Ma­cron in­ten­ta igua­lar el po­der ale­mán

El pre­si­den­te fran­cés quie­re po­ner co­to al arro­lla­dor do­mi­nio eco­nó­mi­co de Ale­ma­nia

La Voz de Galicia (Lugo) - - INTERNACIONAL - CRIS­TI­NA PORTEIRO BRU­SE­LAS / CO­RRES­PON­SAL

A Em­ma­nuel Ma­cron le han bas­ta­do dos meses pa­ra re­con­ci­liar a Fran­cia con sus so­cios. La can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, fue la pri­me­ra en es­cu­char sus can­tos de si­re­na. La re­la­ción con el pre­si­den­te de EE.UU., Do­nald Trump, em­pe­zó con mal pie, pe­ro su re­cien­te vi­si­ta a Pa­rís ha en­cen­di­do la lla­ma en­tre los dos. «Na­da nos se­pa­ra­rá nun­ca», le di­jo el fran­cés, con­ven­ci­do de que la pre­sen­cia del mag­na­te es un «signo de amis­tad» que «atra­vie­sa los tiem­pos».

¿Por qué tan­ta ca­ma­ra­de­ría en­tre dos lí­de­res en las an­tí­po­das ideo­ló­gi­cas que ri­va­li­zan por ver quién es­tre­cha más fuer­te la mano? Ma­cron ha de­ja­do cla­ro que sus am­bi­cio­nes per­so­na­les y sus as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas con­flu­yen en un mis­mo pun­to: con­se­guir si­tuar a Fran­cia en la mis­ma po­si­ción de po­der que os­ten­ta Ale­ma­nia co­mo pri­me­ra po­ten­cia eco­nó­mi­ca de la UE. Pa­ra con­se­guir to­mar la de­lan­te­ra a Mer­kel, apues­ta por ga­nar­se la sim­pa­tía de lí­de­res fuer­tes co­mo el nor­te­ame­ri­cano, quien com­par­te la preo­cu­pa­ción de Ma­cron por los efec­tos de la ul­tra­com­pe­ti­ti­vi-dad ger­ma­na.

Si la can­ci­ller ale­ma­na re­va­li­da la vic­to­ria en las elec­cio­nes del 24 de sep­tiem­bre, no ten­drá más re­me­dio que ne­go­ciar con él. EE.UU. es un so­cio tan in­có­mo­do co­mo va­lio­so pa­ra con­ser­var el po­de­río co­mer­cial de su país, pe­ro Trump se la tie­ne ju­ra­da. El su­pe­rá­vit del 8% que acu­mu­la anual­men­te Ale­ma­nia des­de ha­ce más de sie­te años ob­se­sio­na al es­ta­dou­ni­den­se, quien ame­na­za con im­po­ner aran­ce­les a las im­por­ta­cio­nes des­de la UE si el país ger­mano si­gue in­cu­rrien­do en prác­ti­cas co­mer­cia­les agre­si­vas por par­te de su in­dus­tria.

El ma­les­tar tam­bién se de­ja sen­tir den­tro de la pro­pia UE. Ma­cron exi­gió a Mer­kel en su úl­ti­mo en­cuen­tro que sa­que el di­ne­ro del col­chón, suba los sa­la­rios y em­pie­ce a in­ver­tir en la zo­na eu­ro. Una iniciativa que po­dría ayu­dar a Fran­cia a le­van­tar el vue­lo y sa­lir de la cuer­da flo­ja por el dé­fi­cit. El mis­mo men­sa­je que le lan­zó la di­rec­to­ra del FMI, la tam­bién fran­ce­sa Ch­ris­ti­ne La­gar­de, a la can­ci­ller. «Lo que pe­di­mos no es que Ale­ma­nia ba­je su com­pe­ti­ti­vi­dad, no se tra­ta de eso. Es le­gí­ti­mo que ha­ya cier­to su­pe­rá­vit, pe­ro lo ideal se­ría que lo ba­ja­ra al me­nos del 8 al 5% del PIB. Pa­ra eso lo que se ne­ce­si­ta es que los ale­ma­nes in­vier­tan más».

Es­tá por ver si el re­no­va­do idilio del eje fran­co­ale­mán se pro­lon­ga más allá de las elec­cio­nes ale­ma­nas, si en­tra den­tro de los cálcu­los de sus lí­de­res. Ma­cron se re­uni­rá es­ta mis­ma semana con el can­di­da­to so­cial­de­mó­cra­ta, Mar­tin Schulz. Pre­pa­ra el te­rreno pa­ra lo que pue­da ve­nir. Al­gu­nos ana­lis­tas apun­tan a la po­si­bi­li­dad de que Mer­kel, más preo­cu­pa­da por su in­dus­tria que por el de­ba­te del fu­tu­ro de la UE, bus­que an­tes el con­tac­to con Was­hing­ton. Si la can­ci­ller no ac­ce­de por las bue­nas a las de­man­das del fran­cés (ma­yor fle­xi­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria, un new deal pa­ra la UE, re­glas so­cia­les co­mu­nes, nor­mas co­mer­cia­les jus­tas, un mi­nis­tro y un pre­su­pues­to pa­ra la zo­na eu­ro), Ma­cron tra­ta­rá de ju­gar la ba­za de Trump pa­ra for­zar el gi­ro que ne­ce­si­ta Fran­cia en una UE que, sie­te años des­pués de la cri­sis, si­gue sien­do rehén de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de Ber­lín.

¿Po­drá im­po­ner­se el ca­ris­ma de Ma­cron a la for­ta­le­za ale­ma­na? Aun­que Mer­kel sa­be que la car­ta di­plo­má­ti­ca la tie­ne el fran­cés, su Go­bierno no se ha que­da­do de bra­zos cru­za­dos. Quie­ren apun­ta­lar su do­mi­nio y atar bien los ca­bos a tra­vés del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE). El man­da­to de Ma­rio Drag­hi lle­ga a su fin en el 2019 y Ale­ma­nia quie­re co­lo­car en su si­lla al hal­cón Jens Weid­mann, el cien­tí­fi­co lo­co de la aus­te­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.