Con­ce­llos ga­lle­gos desafían al eu­ca­lip­to con una apues­ta por el bos­que atlán­ti­co

Pri­man la plan­ta­ción de fron­do­sas au­tóc­to­nas pa­ra re­va­lo­ri­zar el mon­te y evi­tar in­cen­dios

La Voz de Galicia (Lugo) - - GALICIA - MI­LA MÉN­DEZ

El pa­so de los meses se em­pie­za a no­tar en los cas­ta­ños plan­ta­dos en el in­vierno. Te­nían un me­tro y me­dio de al­tu­ra cuan­do los tras­plan­ta­ron. Aho­ra, al­gu­nos su­pe­ran con hol­gu­ra los dos me­tros. Los ve­ci­nos de las 23 fincas de la pa­rro­quia de Piñeiro, en Ames, sa­ben que su cre­ci­mien­to no se­rá igual de ve­loz que el de los eu­ca­lip­tos, pe­ro se sien­ten más se­gu­ros en com­pa­ñía de es­tos ár­bo­les ca­du­ci­fo­lios, au­tóc­to­nos del bos­que ga­lle­go y más di­fí­ci­les de que­mar que los im­por­ta­dos de Aus­tra­lia. Mien­tras So­ber, Fol­go­so do Cou­rel, Pan­tón y O Gro­ve han op­ta­do por ve­tos o de­cla­ra­cio­nes sim­bó­li­cas con­tra la pro­li­fe­ra­ción del eu­ca­lip­to, en es­ta lo­ca­li­dad co­lin­dan­te con San­tia­go han dis­pues­to fi­nan­cia­ción de las ar­cas mu­ni­ci­pa­les pa­ra re­po­blar su ma­sa fo­res­tal. «O con­ce­llo asu­me o 80 % do cus­to», in­di­ca Ja­vier Gar­cía Gul­drís, el con­ce­jal de Me­dio Am­bien­te.

Se tra­ta de un pro­yec­to que to­da­vía es­tá bro­tan­do: han iden­ti­fi­ca­do 59 fran­jas de ac­tua­ción, zo­nas ur­ba­nas con mon­te a me­nos de 400 me­tros, y van por las dos pri­me­ras. En Piñeiro quie­ren lim­piar un to­tal de 37 fincas. Te­rre­nos pri­va­dos en los que lle­ga­ron a acuer­dos con los pro­pie­ta­rios. «Es­tán sa­tis­fei­tos —afir­ma el edil de la cor­po­ra­ción di­ri­gi­da por el so­cia­lis­ta Jo­sé Mi­ño­nes— plan­ta­mos 650 fron­do­sas en 10.100 me­tros ca­dra­dos que que­da­ron li­be­ra­dos de es­pe­cies pi­ró­fi­tas». Aquí en­tran tam­bién los pi­nos y aca­cias. En su ma­yo­ría las han sus­ti­tui­do por cas­ta­ños, pe­ro tam­bién hay ro­bles, ave­lla­nos, no­ga­les y ce­re­zos. El pró­xi­mo in­vierno con­ti­nua­rán plan­tan­do en las ca­tor­ce fincas pen­dien­tes y tam­bién de­ci­di­rán, des­pués del ve­rano, la pró­xi­ma fran­ja de ac­tua- ción. «Pri­ma­mos os pun­tos de es­pe­cial ris­co po­la re­in­ci­den­cia de in­cen­dios, a pro­xi­mi­da­de de vi­ven­das ou a orien­ta­ción do ven­to. To­do o que que­da a so­ta­ven­to do nor­des­te ten máis ín­di­ce de pe­ri­go­si­da­de», ex­pli­ca Gul­drís. Las imá­ge­nes del in­cen­dio en Pe­dró­gão Gran­de han que­da­do gra­ba­das en la re­ti­na. Tam­bién las ins­tan­tá­neas vi­ra­les del gru­po de ca­sas sal­va­das gra­cias a los sau­ces, oli­vos o ro­bles que las ro­dea­ban.

