Ra­joy po­ne de ejem­plo al País Vas­co fren­te al «de­li­rio» de Puig­de­mont

En­sal­za el cli­ma de acuer­do con Ur­ku­llu y lo con­tra­po­ne al es­té­ril pul­so ca­ta­lán

La Voz de Galicia (Lugo) - - ESPAÑA - OLATZ BA­RRIU­SO

El Go­bierno de Ma­riano Ra­joy ex­hi­be su en­gra­sa­da re­la­ción con el Go­bierno vas­co y el PNV co­mo ejem­plo de que exis­ten «otras for­mas de ha­cer po­lí­ti­ca, cons­truir y abor­dar aque­llo que real­men­te im­por­ta a la gen­te» más allá del «de­li­rio» de Car­les Puig­de­mont y su «de­ri­va au­to­ri­ta­ria». Un día des­pués de la drás­ti­ca re­mo­de­la­ción del Go­bierno ca­ta­lán con­su­ma­da pa­ra ro­dear­se de se­ce­sio­nis­tas irre­duc­ti­bles y sa­cu­dir­se la pre­sión de Es­que­rra, el je­fe del Eje­cu­ti­vo cen­tral re­ca­ló en Bil­bao y apro­ve­chó pa­ra aplau­dir la «for­ma de tra­ba­jar» con­jun­ta de los Go­bier­nos cen­tral y vas­co, «uni­da a las pa­la­bras pac­to, acuer­do y en­ten­di­mien­to». «Eso es lo de­mo­crá­ti­co y lo que pro­du­ce re­sul­ta­dos po­si­ti­vos pa­ra to­dos», se ufa­nó Ra­joy, que con­tra­pu­so la ac­ti­tud del Eje­cu­ti­vo de Iñi­go Ur­ku­llu al en­fren­ta­mien­to «es­té­ril y an­ti­de­mo­crá­ti­co» alen­ta­do por los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes con su in­sis­ten­cia en po­ner las ur­nas el 1 de oc­tu­bre pa­ra ce­le­brar un re­fe­ren­do «vin­cu­lan­te».

En vís­pe­ras de que las Ad­mi­nis­tra­cio­nes cen­tral y vas­ca ru­bri­quen, el pró­xi­mo miércoles en Ma­drid, la nue­va Ley Quin­que­nal del Cu­po y las mo­di­fi­ca­cio­nes en la Ley del Con­cier­to que per­mi­ti­rán, por ejem­plo, que al­re­de­dor de tres­cien­tas nue­vas em­pre­sas co­mien­cen a tri­bu­tar an­te las Ha­cien­das fo­ra­les, Ra­joy sa­có pe­cho de su bue­na sin­to­nía con Ur­ku­llu y los na­cio­na­lis­tas vas­cos. Un ar­gu­men­to que le sir­ve al Go­bierno del PP pa­ra reivin­di­car su ta­lan­te dia­lo­gan­te y pac­tis­ta, y res­pon­sa­bi­li­zar así en ex­clu­si­va al Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán de la «pe­li­gro­sa sen­da de ra­di­ca­li­dad» por la que se des­li­za. «Lo que se es­tá ha­cien­do en­tre el Go­bierno de Es­pa­ña y el Go­bierno vas­co es lo que se

de­be ha­cer: cons­truir jun­tos», se fe­li­ci­tó el pre­si­den­te.

«Ha­re­mos cum­plir la ley»

El je­fe del Eje­cu­ti­vo cen­tral de­jó cla­ro que no le tem­bla­rá la mano pa­ra res­pon­der al desafío ca­ta­lán, pe­ro de­jó en­tre­ver que no op­ta­rá por apli­car me­di­das trau­má­ti­cas que po­drían fo­men­tar el vic­ti­mis­mo de los se­ce­sio­nis­tas. Fren­te a su in­ten­ción de «vio­lar la ley», ad­vir­tió, «no­so­tros la cum­pli­re­mos y la ha­re­mos cum­plir», pe­ro siem­pre, re­cal­có, con «la ra­zo­na­ble fuer­za de la ley, la sen­sa­tez, y la mo­de­ra­ción». El pre­si­den­te se

mos­tró con­ven­ci­do de que «la in­men­sa ma­yo­ría de los ca­ta­la­nes» es­tán en esa «lon­gi­tud de on­da» y quie­re pri­mar «el sen­ti­do co­mún y la con­cor­dia» por en­ci­ma del cho­que de tre­nes al que el desafío uni­la­te­ral de Puig­de­mont les abo­ca. «Los ca­ta­la­nes sen­sa­tos y mo­de­ra­dos de­ben sa­ber que el res­to de los es­pa­ño­les no les va­mos a fallar», pro­me­tió Ra­joy.

Una vez más, Ra­joy cer­ti­fi­có que el re­fe­ren­do no se ce­le­bra­rá por­que es «ile­gal». Y se mos­tró con­ven­ci­do de que la «de­ri­va au­to­ri­ta­ria» de la Ge­ne­ra­li­tat es de los he­chos más gra­ves que han

ocu­rri­do en Es­pa­ña «des­de ha­ce dé­ca­das». Eso sí, le­jos de in­fla­mar los áni­mos, sub­ra­yó que «to­das las le­yes» —el Es­ta­tu­to de Cataluña, la Cons­ti­tu­ción y la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal— es­tán de su la­do y tam­bién la ma­yor par­te de la so­cie­dad ca­ta­la­na, «que em­pie­za a des­co­nec­tar­se de su des­co­ne­xión». «Les pi­do que des­co­nec­ten de su de­li­rio y se re­co­nec­ten al res­pe­to a la ley y al Es­ta­do de de­re­cho que es­tán vio­lan­do». «Es­ta­mos or­gu­llo­sos de cum­plir la ley y es­ta­re­mos or­gu­llo­sos de ha­cer que se cum­pla», in­sis­tió el pre­si­den­te del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.