tra­ba­ja­dor pa­ra po­der pa­gar es­ta co­ti­za­ción».

Pe­ro más allá de las cuo­tas a la se­gu­ri­dad so­cial que abo­nan es­tos tra­ba­ja­do­res y sus em­pre­sas, los Ber­gan­ti­ños se de­jan bue­na par­te de su ren­ta dis­po­ni­ble en ali­men­tar a las ar­cas pú­bli­cas. No so­lo lo ha­cen al pa­gar el Im­pues­to so­bre el Va­lor Aña­di­do (IVA), tam­bién a la ho­ra de abo­nar im­pues­tos es­pe­cia­les apli­ca­dos a la elec­tri­ci­dad, los hi­dro­car­bu­ros, los se­gu­ros, el ta­ba­co o el al­cohol. Por­que, des­de que se des­pier­tan has­ta que se acues­tan, no de­jan de pa­gar. Y cuan­to más con­su­ma una fa­mi­lia, so­bre to­do en pro­duc­tos co­mo el ta­ba­co o el al­cohol, ma­yor es el vo­lu­men de ese equi­va­len­te a in­gre­sos bru­tos que va a pa­rar la Ad­mi­nis­tra­ción.

Bas­ta con que a las 7.00 ho­ras de la ma­ña­na Ar­tu­ro le dé al in­te­rrup­tor pa­ra que el con­ta­dor de la elec­tri­ci­dad em­pie­ce a ope­rar. En su pi­so de no­ven­ta me­tros cua­dra­dos ubi­ca­do en el centro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.