El te­rreno iner­te vuel­ve a la vi­da

Com­ple­ta­da la res­tau­ra­ción na­tu­ral de diez hec­tá­reas de te­rreno en las mi­nas de Car­be­lo y Ci­llar­ga (Pon­te­ve­dra), las dos ac­cio­nes más im­por­tan­tes del úl­ti­mo año en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Lugo) - - SOCIEDAD - R. R. GAR­CÍA

La res­tau­ra­ción de los an­ti­guos ya­ci­mien­tos de lig­ni­to de As Pon­tes y Mei­ra­ma (Cer­ce­da) se han con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te en Eu­ro­pa. Los enor­mes so­ca­vo­nes de­ja­dos por la actividad ex­trac­ti­va son aho­ra ocu­pa­dos por dos la­gos en cu­yo en­torno cre­cen los ár­bo­les y la ve­ge­ta­ción y se han crea­do nue­vos eco­sis­te­mas, lo que tam­bién ha ser­vi­do a am­bas zo­nas co­mo un nue­vo atrac­ti­vo tu­rís­ti­co. Son dos ejem­plos que, aun­que a otra es­ca­la mu­cho me­nor, tam­bién se si­guen en otras par­tes de Ga­li­cia, don­de las ac­tua­cio­nes más im­por­tan­tes de reha­bi­li­ta­ción rea­li­za­das en el úl­ti­mo año se han lle­va­do a ca­bo en las mi­nas a cie­lo abier­to de Car­be­lo, en el mu­ni­ci­pio de Cre­cen­te, y en Ci­llar­ga, en Pon­tea­reas, am­bas en el mu­ni­ci­pio de Pon­te­ve­dra. Las vie­jas can­te­ras, que ce­sa­ron su actividad ha­ce al­go más de dos años, son aho­ra un es­pa­cio ver­de, a la es­pe­ra de que la na­tu­ra­le­za obre su cur­so y en un en­torno has­ta ha­ce po­co iner­te e in­hós­pi­to apa­rez­ca tam­bién la vi­da.

La reha­bi­li­ta­ción, obli­ga­da por ley des­de 1982 y que des­de el 2006 in­clu­ye tam­bién la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar el va­lor na­tu­ral de los es­pa­cios de­gra­da­dos y a re­ver­tir el efec­to ne­ga­ti­vo de sus re­si­duos, fue en­co­men­da­da por la Xun­ta a la so­cie­dad pú­bli­ca Tragsa. Las obras han con­clui­do y la em­pre­sa ase­gu­ra que ha cum­pli­do con los dos gran­des ob­je­ti­vos plan­tea­dos: ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad del te­rreno y de­vol­ver­le el va­lor na­tu­ral que un día tu­vie­ron. «Pa­ra res­tau­rar la cu­bier­ta ve­ge­tal se rea­li­za­ron la­bo­res de apor­te de tie­rra ve­ge­tal se­lec­cio­na­da, ins­ta­la­ción de bio­ma­lla de co­co e hi­dro­siem­bra, así co­mo la plan­ta­ción de es­pe­cies fo­res­ta­les, co­mo Be­tu­la cel­ti­bé­ri­ca, Quer­cus ro­bu y Pi­nus Pi­nas­ter, en­tre otras», re­su­me Ma­ría Án­ge­les Pin­tor Mar­tí­nez, la téc­ni­ca coor­di­na­do­ra de los tra­ba­jos.

A par­tir de la re­cu­pe­ra­ción de la cu­bier­ta ve­ge­tal lo que se es­pe­ra aho­ra es que «las mis­mas es­pe­cies ani­ma­les que ha­bía an­tes en la zo­na vuel­van a asen­tar­se en ellas», des­ta­ca Pin­tor.

En Car­be­lo, las la­bo­res de re­cu­pe­ra­ción co­men­za­ron en di­ciem­bre del 2015 y la ac­tua­ción se cen­tró en un área de más de cua­tro hec­tá­reas. Una vez asen­ta­do el te­rreno se dio pa­so a la plan­ta­ción de 200 uni­da­des de ro­ble co­mún y de 200 abe­du­les, dos de las fron­do­sas ca­du­ci­fo­lias más ha­bi­tua­les en Ga­li­cia. «La plan­ta­ción de es­tas es­pe­cies na­tu­ra­les —ase­gu­ra Tragsa— ha ju­ga­do un pa­pel fun­da­men­tal pa­ra la re­cu­pe­ra­ción del as­pec­to pai­sa­jís­ti­co ori­gi­nal del área y de la fau­na au­tóc­to­na».