En Piñeiro co­no­cen bien la vi­ru­len­cia de las lla­mas. Los in­cen­dios se ce­ba­ron con es­ta pa­rro­quia el pasado ve­rano. «Es­tas ár­bo­res son un­ha ba­rrei­ra con­tra o lu­me, uns au­tén­ti­cos bom­bei­ros na­tu­rais», in­sis­te el con­ce­jal. «Nun souto que es­tá cheo de cas­ti­ñei­ros a tem­pe­ra­tu­ra des­cen­de, pe­ro, o lu­me non en­ten­de de fron­tei­ras», opi­na Gar­cía Gul­drís. Ser una is­la en me­dio de una co­mu­ni­dad ren­di­da al eu­ca­lip­to no es la so­lu­ción: «gus­ta­ría­nos que máis con­ce­llos le­va­sen a ca­bo ac­tua­cións así».

No es­tá a mu­chos ki­ló­me­tros de Ames otra de las ini­cia­ti­vas pio­ne­ras en Ga­li­cia. En la fin­ca del Pa­zo do Fa­ra­me­llo, en Rois, se han arran­ca­do tres hec­tá­reas de eu­ca­lip­tos y aca­cias ne­gras. En su lu­gar, cre­cen más de 4.000 fru­ta­les, ma­dro­ños y aci­bros (enebros) in­clui­dos. «En el año 84 el hu­ra­cán Hor­ten­sia arra­só par­te de la fra­ga. Hu­bo que des­viar in­clu­so el Ca­mino de San­tia­go que trans­cu­rre por la pro­pie­dad. No he­mos plan­ta­do un eu­ca­lip­to aquí en la vi­da. Es una es­pe­cie tan in­va­so­ra que fue pe­ne­tran­do so­la», afir­ma Gonzalo Ri­ve­ro de Agui­lar, el pro­pie­ta­rio. La Fun­da­ción In­ter­na­cio­nal de Res­tau­ra­ción de Eco­sis­te­mas fi­nan­cia el pro­yec­to en el que tam­bién co­la­bo­ra el ayun­ta­mien­to de Rois. «Es su pri­me­ra in­ter­ven­ción en un bos­que atlán­ti­co y nos aca­ban de con­fir­mar que en sep­tiem­bre se reanu­da­rá la se­gun­da fa­se. Afec­ta­rá a otras tres hec­tá­reas que se re­po­bla­rán de ca­du­ci­fo­lios», in­for­ma. Ac­to se­gui­do des­ta­ca: «Si no po­nía­mos un lí­mi­te nos íba­mos a que­dar sin la ar­bo­le­da au­tóc­to­na».

Tam­bién las co­mu­ni­da­des de mon­tes bus­can al­ter­na­ti­vas. En Vilagarcía han plan­ta­do fres­nos, cas­ta­ños y ro­bles, aun­que el rey de sus bos­ques si­gue sien­do el mis­mo. «Se o fomento das fron­do­sas non vai em­pa­re­lla­do cun­ha po­lí­ti­ca de promoción dos seus usos —apun­ta el pre­si­den­te de la man­co­mu­ni­dad, Xur­xo Abuín—, se se­gui­mos a im­por­tar a ma­dei­ra de Su­da­mé­ri­ca, es­ta­mos con­de­na­dos a re­fo­res­tar con eu­ca­lip­to». Mien­tras el ár­bol ori­gi­na­rio de nues­tras an­tí­po­das se pue­de ta­lar a los 12 o 14 años, pa­ra un castaño hay que es­pe­rar a los 20 o 30. In­clu­so más. Ese es pa­ra Abuín el mo­ti­vo que di­sua­de a mu­chos pro­pie­ta­rios de apos­tar por los orí­ge­nes fo­res­ta­les. Cuan­do los ár­bo­les au­tóc­to­nos son el me­jor bom­be­ro na­tu­ral. La gue­rra al eu­ca­lip­to se ha em­pe­za­do a li­brar en lo­ca­li­da­des que apues­tan por la plan­ta­ción de fron­do­sas co­mo el castaño o el ro­ble. Una in­ver­sión a lar­go pla­zo que, des­ta­can, re­va­lo­ri­za sus mon­tes y pro­te­ge a sus ve­ci­nos.

S. ALON­SO, M. GUNDÍN

Flo­ra au­tóc­to­na. En la ima­gen su­pe­rior, el Pa­zo de Fa­ra­me­llo, don­de cre­cen fru­ta­les. De­ba­jo, fron­do­sas en Ames.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.