En Ci­llar­ga (Pon­tea­reas), don­de se ex­tra­je­ron ári­dos gra­ní­ti­cos, los tra­ba­jos de reha­bi­li­ta­ción del te­rreno co­men­za­ron en mar­zo del 2016. En es­te ca­so se tra­ta de un en­torno es­pe­cial que, ade­más de con­tar con una gran can­ti­dad de mi­ne­ra­les, pre­sen­ta un rico pa­tri­mo­nio ar­queo­ló­gi­co for­ma­do por dól­me­nes, pie­zas pa­ra mo­ler de la Edad de Bron­ce y frag­men­tos de ce­rá­mi­ca ro­ma­na, lo que se res­pe­tó. En Ci­llar­ga fue ne­ce­sa­rio rea­li­zar un re­lleno de hue­cos, pa­ra evi­tar caí­das y des­pren­di­mien­tos, y cons­truir un mu­ro de pro­tec­ción fren­te a las acu­sa­das pen­dien­tes. Lue­go se plan­ta­ron en una su­per­fi­cie de seis hec­tá­reas 2.000 uni­da­des de pino ma­rí­ti­mo y 300 es­pe­cies ar­bus­ti­vas, co­mo ro­sá­ceas o lo­ni­ce­ras, con el fin de de­vol­ver su an­te­rior ri­que­za na­tu­ral al es­pa­cio ocu­pa­do has­ta ha­ce po­co por la mi­na a cie­lo abier­to.

Ár­bo­les a la car­ta en Ma­ce­da

La prin­ci­pal com­pli­ca­ción pa­ra re­cu­pe­rar un pai­sa­je de­gra­da­do de­ri­vó de la «pe­li­gro­si­dad, tex­tu­ra y de su ba­ja fer­ti­li­dad», se­gún ex­pli­ca Ma­ría Án­ge­les Pin­tor. La ta­rea no es sen­ci­lla, ya que la elec­ción del ti­po de ve­ge­ta­ción más con­ve­nien­te de­pen­de de ca­da te­rreno. Lo ha­bi­tual es uti­li­zar la téc­ni­ca de hi­dro­siem­bra, que con­sis­te en la pro­yec­ción de una mez­cla de se­mi­llas y otros ele­men­tos so­bre el te­rreno, lo que ase­gu­ra una ma­yor ger­mi­na­ción y, por tan­to, más po­si­bi­li­da­des de re­ve­ge­ta­ción del sue­lo. Pe­ro pa­ra que los ár­bo­les plan­ta­dos ad­quie­ran cier­to por­te se­rá ne­ce­sa­rio es­pe­rar en­tre 20 y 25 años, mien­tras que los ar­bus­tos tar­dan en­tre 5 y 10 y las her­bá­ceas, un año.

Pa­ra ase­gu­rar el éxi­to es im­por­tan­te que las plan­tas uti­li­za­das sean re­sis­ten­tes y ten­gan mu­cha ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, pa­ra per­mi­tir­les so­bre­vi­vir en un sue­lo tan cas­ti­ga­do. Pa­ra ello Tragsa cuen­ta en Ma­ce­da (Ou­ren­se) con un vi­ve­ro que per­mi­te crear ár­bo­les a la car­ta, adap­ta­dos a las di­fi­cul­ta­des que se pue­dan en­con­trar en ca­da te­rreno.

La ima­gen de la iz­quier­da mues­tra los tra­ba­jos de re­cu­pe­ra­ción de la mi­na Ci­llar­ga, en Pon­tea­reas, y la de la de­re­cha có­mo ha que­da­do.

MAR­COS CANOSA

Can­te­ra de Car­be­lo. Las fotos mues­tran dis­tin­tos mo­men­tos de los tra­ba­jos de re­cu­pe­ra­ción de la an­ti­gua mi­na de Cre­cen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.